Comparativa de reproductores de Blu-ray Disc

Comparativa de reproductores de Blu-ray Disc

Si hay dos sentidos que están relacionados directamente con el ocio digital multimedia, esos son la vista y el oído. Las imágenes entran por los ojos y los sonidos por los oídos, y la misión de los sistemas de entretenimiento personal es la de llevar al salón de casa una experiencia multimedia creíble y satisfactoria. El cine ha sido el paradigma de esa experiencia, y lo sigue siendo a pesar de los eslóganes que prometen precisamente «el cine en casa».

La tecnología 3D ha supuesto un argumento diferenciador para las salas de cine, al menos momentáneamente, aunque es cierto que la experiencia audiovisual que se puede instalar en el salón alcanza cotas de calidad casi impensables hace unos pocos años.

intro-formatos

De la TV al Blu-ray Disc

Los antecedentes de la alta definición están en la televisión en blanco y negro que llegó hace ya más de 50 años a nuestro país. Las limitaciones técnicas de entonces obligaron a desarrollar un estándar con un número de líneas horizontales de «solo» 625, que en la práctica se quedaban en 500 y pico. Luego, se desarrollaría la tecnología magnética capaz de almacenar estos contenidos de resolución estándar en las cintas de vídeo con VHS como formato ganador (aunque tecnológicamente peor que el Vídeo2000) con una resolución efectiva de poco más de 400 líneas horizontales.

Con el DVD llegaría la tecnología digital al vídeo, aunque manteniendo una resolución estándar de 720 x 576 puntos, sobre todo para mantener la compatibilidad con el parque de televisores existentes, donde la mayor innovación tuvo lugar con la introducción del formato panorámico 16:9 y las frecuencias de escaneo de 100 hercios frente a los 50 tradicionales. Llegados a este punto, es importante hacer notar la relación tan estrecha que existe entre las pantallas, las emisiones de televisión y los soportes de almacenamiento para los contenidos multimedia. Por cierto, el audio en esta etapa aún estaba en la fase del estéreo con añadidos como la reducción de ruido Dolby. Solo con el CD-Audio y evoluciones posteriores de las tecnologías de posicionamiento multicanal se introducirían otros estándares que primero se ensayaron en las salas de cine.

Las primeras pantallas planas de plasma, de hecho, tenían resoluciones estándar de 720 x 576 puntos, y estaban pensadas para mostrar películas DVD, aunque pronto (en 2005) empezarían a ser familiares las siglas HD Ready donde la resolución pasaba a ser de 1.280 x 720 puntos.

intro-interior

En esta ocasión, el desarrollo de estas pantallas no fue la necesidad de ver emisiones de TV, sino la de acomodarse a los requerimientos de un nuevo formato para los contenidos multimedia desarrollado por Sony desde el año 2000, con la primera película publicada en 2003 con códec MPEG-2. Los códecs VC-1 y AVC se presentarían en el año 2006, el año en el que se lanza la consola PS3 de Sony, que usa una unidad Blu-Ray como soporte para juegos y películas, pasando a ser el reproductor Blu-Ray más barato hasta la fecha con un precio de partida de unos 600 euros. En este momento se puede hablar definitivamente del aterrizaje del formato en el mercado doméstico.

Entretanto, el formato HD-DVD se «aliaba» con la consola XBox 360 en forma de unidad externa, mientras que Toshiba lanzaba reproductores HD-DVD para salón a precios muy competitivos. Al final, la superioridad tecnológica de Blu-ray, tanto a nivel de códecs como de los soportes ópticos y el apoyo de las cinematográficas hicieron que HD-DVD se abandonase como soporte de la alta definición óptica en marzo de 2008. En esta fecha, las pantallas Full HD LCD o de plasma están presentes en todas las tiendas como oscuro objeto de deseo de una audiencia muy amplia.

intro-comparacion

La alta definición: mucho más que un soporte

La idea tras este repaso histórico es la de hacer ver que la experiencia de la alta definición depende de muchos factores, donde el soporte óptico Blu-ray es solo una parte. Un reproductor Blu-ray, sin una pantalla de alta definición con unas dimensiones adecuadas para el salón donde se instale, o sin un sistema de audio a la altura de la banda sonora de una película o de un juego, no es sinónimo de una buena experiencia de ocio digital multimedia.

