Especial

Los portátiles más potentes de 13 pulgadas, a examen

Especial portátiles 13 pulgadas intro

Los ultraligeros con pantalla de 13” se configuran como los preferidos por los usuarios que buscan la máxima portabilidad, pero al mismo tiempo necesitan más potencia y funciones que las ofrecidas por un netbook de bajo coste.

Durante los últimos años, la gama de portátiles de 13" ha experimentando una profunda transformación. No podemos olvidar que, por tamaño y peso, son los idóneos para los que se mueven mucho pero quieren trabajar con cierta comodidad y disponer en muchos casos del mismo nivel de prestaciones que ofrecen equipos mucho más grandes y pesados.

Durante un tiempo, se pensó que la llegada y auge de los pequeños y económicos netbooks dejaba contra las cuerdas este segmento de productos, aunque el tiempo nos ha demostrado que no es así. Una vez que los usuarios ya son conscientes de lo que pueden y no pueden hacer con los limitados netbooks, muchos tienen cada vez más en cuenta equipos como los que analizamos a continuación como sus verdaderos compañeros de trabajo.

De hecho, no debemos obviar que las configuraciones actuales ofrecen índices de rendimiento que permiten cubrir todas las necesidades de un usuario medio e, incluso, reemplazar a cualquier PC de sobremesa destinado a uso ofimático.

De las gamas altas a la popularización

Lo que sí ha cambiado radicalmente es el rango de precios de los equipos ultraportátiles. Hasta hace relativamente pocos años, esta clase de máquinas estaba generalmente posicionada en la gama más alta de los catálogos, exhibía tamaños de pantalla de 12” y configuraciones bastante limitadas, además de tener precios generalmente astronómicos.

Eran, por tanto, equipos básicamente destinados a profesionales y personas de muy alto poder adquisitivo. Sin embargo, los diferentes factores que se han dado en el mercado de la informática en los últimos años (netbooks, mejora de la miniaturización, presión de precios, mezcla de gamas, etc.) han logrado que los fabricantes replanteen sus soluciones y mercado objetivo, abriéndose a un mayor abanico de usuarios.

Así, los actuales ultraportátiles han sufrido cambios como el ligero aumento de las pantallas (fundamentalmente por la adopción del formato panorámico), la utilización de configuraciones a la altura de equipos más grandes y, sobre todo, una importante rebaja del coste de los mismos.

Especial portátiles 13 pulgadas intro 2
En ocasiones, pequeños detalles marcan la diferencia entre unos equipos y otros. Por ejemplo, el tamaño del alimentador debe ser tenido muy en cuenta en un buen ultraportátil

Como podréis ver en este especial, ya podemos hacernos con una de estas máquinas por menos de 800 e sin renunciar prácticamente a nada. Más aún, montan procesadores como el Intel Core i5 y lucen cifras de RAM o disco duro que son prácticamente idénticas a las de la mayoría de modelos de 15” y muchos sobremesas.

El resultado final es que, dejando de lado el menor tamaño de pantalla, podremos disfrutar de Windows 7 y ejecutar una amplísima variedad de aplicaciones sin problemas. Incluso los juegos, tradicionalmente vetados en equipos de esta clase, pueden tener su hueco gracias a que muchos de los modelos integran motores gráficos dedicados.

Con todo, si andamos buscando precios más ajustados y no necesitamos configuraciones tan potentes es posible encontrar híbridos como el HP Pavilion dm1, a caballo entre los netbooks y los ultraportátiles, y que ofrece lo mejor de unos y de otros (poco más de 400 e, TFT de 11,6” y procesador Athlon II Neo).

Decisión de compra compleja

Llegados a este punto, solo nos queda centrarnos en la comparativa que os proponemos a continuación. Hemos elegido ocho equipos de los fabricantes más reconocidos donde hay algunas conclusiones que surgen de manera casi inmediata. La fundamental es que, como ya hemos comentado en ocasiones anteriores, la separación entre gamas profesionales y personales es en muchos casos difusa.

Hay casos palmarios (como Dell o Fujitsu) donde los modelos están clarísimamente enfocados al usuario corporativo, mientras que en el resto de participantes podríamos encajar perfectamente los modelos tanto en el usuario residencial, como en el de pequeña empresa y profesional liberal. De hecho, esta tendencia se aprecia en la mayoría de los fabricantes, una vez que se han dado cuenta de la gran cantidad de equipos que las pequeñas empresas y autónomos de este país compran en grandes superficies (tradicionalmente proveedoras del mercado de consumo) ya sea por comodidad, menor precio o puro desconocimiento.

De igual forma, resulta interesante ver cómo la calidad y nivel de los grandes fabricantes se encuentra cada vez más parejo. Hoy en día es muy raro encontrarnos un equipo de alguno de los grandes que merezca un suspenso, y a veces las diferencias las marcan pequeños detalles de diseño, forma de la carcasa o configuración. Es por ello que cada vez resulta más complicado elegir el equipo que comprar, salvo que tengamos preferencias concretas por una marca o basemos nuestra decisión en aspectos tan personales como el diseño o los colores.

