Satélite, alternativa para zonas sin cobertura

Satélite, alternativa para zonas sin cobertura

Apesar de que Telefónica ya ofrece en muchas zonas poco pobladas el denominado ADSL rural, dicha cobertura dista mucho de cubrir la totalidad del territorio nacional. El problema que pueden encontrarse las personas que quieran acceder a ella son, fundamentalmente, la baja velocidad de funcionamiento. De hecho, el Kit ADSL básico autoinstalable para las denominadas ADSL rurales parte de los 512 Kbps (39 €/mes), una cifra que, según cómo se mire, puede no ser considerada banda ancha. Es más, puede que por la distancia a la central o la calidad del propio cableado incluso tengamos problemas para obtener dichas cifras. En los mejores casos, eso sí, es posible acceder a líneas de hasta 4 Mbps (150 €/mes) que requieren la instalación de un splitter por parte de personal de Telefónica.

Portada_Satelite_22

Satélite, una opción lógica

Al margen del WiMAX, sobre el que hablamos en el artículo adjunto, la siguiente alternativa viene de la mano del acceso a Internet vía satélite. En principio, y debido fundamentalmente a los elevados costes de instalación y mantenimiento, esta opción solo era interesante en entornos donde todo lo anterior fallaba o lugares donde era imposible otra opción. Sin embargo, las cosas están cambiando, y los precios son cada vez más accesibles, convirtiendo al satélite en una opción interesante, incluso en zonas donde tengamos cobertura de ADSL rural o WiMAX, como veremos a continuación.

De entrada, para hacer posible la conexión a Internet vía satélite necesitaremos tener instalada una antena parabólica fija que se orienta, en el momento de la instalación, hacia el lugar exacto donde se encuentra el satélite al que nos mantendremos conectados. Además, dentro de nuestro hogar, necesitaremos contar con un equipo de transmisión/emisión, que hace las veces de router y nos permite acceder a la red. Estos equipos suelen ofrecernos una IP fija dentro de la red de datos que maneja el satélite, que a su vez esta enrutada hacia Internet a través del centro de control del operador satelital. Por otra parte, a día de hoy, lo habitual es utilizar conexiones bidireccionales, lo que contrasta con lo que ocurría hace no muchos años, cuando la comunicación era unidireccional. Es decir, se utilizaba el satélite para descargar información, y la línea telefónica para enviar los datos y realizar las peticiones.

Portada_Satelite_33

Control del tráfico

Los operadores que ofrecen Internet por satélite al mercado residencial no son, por lo general, los propietarios y gestores de los propios satélites. Por ejemplo, los operadores pueden contratar con empresas como la española Hispasat (propietaria de una flota de satélites) «porciones» de ancho de banda de uno de los satélites para que sea utilizado por sus abonados. Huelga decir que el coste de estas porciones o canales son realmente elevados (miles de euros al mes), y que la única manera de rentabilizarlos es alcanzar un número considerable de usuarios que permitan rentabilizar la operación. Y, como es lógico, a mayor cantidad de usuarios, mayor cantidad o capacidad de canales del satélite necesitará un operador.

Contamos todo esto por dos razones: primero porque hay que tener en cuenta que los usuarios de un mismo operador que ofrezca Internet por satélite, comparten el ancho de banda que les ha asignado el propietario del satélite. Por lo que a más usuarios conectados y haciendo uso de su conexión, mayor saturación del servicio asignado. Y, segundo, para evitar lo anterior y que se produzcan abusos, la única solución es controlar la velocidad máxima de conexión permitida o la cantidad de información descargada. Además, muchos operadores ofrecen diferentes niveles de servicio, de forma que en caso de congestión se prioridad a los que tienen contratada una calidad de servicio más alta.

Por último, es importante tener otras consideraciones a la hora de optar por un conexión vía satélite: el retardo/latencia, y la inestabilidad de la conexión ante determinadas circunstancias. Respecto a lo primero, hemos de tener presente que la señal ha de viajar desde nuestra antena hasta el satélite, y de ahí bajar a tierra a través del centro de control, desde donde probablemente estará presente la conexión a Internet. El resultado es que las latencias mínimas se sitúan en los 600-800 ms, sirviéndonos como ejemplo que una latencia de 70-80 ms a través una ADSL convencional ya indica que nos estamos intentando conectar a un servidor bastante alejado o con una conexión cogestionada.

Respecto a la inestabilidad, lo más importante es ser conscientes de que la conexión sufrirá problemas de rendimiento o estabilidad ante fenómenos meteorológicos como la lluvia o la nieve. Y aunque los equipos actuales ya incluyen tecnologías para mitigar los efectos de estas circunstancias, no siempre es posible. Además, habrá que tener especial cuidado con tormentas eléctricas, pues un rayo que caiga en la antena daría al traste con nuestro equipo de comunicaciones.

Neosky

Operadores de satélite

Aquí la lista puede llegar a ser bastante larga, sobre todo porque hay multitud de empresas que revenden los servicios de otros, y máxime si nos centramos en el segmento de empresa y soluciones para comunicaciones profesionales. Sin embargo, si nos centramos específicamente en el mercado residencial la lista es bastante más reducida, con una serie de empresas líderes en su segmento donde se concentran las mejores soluciones.

La propia Telefónica (www.telefonica.es) ofrece soluciones vía satélite, con velocidades máximas teóricas de entre 256 Kbps/128 Kbps y 2 Mbps/300 Kbps (bajada/subida), a precios que oscilan entre los 45 y 150 €/mes. También tenemos a Neo-Sky (www.neo-sky.com), una compañía de Iberdrola especializada en soluciones de empresa, que ofrece velocidades de entre 512 Kbps/128 Kbps y 4 Mbps/512 Kbps, aunque con precios bastante más elevados, ya que parten de los 240 €/mes, en parte por su condición de soluciones dirigidas a empresas, donde lo que realmente importa es la calidad de servicio, y el poder obtener servicios adicionales través de la misma conexión.