Ver una película Blu-ray en una televisión convencional o incluso una de tipo HD Ready o con un tamaño reducido con un sistema de audio estéreo es malgastar el dinero: una película en DVD será una mejor recomendación. Tranquilo: si compras alguno de los reproductores de esta comparativa también tendrás la oportunidad de disfrutar de películas en DVD, aunque ten en cuenta que por menos de 100 euros ya hay reproductores de este tipo con todos los extras.

En el peor de los casos, si no tienes una televisión adecuada en el salón, puedes recurrir a algunas de las pantallas LCD para ordenador con entrada HDMI con precios muy interesantes y diagonales de hasta 24 pulgadas y resoluciones de 1.920 x 1.080 puntos, aunque posiblemente sin los modos 24p específicos para películas, donde no es necesario procesar las imágenes para adaptarlas a los 50 fps o los 60 fps empleados por estos monitores «informáticos». El objetivo, sea en el cine, o sea en el salón, es el de conseguir que la pantalla ocupe la mayor parte del ángulo de visión para evitar distracciones con lo que se encuentre alrededor, por lo que para salones grandes, se necesitan diagonales de pantalla mayores, o en su defecto acercarse más al LCD o al plasma.

Las claves de los equipos

Una vez planificado el «ecosistema HD», es el momento de centrarnos en el reproductor propiamente dicho. La electrónica ha evolucionado mucho y lo cierto es que por un precio de menos de 300 € se pueden conseguir unidades muy avanzadas, con características que hace unos meses suponían un premium sobre el precio, y que hoy simplemente son el estándar de facto. La compatibilidad con el modo cine 24p, por ejemplo, o la decodificación de los formatos de audio más avanzados como DTS HD Master Audio son moneda de uso corriente en estos equipos, junto con el escalado de contenidos de resolución estándar o la compatibilidad con BD-Live para el acceso a contenidos on-line desde la propia película.

Las velocidades de carga son un elemento diferenciador, aunque son elevadas en todos los casos, y también se pueden encontrar funcionalidades multimedia adicionales como la presencia de conexiones USB host, para reproducir contenidos multimedia al­macenados en dispositivos de almacenamiento ISB (como los codificados con DivX, MPEG-4, MPEG-2, XviD, JPEG o MP3). Incluso se pueden encontrar modos de acceso a contenidos on-line como YouTube, Flickr o incluso canales de noticias o el pronóstico del tiempo meteorológico.

De todos modos, en un reproductor Blu-ray lo más importante es precisamente eso: la reproducción de contenidos Blu-ray. Los componentes clave de estos equipos son la fuente de alimentación, la electrónica de descodificación y la etapa de transporte donde se ubica el láser y el soporte del disco óptico, que tendrá que ser lo más estable y robusto como sea posible. Las unidades profesionales pesan bastantes kilos y prestan especial cuidado al motor empleado para hacer girar al disco, el tipo de transmisión o los soportes que hacen contacto con la mesa para evitar vibraciones. Y, por supuesto, la fuente de alimentación no debe originar interferencias con la electrónica de descodificación del audio ni el vídeo.

intro-youtube

Blu-ray Disc versus contenidos digitales peer to peer

Internet está plagado de contenidos multimedia en alta definición, codificados de diversas maneras tanto para el vídeo como para el audio y empaquetados en contenedores como MKV, AVI o MOV. Algunos contenedores como MKV están evolucionando rápidamente para añadir subtítulos y metadatos de utilidad en las tareas de indexación y organización de los contenidos multimedia, pero carecen de dos habilidades que Blu-ray exhibe con prestancia: la superior tasa de bits de los contenidos Blu-Ray y la garantía de compatibilidad de cualquier película Blu-ray en cualquier lector Blu-ray. MKV, a pesar de su popularidad, no garantiza de que se pueda reproducir ese contenido en un dispositivo, aunque este tenga serigrafiadas las siglas MKV en su carcasa o el manual. Ya sea el vídeo, el audio, o ambos a la vez, los mensajes de error de códec son frecuentes.

