Comparativa

Pantallas de última generación para tocar

Apertura pantallas monitores táctiles

Windows 8 está a la vuelta de la esquina. Con él, la distinción entre tabletas y ordenadores desaparece, y lo táctil pasa de ser un complemento a convertirse en protagonista. Nos adelantamos a su llegada probando dos monitores.

La fiebre por las pantallas táctiles empezó en junio de 2007 con el lanzamiento del revolucionario iPhone de Apple, aunque todo viene de mucho más atrás. Esta no fue, ni mucho menos, la primera interfaz que podíamos manejar tocándola directamente y no a través de un sistema de control analógico, como el que ofrecían los primeros teclados y ratones.

Los dispositivos PDA, sin ir más lejos, llevaban ya unos años permitiendo la introducción de órdenes a través de un stylus o lápiz interactivo. Pero lo que cambió fundamentalmente fue la posibilidad de hacerlo con nuestros propios dedos y, sobre todo, con gestos multitouch; léase, hacer la pinza para ampliar, dejarlo pulsado para activar opciones secundarias, tocar en varias partes a la vez y un largo etcétera de comandos hasta entonces impensables.

Si echamos la vista atrás, las primeras experiencias con este tipo de interfaces se remontan, por ejemplo, a los terminales en el punto de venta (TPVs), con los que en muchos comercios nos cobraban o nos mostraban información de forma vistosa; o a máquinas tan populares en la década de los 90 como las recreativas, que nos permitían jugar prescindiendo de joysticks y botones.

Centrándonos en la informática personal, fue con Windows XP y los primeros Tablet PC cuando esta tecnología empezó a llegar tímidamente a nuestros hogares. Básicamente, se trataba de ordenadores portátiles a los que podíamos girar la pantalla y utilizarlos prescindiendo del ratón o mediante el trackpad, ideal para quienes tenían que trabajar de pie (arquitectos, médicos, etc.), y que sentaron las bases para lo que hoy conocemos como las deseadas y versátiles tabletas, con el iPad al frente.

Tablet PC
En 2001 empezaron a comercializarse los primeros Tablet PC, que nunca llegaron a cuajar entre los usuarios, pero sentaron las bases para las actuales tabletas.

No obstante, no ha sido hasta la llegada de Windows 7 cuando el control táctil ha pasado a estar correctamente implementado en todo el sistema operativo de los PCs, pudiendo activarlo desde el Panel de control y ofreciendo una experiencia de usuario más acorde con lo que estamos ya acostumbrados a hacer con nuestros teléfonos inteligentes. Y lo que es más importante, dejando a un lado a los stylus, un método de introducción que las nuevas generaciones (con razón) ven ya como algo anacrónico y prescindible.

Aun así, esto no ha hecho más que empezar, tal y como sugiere la inminente aparición de Windows 8. Y es que será el primer sistema de Microsoft que apueste por la convergencia absoluta entre tabletas y ordenadores, y en el que el control táctil deje de ser una mera curiosidad para convertirse en el mismo corazón de la usabilidad. Lógicamente, podremos seguir utilizándolo con teclado y ratón, pero la sustitución de los iconos y ventanas a los que estábamos acostumbrados en favor de las losetas interactivas dan más sentido si cabe al control con los dedos.

Opciones táctiles

Hoy por hoy, en el mercado podemos encontrar ordenadores portátiles que son híbridos entre PCs al uso y tabletas, con el Asus Eee Pad Transformer Prime como principal referencia. Su diseño permite extraer fácilmente la pantalla y hacer que funcione de manera independiente como una tableta, mientras que, al colocarlo en la base (un teclado), pasamos a utilizarlo como un portátil normal, lo que le otorga una enorme versatilidad.

Asus Transformer Prime
Las pantallas táctiles en los portátiles dan lugar a productos híbridos tan interesantes como este Transformer Prime de Asus.

