Tres reproductores Blu-ray 3D de salón

Las industrias más afines, tanto a nivel cinematográfico como del mundo de la electrónica de consumo, han apostado por el formato Blu-ray Disc durante los últimos años, especialmente cuando su gran competidor, el HD DVD, promovido esencialmente por Toshiba, fue abandonado.

Sin embargo, durante este tiempo no parece que haya calado demasiado hondo, siendo su índice de penetración inferior al de la tecnología anterior, el DVD. Y es que, para disfrutar de alta definición de vídeo, no solo era necesaria la adquisición de un reproductor, sino también de una televisión HD, cuyos precios hasta hace poco eran elevados, en especial aquellos modelos con paneles Full HD, es decir, con una resolución de 1.920 x 1.080 píxeles en modo progresivo.

Efectivamente, durante los últimos dos o tres años hemos experimentado una transición de tecnologías demasiado rápida para su adopción en los salones de los hogares. Cuando los paneles LCD TV comenzaban a tener unos precios aceptables, llegaba la tecnología LED, con mejor calidad de visionado y reducido consumo energético, así como diseños mucho más delgados; pero, lógicamente eran dispositivos más caros, por lo que muchos usuarios seguían teniendo la duda sobre si esperar y adquirir una nueva televisión en ese momento.

Con los reproductores Blu-ray Disc ha pasado algo parecido, ya que, hasta hace poco tiempo, sus precios eran prohibitivos; hasta que comenzaron a aparecer unidades de gama básica en torno a los 100 euros. Y, ahora, llega una nueva tecnología que vuelve a poner las cosas «patas arriba»: el Blu-ray 3D, que no es otra cosa que la evolución del Blu-ray para mostrar las imágenes con una tercera dimensión al más puro estilo de la última hornada de títulos cinematográficos.

Por desgracia, para amortiguar las inversiones llevadas a cabo por los fabricantes, tanto reproductores como televisiones compatibles con este formato son visiblemente más caros, por lo que la duda asalta de nuevo a los usuarios. Ese es precisamente nuestro cometido, intentar despejarla con esta minicomparativa de reproductores de salón con formato Blu-ray 3D que nos sirve como primera aproximación al tema.

conjunto-bluray-3d

Cómo funciona la HD 3D

La especificación Blu-ray 3D es de muy reciente creación, ya que aún no se ha cumplido un año desde que el consorcio BDA (Blu-ray Disc Association) la anunciara. Básicamente, se trata de una nueva forma de codificación de los contenidos utilizando un perfil Stereo High con la extensión MVC (Multiview Video Coding). El resultado es el códec MPEG4-MVC, que comprime la señal del ojo izquierdo de forma separada a la del derecho, por lo que la información almacenada es un 50% mayor. Para visualizar la imagen de forma correcta, es necesario el uso de unas gafas especiales, como es el caso de las de obturación activa, capaces de sincronizar esa señal proveniente de la televisión para «engañar» al cerebro y ofrecer la sensación de 3D.

Según la propia BDA, esta especificación es la mejor forma de llevar el 3D al consumidor aprovechando los estándares actuales, ya que tanto las capacidades de los discos Blu-ray como la tasa de transferencia disponible en las conexiones HDMI lo permite. En contrapartida, en algunos títulos, será necesario eliminar determinados contenidos extra para almacenar la información en 3D. Esta especificación es compatible hacia atrás, es decir, con el mismo reproductor se pueden ver películas Blu-ray 2D, lógicamente sin la necesidad de usar gafas en este caso.

¿Merece la pena pasar al 3D?

A día de hoy, la variedad tanto en lo que respecta al hardware como a los títulos no es precisamente el fuerte del Blu-ray 3D. Sin embargo, los fabricantes han puesto toda la carne en el asador para comercializar tanto reproductores como televisores compatibles con estos formatos y, en los últimos meses, la oferta se ha multiplicado.