Además, a pesar de la proliferación de la banda ancha, una película BD necesita en torno a los 25 o 30 Gbytes de espacio para conseguir la calidad exigida por el consorcio Blu-ray, una cifra lejos de las posibilidades de las conexiones de banda ancha estándar.

Así pues, el contenedor óptimo para la alta definición es el Blu-ray, que garantiza una experiencia multimedia de alta calidad siempre y cuando se acompañe de la pantalla Full HD adecuada y del sistema de audio capaz de decodificar o de proyectar (si la salida no es bitstream) el audio multicanal de la banda sonora. Si todos los contenidos multimedia que pueblan la Red y los repositorios P2P respondieran a un estándar de codificación, podría hablarse de amenaza real, pero de momento, la experiencia menos problemática y segura alrededor del cine en casa es la ofrecida por Blu-ray. Los precios son altos, pero con una tendencia a la baja muy clara.

intro-menu-lg

Sony PS3: ¿el Blu-ray más versátil?

La consola PS3 supuso poner al alcance de una audiencia muy numerosa la tecnología necesaria para acceder a contenidos de alta definición Blu-ray además de a los juegos propiamente dichos. Con el modelo PS3 Slim, junto con las versiones de firmware por encima de la 2.20, se introduce la compatibilidad con BD-Live (BD 2.0) y con audio DTS HD Master Audio, aunque solo como bitstream listo para que sea descodificado por un sistema de audio externo.

Además, se ha reducido el tamaño, al tiempo que el ruido generado en juegos o en la reproducción de películas y el acceso a Internet. Y la potencia consumida también es ahora menor. De todos modos, su consumo sigue siendo mayor que el de un reproductor Blu-ray dedicado como los de esta comparativa. Concretamente unos 60 W de la PS3 frente a unos 20 W de estos equipos. Además, la salida de audio analógica multicanal no está presente en la PS3, mientras que algunos de los equipos de esta comparativa integran salida 7.1 analógica.

La opinión de PCA: la alta definición ya no es un lujo

En la práctica, tratar de ver contenidos multimedia descargados de Internet con equipos como estos depende un poco de la suerte. Es cierto que existen contenedores como AVI, MOV o MKV que comienzan a ser un estándar. Y la mayoría de las propuestas, incluyendo algunas que no lo publicitan, como Philips, pueden leer archivos MKV, o al menos intentarlo, porque lo que no está nada claro es el tipo de códec empleado para comprimir el audio y el vídeo. JVC es el único que permite ver los contenidos de vídeo aun cuando el códec de audio es incompatible. La ausencia de un estándar en este sentido es un lastre para la aceptación generalizada de contenidos multimedia puramente digitales frente a los contenidos almacenados ópticamente en discos Blu-ray, donde sí hay normas que las compañías cinematográficas siguen para proporcionar compatibilidad con todo el parque de reproductores existente.

Logo-bluray

La importancia de un estándar

En esta dirección, todos los equipos probados incluyen compatibilidad con BD 2.0, aunque propuestas como JVC, Sony o Panasonic no tengan memoria interna. BD-Live es un buen atractivo adicional para las películas, aunque de momento sigue siendo lento acceder a los contenidos extra y se necesita una conexión cableada solo para el reproductor. Aun así, equipos como el LG incorporan WiFi.