Entre los operadores de Internet por satélite dirigidos especialmente al segmento de consumo, tenemos a Iberbanda (www.iberbanda.es), con velocidades de entre 512 Kbps y 2 Mbps y precios que van desde los 59 a los 139 €/mes. Ahora bien, en nuestro caso hemos tenido la oportunidad de probar a fondo una de las conexiones de Tooway (www.tooway.com), una compañía específicamente dirigida al mercado residencial europeo que es, en parte, propiedad de Eutelsat (www.eutelsat.com). Esta empresa ofrece servicios de televisión y transmisión de datos vía satélite y es la propietaria de una amplia red de satélites con cobertura en parte América, Europa y ciertas zonas de África y Oriente Medio. Podéis encontrar los detalles de la conexión y las pruebas en el recuadro adjunto.

Wimax, vía radio

Para casos en los que simplemente es imposible montar un línea de teléfono analógica o ,aunque esta llegue a funcionar, su calidad sea tan precaria que impida el funcionamiento del ADSL, una de las opciones que diversos operadores están desplegando es WiMAX. Esta tecnología no es otra cosa que comunicación TCP/IP vía radio, utilizando concretamente la tecnología de microondas que se encuentran en los 2,5 y 3,5 GHz. Es decir, una especio de WiFi de altas prestaciones preparado para cubrir zonas geográficas más grandes y con mayor número de usuarios conectados.

Entre las ventajas que ofrece, tenemos que ofrece velocidades teóricas de hasta 70 Mbps, y un alcance teórico de hasta 50 Kms. En la práctica ambos extremos son incompatibles. Es decir, a medida que nos alejamos del punto de emisión la velocidad disminuye, de forma que para hacernos una idea, podemos obtener en torno a 2 Mbps a distancias de unos 10 Kms en condiciones normales. Entre sus ventajas tenemos que las velocidades obtenidas son simétricas (a diferencia de las ADSL), aunque como contrapartida hay que tener en cuenta que el ancho de banda es compartido entre todos los usuarios de una determinada celda.

Portada_Satelite_Cuadro1

Aunque existe el WiMAX móvil, para poder navegar por Internet desde, por ejemplo, un portátil, lo que los operadores están ofreciendo son accesos fijos, instalando antenas direccionales (apuntando directamente a la zona de emisión) de alta ganancia. Entre los operadores que ofrecen este servicio, además de la propia Telefónica, tenemos a empresas como Euskatel (www.euskaltel.com) o Iberbanda (www.iberbanda.es). En el caso de esta última, su producto AVI Internet ofrece entre 1 y 4 Mbps, con cuotas de entre 39 y 98 €/mes. Eso sí, para poder disfrutar de esta tecnología tenemos que estar en la zona de cobertura del operador, a una distancia razonable y sin obstáculos que impidan una buena comunicación.

Pruebas de rendimiento con Tooway

El operador de Internet por satélite Tooway (www.tooway.com / 902 908 708) ofrece actualmente 3,6 Mbps de bajada y 384 kbps de subida, a precios que oscilan entre los 30 y 100 €/mes, según la capacidad contratada. Y es que el operador ha creado cuatro paquetes (Basic, Bronce, Silver y Gold) que permiten descargar entre 1,3 y 6 Gbytes/mes. De esta forma se impiden abusos que perjudiquen al resto de los usuarios, y se puede mantener un precio y prestaciones que recuerdan mucho a las tarifas planas de Internet móvil 3G.

El equipo de Tooway se compone de una antena parabólica de 67 cm, y un módem específico que permite la comunicación bidireccional con el satélite. Como se puede ver, en nuestras pruebas los resultados obtenidos por la conexión distan mucho de las que ofrecen las mejores líneas ADSL o de cable, pero están realmente bien para entornos rurales, lugares apartados o instalaciones temporales que necesitan una conexión operativa rápida de montar/desmontar. Eso sí, dado que el centro de control de satélites se encuentra fuera de España, las cifras de prestaciones contra servidores ubicados en territorio nacional, y sobre todo en el caso de Arsys, son muy discretas.

Portada_Satelite_Cuadro2

Ventajas

  • Funciona en cualquier ubicación donde podamos instalar la antena parabólica a cielo abierto.

  • Los precios han bajado mucho, hasta igualarse al de las ADSL más básicas, aunque con niveles de velocidad similares.

  • La instalación y el equipamiento no es compleja. Tan solo necesitaremos una antena y un módem.

Inconvenientes

  • El coste de instalación depende del lugar y otros factores, y puede llegar a los 400 €.

  • La conexión vía satélite se ve afectada por fenómenos meteorológicos como la lluvia o la nieve.

  • Las velocidades son teóricas, pues el rendimiento depende del uso que estén realizando el resto de usuarios del servicio.


Zona de comentarios

<
comments powered by Disqus 1 comentarios

  1. Avatar

    realmente, esa conexion es costosa de instalar. Nosotros lo estamos haciendo gratuitamente. http://www.implantaciondigital.com

    dfloid
    06/03/2012

    • votos: 0, karma: +10

Si quieres opinar, tienes que estar registrado.

¡Regístrate!Disfruta de todas las ventajas de pertenecer al Club PCA

Y, si ya eres socio, identifícate

Síguenos en...


Categorías más populares