2.1

  • Altavoz portátil Best Buy Easy Sound ShockWave

    Si bien, como era de esperar, la calidad de sonido no es apta para puristas, sí que resulta suficiente para un uso puntual en el que requerimos de un altavoz externo y altamente portable.

  • Caja acústica inalámbrica Logitech Mini Boombox con interfaz Bluetooth

    Esta diminuta caja acústica es una auténtica sorpresa. Está tan bien construida como la mayor parte de los productos de Logitech que hemos analizado, pero reconocemos que no esperábamos que sonase tan bien.

  • Hercules XPS 2.0 80 DJ, calidad para aficionados al audio

    Tras unas semanas analizándolo a fondo, os podemos asegurar que este producto no decepciona en absoluto: su timbre resulta muy fidedigno, ofrece una distorsión mínima, incluso a volúmenes elevados, y presume de un diseño muy acertado. Estas cualidades lo hacen apropiado para quienes busquen unos altavoces de calidad con los que escuchar música desde su ordenador o adentrarse al máximo en sus partidas con videoconsolas.

  • Altec Lansing Octiv M650, caja acústica para iPhone y iPod

    Todas las cajas acústicas que hemos tenido ocasión de analizar hasta la fecha de la compañía Altec Lansing destacan por ofrecer una calidad de sonido muy digna y un precio absolutamente realista. Precisamente, estos son los dos atributos más destacables de esta propuesta y los que sin duda la hacen muy apetecible para un amplio espectro de usuarios.

  • Altavoz portátil de calidad Jabra Speak 410

    Este pequeño altavoz portátil de Jabra lidia con buena parte del espectro de frecuencias audible con una solvencia que ya quisieran para sí soluciones más voluminosas. Para usarlo lo único que debemos hacer es conectarlo a cualquiera de los puertos USB de nuestro ordenador portátil o de sobremesa. Y listo.

  • Sistema de altavoces Altec Lansing Octiv Stage MP450

    Los altavoces para dispositivos Apple son considerados como accesorios de moda entre sus usuarios. Ya sea para un iPad, iPhone, iPod touch o iPod nano, disponer de un altavoz con mando a distancia para escucharlo en casa con más fuerza que el altavoz del propio dispositivo resulta siempre interesante y conveniente.

  • Caja acústica Bowers & Wilkins Zeppelin Air

    Es obvio que el aplastante éxito de los iPhone y iPod ha propiciado que Bowers & Wilkins ponga a punto este producto, que, no obstante, no nos parece apto para todos los públicos. Porque, no nos engañemos, su precio supera holgadamente lo que están dispuestos a gastarse la mayor parte de los propietarios de estos dispositivos de Apple. Sin embargo, no es exagerado. Ni mucho menos.

  • Altavoces Woxter MicroBeat 21 D.

    Woxter presenta unos altavoces que se caracterizan por su mínimo tamaño y firme sujeción, que son ventajas imposibles de obviar, pero adolecen de dos defectos: su calidad de sonido no es óptima y recrean una imagen estéreo limitada. La solución a estos problemas pasa por apostar por unos auriculares abiertos o una propuesta como la que nos ocupa, eso sí, siempre que podamos permanecer quietos.

  • Altavoz inalámbrico Bluetooth Zaapa ZS-BSPEST

    No obstante, este producto implementa adicionalmente una entrada de línea con conexión minijack para aquellos otros dispositivos que no gocen de esta tecnología. Asimismo cuenta con soporte para A2DP y AVRCP que aseguran la reproducción en estéreo, así como la capacidad de controlar remotamente el emisor desde los controles táctiles que incorpora el altavoz. De esta manera, desde aquí podremos iniciar/pausar una canción, pasar a la anterior o a la siguiente y manipular el volumen.

  • Philips DC570 para iPod

    La principal es que, por un precio razonable, nos propone un producto de gama media/alta que, además de ofrecer buena calidad de sonido, añade algunas ventajas extra, como el sintonizador FM, reloj, alarma y la capacidad de reproducir MP3 desde una memoria USB o cualquier otra fuente gracias a la entrada de línea de 3,5 mm. Y todo ello con un diseño que cautiva: una torre de más de 1 metro de altura en elegante color negro y con una peana plateada que hace pensar que nos encontramos ante un gadget mucho más caro.