Al final, lo cierto es que para ver películas en alta calidad, de momento, Blu-ray Disc es con diferencia la propuesta óptima, difícilmente superable por las descargas de Internet. Y lo es tanto por la calidad propiamente dicha, como por los contenidos extras o la interactividad gracias al lenguaje BD-J(ava). Lo que tiene que mejorar en todos los casos es el tiempo de carga inicial de las películas. Se ha reducido, pero sigue siendo tedioso y largo en algunos casos y según qué película. Philips y JVC consiguen las mejores cifras, pero, aun así, deberían mejorarse. Además, las estadísticas acerca del bit­rate o detalles sobre el códec deberían formar parte del estándar para su implementación en todos los dispositivos. Es una información que en esta comparativa solo ofrece Sony, por ejemplo.

En definitiva, podemos decir que hemos encontrado algunas diferencias en lo que a calidad se refiere, manifestadas en algunas incorrecciones al pasar el test HQV. Pero, en general, todos los reproductores hacen un buen trabajo.

opinion-grande

Lo mejor: Calidad de imagen y sonido correctas

La solvencia de todos los productos es estimable, lo que hace valer la inversión realizada. También destacan los modelos que integran salidas 7.1 analógicas y compatibilidad con los formatos más exigentes, como DTS-HD Master Audio y Dolby TrueHD. El modo 24p también está generalizado, así como la integración de buenos procesadores de imagen. Asimismo, la compatibilidad con BD 2.0 y la posibilidad de actualizar el firmware a través de la Red en la mayor parte de los casos es otra buena noticia.

lo-mejor

Lo peor: El acabado es mejorable

La calidad de la construcción no es precisamente reseñable y la disposición de los componentes internos no permite filigranas a la hora de blindar la fuente de alimentación de la electrónica propiamente dicha o de la mecánica de transporte para el disco óptico. Aun así, son dispositivos adecuados a su precio. Por otro lado, el acceso a las funcionalidades de red no es tan ágil como cabría esperar y supone tener que enfrentarse a molestos tiempos de espera.

lo-peor


Zona de comentarios

<
comments powered by Disqus 9 comentarios

  1. Avatar

    99 € - todo es cuestion de precios, muchos productos con gran calidad no se han impuesto por ese motivo, cuando el inventor del blu-ray (no digo nombre) baje precios para los fabricantes chinos , veremos el boom de blu-ray

    mariano garcia bonel
    02/03/2010

    • votos: 0, karma: +10

  2. Avatar

    Tecnología audiovisual al alcance de todos? - Si bien es cierto que el precio de la tecnología audiovisual para consumo doméstico ha disminuido de forma considerable desde la aparición en el mercado (español), si de verdad se quiere disfrutar de una experiencia de calidad hay que realizar una inversión importante, que creo no está al alcance de la mayoria de personas que les gustaria disfrutar de la misma.

    José Hernández
    10/02/2010

    • votos: 0, karma: +10

  3. Avatar

    imagen increble pero - Con la calidad de imagen tan buena que tiene parece mentira que vaya a tener tan poco futuro ... por la guerra de intereses claro :)

    Francisco Jose Herrera
    09/02/2010

    • votos: 0, karma: +10

  4. Avatar

    Compativilidad Blu-Ray y DVD - Solo una pregunta que aunque para algunos sea obvia, yo no tengo ni idea, y es la siguiente: ¿Existes algún modelo de DVD compatible con los DVD normales y los blu-ray?

    mariano gomez
    07/02/2010

    • votos: 0, karma: +10

  5. Avatar

    dispositivo - Muy bueno el articulo pero un poco pequeño

    fernando Lorente
    07/02/2010

    • votos: 0, karma: +10

  6. Avatar

    Precio de aprecio - El BR parece una gran innovación pero me temo que su exito estará condicionado por el precio. En lo que la masa ingente de consumidores no se apremie a comprar esto no tirara. El precio es algo primordial y la exposicion en grandes superficies y promoción general está por llegar. Si los grandes se ponen de acuerdo acabaremos como con el VHS, algo con menos calidad que triunfó por la guerra de precios. Ahora está en mano de las multinacionales hacer que el BR triunfe haciendo reproductores/grav¡badores asequibles.