Aun así, hay algunos parámetros que debemos de valorar a la hora de adquirir cualquier ultraligero. El primero es que tanto la pantalla como el teclado y el touchpad ofrezcan una buena ergonomía de uso. Es algo a lo que los usuarios no suelen prestar demasiada atención en un primer momento, pero que luego marca la diferencia; además, hay mucha variedad entre los fabricantes.

También es importante fijarse en el peso, la autonomía y la inclusión o no de unidad óptica. Generalmente, la presencia de esta última supedita el peso final del equipo, por lo que es importante reflexionar sobre si realmente la necesitamos, teniendo en cuenta que siempre podremos conectar un DVD-RW externo por USB.

Por último, la configuración, donde no recomendamos bajar de los 4 Gbytes de RAM, de un procesador Intel de última generación y, si es posible, optar por almacenamiento SSD (más caro, pero su rendimiento bien vale la inversión).

Las pruebas del Laboratorio

Terminamos la introducción hablando de nuestras habituales pruebas de Laboratorio, que giran en torno a los dos benchmarks más estandarizados: PCMark Vantage y 3DMark06. En el caso del primero, se somete a la máquina a una larga serie de tareas reales (tratamiento de vídeo, audio, textos, etc.) durante casi 2 horas, que evalúan el nivel de prestaciones del PC. Al obtener el índice global y un desglose por apartados, podemos comprobar si un equipo se desenvuelve mejor con cierto tipo de tareas o si se muestra más equilibrado, siendo idóneo para entornos que busquen polivalencia.

Especial portátiles 13 pulgadas intro pruebas
La cifra de autonomía de la prueba Battery Eater Pro solo sirve para comparaciones entre equipos y suele ser un 50% que la autonomía real del portátil en uso ofimático.

El caso del 3DMark06 es algo distinto. Si bien es un benchmark algo antiguo, que ha sido sustituido por 3DMark 11, sigue siendo muy utilizado en nuestro Laboratorio. La razón es que las nuevas versiones de 3DMark son realmente exigentes y, además de dar algunos problemas para ejecutarse en los motores gráficos más modestos (como los integrados), exigen una resolución mínima de pantalla que en muchos casos no está disponible, específicamente en el caso de la resolución vertical de las pantallas TFT de los equipos analizados.

Por último, tenemos a Battery Eater Pro, una utilidad gratuita que somete al portátil a la ejecución de una exigente animación de manera continua que requiere toda la capacidad de cálculo de la CPU, consumiendo por tanto la energía muy rápidamente. Esta prueba se ha ejecutado con el brillo al máximo, el WiFi activado y todos los ahorros de energía deshabilitados.

Las cifras, por tanto, muestran el tiempo mínimo que el portátil permanecerá en funcionamiento contando con una carga de trabajo máxima y sin ningún ahorro de energía activado. Es por ello que estos resultados solo sirven para comparar los equipos entre sí y valorar su consumo energético máximo. Si intentamos extrapolarlos al mundo real, la autonomía del equipo en uso convencional (trabajando con documentos ofimáticos, navegando por Internet, etcétera) vendría a ser del doble del tiempo obtenido.

MacBook Air, una alternativa

Entre los equipos analizados hemos tenido una gran ausencia, el MacBook Air de Apple en su versión de 13”. Por problemas de logística ajenos al Laboratorio no fue posible hacernos con una unidad de pruebas a tiempo para nuestra comparativa. Sin embargo, podemos presumir que este modelo es una alternativa a considerar si buscamos un ultraportátil de máxima calidad y estamos dispuestos a probar el sistema operativo Mac OS X.

Especial portátiles 13 pulgadas intro MacBook Air

Entre sus bazas, hay que destacar sus 1,32 Kg de peso y un grosor de solo 17 mm. Eso sí, a diferencia de los modelos analizados, monta procesadores algo menos evolucionados (Intel Core 2 Duo de 1,86 o 2,13 GHz) y 2 Gbtes de RAM por defecto (ampliables a 4 solo bajo pedido). En cambio, el almacenamiento siempre está basado en discos SSD Flash de 128 o 256 Gbytes.

El resultado es un equipo ideal para usos ofimáticos y usuarios que necesiten moverse constantemente. Su tamaño compacto permite trabajar sin problemas durante largo rato y su autonomía puede llegar a alcanzar las 7 horas. El gran problema, sin embargo, es el elevado precio, que oscila entre los 1.299 y 1.599 € del modelo más potente.


Zona de comentarios

<
comments powered by Disqus 2 comentarios

  1. Avatar

    Yo compraria el macbook air (si no lo tuviera)

    4eminemfan
    11/07/2011

    • votos: 0, karma: +10

  2. Avatar

    Yo tengo un macbook air i va muy bien!!

    4eminemfan
    11/07/2011

    • votos: 0, karma: +10

Si quieres opinar, tienes que estar registrado.

¡Regístrate!Disfruta de todas las ventajas de pertenecer al Club PCA

Y, si ya eres socio, identifícate