Mientras tanto, como hemos adelantado, actualizarse a esta nueva tecnología no es precisamente barato. Más aun cuando muchos usuarios ya habían adquirido un televisor de pantalla plana hace relativamente poco para adelantarse al apagón analógico de las emisiones televisivas. Por supuesto, adquirir también un reproductor Blu-ray 3D no será una buena noticia para nuestros bolsillos, ya que el mero hecho de incorporarla duplica sistemáticamente su precio. De forma adicional, habrá que adquirir gafas para visualizar el efecto tridimensional, las cuales se encuentran un rango de precios que va desde los 150 a los 300 euros por unidad. Por suerte, muchos establecimientos están llevando interesantes iniciativas en formato pack que permiten ahorrar algunos euros a los usuarios interesados.

Bajo nuestro punto de vista, no es el mejor momento para decidir la compra de estos sistemas, sino que sería interesante esperar algunos meses para conocer la evolución del mercado y, por ende, que bajen los precios de estos dispositivos. Para los cinéfilos, la decisión cambia. Es precisamente hacia ellos a quien va dirigida esta nueva evolución del cine en casa, pues la experiencia es, sin duda, espectacular.

Por otro lado, hay un detalle que merece la pena comentar, la Asociación BDA (liderada por Sony) también anunció el año pasado que las videoconsolas PlayStation 3 serían compatibles en un futuro con el Blu-ray 3D. Y es que los casi 30 millones de unidades vendidas en todo el mundo supondrían un empuje definitivo para este formato. La compatibilidad llegará en forma de actualización del firmware de la consola, por lo que aquellos usuarios que dispongan de una podrían ahorrarse la adquisición del reproductor.

ps3-bluray-3d


El poder del WiFi

En otro orden de cosas, no conviene olvidar la tecnología de conexión inalámbrica, que por fin es algo que los fabricantes han decidido implantar en muchos de sus reproductores. Los tres modelos analizados incorporan controladoras WiFi, detalle que es muy de agradecer para evitar tener que cablear toda la casa con un Ethernet hasta llegar al router. Las buenas prestaciones del estándar IEEE 802.11n permiten conseguir tasas de transferencia que suelen ser suficientes, incluso con contenidos en alta definición.

Sin dejar de lado la conectividad, mención especial para la inclusión de conectores USB 2.0, lo que también aumenta la versatilidad de estos equipos, ya que, de esta forma, podremos conectar cualquier unidad de almacenamiento como dispositivos USB o discos duros para reproducir los contenidos guardados. Los fabricantes también han sucumbido ante la popularidad de otros formatos habitualmente reservados para su reproducción en el PC, por lo que los reproductores son capaces de leer casi cualquiera de ellos, lo que también es un punto a favor para una posible compra.

Por otro lado y unido a la relación entre los distintos dispositivos electrónicos del hogar, ha llegado la tecnología compatible con uPNP denominada DLNA (Digital Living Network Alliance), que está siendo adoptada de forma masiva. Actualmente, se puede encontrar en más de 8.000 dispositivos y ofrece la posibilidad de que los usuarios puedan compartir sus contenidos digitales (fotos, música, vídeos) entre ellos de una forma fácil y sencilla. Los tres reproductores analizados incorporan esta tecnología en distintas variedades.

internet-blu-ray-3d

Descripción del banco de pruebas

Para llevar a cabo todas las pruebas a estos tres reproductores Blu-ray 3D de LG, Samsung y Sony, nos hemos valido de una televisión de 40 pulgadas, una Sony Bravia KDL-40LX903 con tecnología de reproducción 3D.

El banco ha consistido en primera instancia en adentrarnos por los menús de navegación que ofrecen los dispositivos para conocer su facilidad de uso o si es difícil acceder a configuraciones avanzadas, como el acceso inalámbrico a Internet, etc. Como no podía ser de otra forma, hemos tenido en cuenta la prueba de reproducción de Blu-ray 3D, que, en este caso, ha consistido en la visualización de la película Lluvia de Albóndigas, así como de un compacto cargado de demos en 3D, que incluía desde secuencias deportivas hasta increíbles paisajes y animales salvajes.

Más adelante, hemos probado las capacidades de sobreescalado de DVD, otra de las tareas importantes y que diferencian a estos aparatos de la anterior generación de reproductores. Este proceso está pensado para intentar acercar la calidad de un DVD de definición estándar (720 x 576 píxeles) a la calidad que ofrece el Full HD (1.920 x 1.080 píxeles). Lógicamente, el resultado no es tan explosivo, pero la diferencia con una visualización de DVD normal es considerable.