    CRISTINA FIGUEROA
    06/02/2010

    • votos: 0, karma: +10

  7. Avatar

    Mejor esperar - No deberiamos de impacientarnos por esta nueva tecnología, debemos comparar estos reproductores con los DVD clásicos y comprobaremos que merece la pena esperar: > La calidad de la imagen es muy buena pero también es buena la de un DVD, la diferencia esta en su alto precio (de 300 a 1.100€) y los extras que necesita: cable HDMI (10-20€, la mayoría no lo incluye), una pantalla apropiada y salón grandes ( TV de 32 pulgadas y 3 metros de distancia para verla ó 4m para 42 pulgadas) y películas en HD (pocas y más caras). > La mejor calidad de sonido de los nuevos formatos DTS-HD y Dolby Trae HD apenas se aprecia, a no ser que tengamos una fantástica capacidad auditiva, subamos el volumen y el equipo de audio y altavoces sean de primerísima calidad (lo que añadiría más costo a la instalación). > Como ventajas adicionales podemos conectar el reproductor al ordenador de casa si es compatible con DLNA. Podemos ver películas grabadas desde una videocámara digital HD (compatible con formato AVCHD) o leer canciones MP3 desde un lápiz de memoria si disponemos de un puerto USB. > Yo pienso que, ahora, un reproductor DVD provisto de escalado 1.080p es más recomendable que un reproductor Blu-ray.

    Rafael Pérez
    04/02/2010

    • votos: 0, karma: +10

  8. Avatar

    Y las grabadoras? - Genial que existan reproductores caseros cada vez mejores pero ¿para cuándo una grabadora de blueray a un precio asequible?

    Patricia Maria Alonso
    02/02/2010

    • votos: 0, karma: +10

  9. Avatar

    Uno de los reportajes menos rigurosos - Últimamente aprecio que la calidad de los contenidos de PC Actual es cada vez peor. En este artículo en concreto, en la columna "Blu-ray Disk versus contenidos digitales peer to peer", ya el título es un sinsentido. ¿P2P como medio de descarga de dichos contenidos digitales? Leyendo el contenido de la columna parece adivinarse una cierta subjetividad al comparar contenidos originales en contraposición a los equivalentes, pero descargados de internet. Sin embargo, hay ciertos datos que el autor usa para fundamentar su postura que son falsos: 1) Blu-ray "exhibe con prestancia" (sic) una superior tasa de bits (bitrate de vídeo??) sobre MKV; es falso, yo mismo acabo de crear un MKV con EXACTAMENTE LA MISMA TASA DE BITS QUE MI BLU-RAY ORIGINAL. 2) Garantía de compatibilidad de cualquier película Blu-ray en cualquier lector Blu-ray; también es falso: lectores incompatibles con ciertas películas y necesitan de una actualización de firmware, contenidos no reproducibles o no disponibles debido a la obsolescencia de equipos que cuestan varios cientos de euros, etc. La falta de rigor se evidencia en la falta de mención a dos puntos importantes: 1) La propia protección AACS impediría reproducir películas antiguas en reproductores nuevos (revocación de claves de volumen) ó reproducir películas nuevas en reproductores antiguos (revocación de claves de reproductor o dispositivo) y 2) La imposición de impedir la reproducción de contenido Blu-ray bajo plataforma Linux

    Daniel Cuesta
    02/02/2010

    • votos: 0, karma: +10

Si quieres opinar, tienes que estar registrado.

¡Regístrate!Disfruta de todas las ventajas de pertenecer al Club PCA

Y, si ya eres socio, identifícate

Síguenos en...


Publicidad