La otra gran opción son los ordenadores todo en uno (All-in-One) con pantalla táctil. Pero si tenemos un equipo antiguo que queramos hacerlo funcionar de forma similar, entonces los monitores táctiles son la respuesta. Con ellos, podremos gestionar prácticamente cualquier sistema operativo tocando con nuestros dedos la pantalla, ya que, al instalar los controladores que incorporan, la compatibilidad sería la misma que la ofrecida por cualquier ratón o teclado que escojamos. No hace falta ninguna preparación o configuración adicional distinta a la de tales dispositivos de entrada, usemos Windows, Linux o Mac OS X (aunque su respuesta será más o menos precisa en función del soporte nativo que integre el sistema operativo, claro está).

En cuanto a opciones disponibles, por el momento no hay mucho donde elegir para el mercado doméstico (por eso, nos ha sido imposible plantear una comparativa al uso), pero se prevé que, cuando Windows 8 esté entre nosotros, cada vez más fabricantes se interesen por este nicho. Al margen de los modelos que hemos analizado en nuestro Laboratorio (Acer y Medion), podemos encontrar otros de ViewSonic o HP y, si pasamos al sector profesional (por ejemplo, para diseño gráfico o destinados a utilizarse de cara al público), Samsung, Elo y Eizo cuentan con un buen catálogo, aunque a precios que los alejan del usuario medio.

Aplicaciones disponibles

Al margen de que podamos controlar nuestro PC a través de la pantalla tal y como lo haríamos con un ratón, está claro que las aplicaciones que vayamos a usar tienen que darnos un plus y ser capaces de explotar todas las funciones adicionales que los dispositivos táctiles nos bridan. Tres son los campos en los que más hay donde rascar: diseño y retoque fotográfico, escritura a mano y videojuegos.

Para empezar, un buen punto de partida es el conjunto gratuito de utilidades Microsoft Touch Pack, que consta de seis juegos y programas pensados para ser manejados con los dedos. Así, en la categoría lúdica, nos encontramos primero con Microsoft Blackboard, un juego de física en el que tendremos que crear una máquina que nos permita resolver el rompecabezas quese nos plantea, mientras que Microsoft Garden Pond nos invita a relajarnos con jardines acuáticos japoneses, en los que deberemos conducir piezas de origami a través del estanque. Por último, con Microsoft Rebound nuestro objetivo es mover con los dedos pelotas de Tesla que generan un campo eléctrico entre ellas y ganar a nuestro adversario al anotar en su portería.

En cuanto a programas, Microsoft Surface Globe es similar a Google Earth, permitiéndonos explorar el planeta tanto en mapas 2D como 3D, y Microsoft Surface Collage sorprende al facilitar una vistosa forma de interactuar con nuestras fotos y poder organizarlas como fondo de escritorio. Las utilidades se completan con Microsoft Surface Lagoon, un salvapantallas con simulador acuático interactivo que podemos tocar, manipulando el agua y haciendo reaccionar a los peces que nos encontremos por el camino.

Microsoft Touch Pack
Microsoft dispone de un pack de utilidades gratuitas para exprimir al máximo las posibilidades de las pantallas táctiles en Windows 7.

Al margen de este set de software, en el propio Windows 7 se incluyen herramientas para disfrutar al máximo de la experiencia táctil, como el teclado en pantalla, gestos de control específicos (como girar y hacer zoom) y una barra de tareas rediseñada para que podamos pulsar los iconos con mayor facilidad, entre otras prestaciones.


Zona de comentarios

<
comments powered by Disqus 2 comentarios

  1. Avatar

    me pido una pantalla tactil

    varachema
    10/10/2012

    • votos: 0, karma: +10

  2. Avatar

    al fin mi sueño se está haciendo realidad

    jusurbil
    03/05/2012

    • votos: 0, karma: +10

Si quieres opinar, tienes que estar registrado.

¡Regístrate!Disfruta de todas las ventajas de pertenecer al Club PCA

Y, si ya eres socio, identifícate

Síguenos en...


Categorías más populares