Por último, hemos probado otros formatos de vídeo, como puedan ser WMV, MKV, AVCHD y DivX, no solo a nivel local desde discos ópticos o llaves USB, sino también utilizando la señal inalámbrica para conectar directamente con la biblioteca multimedia de un PC, donde habitualmente se almacenan muchos contenidos.

pruebas-bluray-3d

La opinión de PC Actual: 3D, inigualable pero muy caro

La especificación Blu-ray 3D se conforma como el siguiente gran avance en el segmento de cine en casa. Además de disfrutar de la alta definición de vídeo a 1.080p (Full HD), hacerlo con una tercera dimensión que «casi» podemos tocar mientras vemos una película o un documental es una experiencia completamente excepcional, y muy parecida a la que podamos tener en un cine.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, y, en este apartado, debemos hablar de algunos detalles muy a tener en cuenta a la hora de decantarnos por una solución de estas características o bien hacer lo propio con un reproductor de Blu-ray estándar. Y es que la adquisición de un reproductor Blu-ray 3D obliga a comprar también una televisión compatible con el formato, así como unas gafas especiales para reconocer la tercera dimensión, algo que no es accesible para muchos bolsillos.

Durante las pruebas llevadas a cabo, la mejor experiencia de usuario se produce cuando nos situamos justo frente a la televisión. A medida que el ángulo de visión aumenta (nos situamos más a la izquierda o a la derecha), la sensación tridimensional disminuye notablemente.

Además, también hay que tener en cuenta que las televisiones tienen una limitación de tamaño y esa sensación de 3D desaparece más allá de los marcos de la pantalla. Queremos decir que, por ejemplo, en el cine, nuestra visión se encuentra prácticamente inundada por la gran pantalla, pero, en el salón de casa, no es así, incluso con televisiones de 40 pulgadas como la que hemos tenido la oportunidad de utilizar para probar los reproductores. En muchas ocasiones, durante la reproducción de un título, casi estamos más preocupados de estas incongruencias en nuestro cerebro que de la propia película, aunque también es cierto que este defecto podría pasar desapercibido con la costumbre y la visualización continuada.

pca-opina-bluray-1


Los tres pioneros

Dejando a un lado las críticas al concepto en sí, nos centraremos en los productos analizados. En primer lugar, hablaremos del reproductor Blu-ray 3D Sony BDP-S570, que ha conquistado nuestros corazones gracias a su perfecto funcionamiento y calidad de reproducción.

Mientras tanto, el modelo Samsung BD-C6900, tampoco se ha quedado muy atrás, aunque sí un pequeño paso con respecto a la propuesta de Sony. En cualquier caso, nos ha parecido muy interesante el software incluido, basado en Java. Algo lento, pero con un potencial inmenso gracias a su compatibilidad con la plataforma Samsung Apps. Además, su reducido tamaño también es algo que debería tenerse en cuenta.

Por último, el modelo LG HR550, que aporta una versatilidad fuera de lo común al añadir una sintonizadora de televisión digital y un disco duro de 250 Gbytes en su interior. Sin embargo, no es el de mejor acabado y hemos experimentado ligeros fallos en el sobreescalado de DVD.

pca-opina-bluray-2

Lo mejor: Toda una experiencia

La experiencia de ver películas en alta definición y en tres dimensiones. El sobreescalado de DVD también es fundamental, aunque es algo ya habitual en cualquier reproductor Blu-ray estándar. La conectividad a Internet, especialmente inalámbrica, abre todo un mundo de posibilidades frente al televisor.

lo-mejor-bluray

Lo peor: Al alcance de pocos

Los precios de la solución TV 3D + reproductor Blu-ray 3D + gafas son, para la mayoría, todavía inaccesibles. Hay escasa variedad de títulos cinematográficos en Blu-ray 3D. La experiencia 3D disminuye cuando se aumenta el ángulo de visión.

lo-peor-bluray


Zona de comentarios

<
comments powered by Disqus 0 comentarios

Si quieres opinar, tienes que estar registrado.

¡Regístrate!Disfruta de todas las ventajas de pertenecer al Club PCA

Y, si ya eres socio, identifícate