Ocio/Juegos

  • Placa base de gama alta Gigabyte GA-X58A-UD7

    El microprocesador para PCs de escritorio más rápido que podemos comprar actualmente es el Intel Core i7 980X Extreme Edition dotado de 6 núcleos. En nuestro último ranking se hizo con la victoria de manera aplastante; de hecho, demostró ser el más veloz en todas nuestras pruebas. Sin embargo, para rendir al 100%, necesita estar acompañado por una placa base a su altura. Esta es, precisamente, la mejor carta de presentación de esta propuesta de Gigabyte.

  • Placa base de última hornada Asus P9X79 Pro

    La gama P9X79 de Asus es compatible con el chipset Intel X79 y el zócalo LGA 2.011 para procesadores Core i7 Sandy Bridge-E. Las herramientas de overclocking se centran alrededor de Turbo V, la BIOS UEFI de fácil gestión, o los procesadores de control de voltaje.

  • Placa base Asus Maximus V Formula/Thunder FX

    Asus Maximus V Formula tiene desde conexión WiFi y Bluetooth hasta un sistema de audio cuidado en dos frentes. Por uno, el audio integrado, con amplificador incluido, electrónica separada de la del resto de la placa y condensadores especiales para audio; y, por otro, mediante una tarjeta externa USB pensada para sacar el máximo partido del sonido con parámetros de audio mejores que los del sistema integrado.

  • Placa base para Ivy Bridge MSI Z77A-GD65

    Al tiempo, la placa de MSI exhibe un consumo sumamente comedido en torno a los 100 W, la temperatura medida en los disipadores pasivos del chipset y de las etapas de potencia es también de las más bajas que se han registrado en los bancos de pruebas. Contribuye a ello el uso de componentes como DrMOS para las fases, así como componentes certificados como Military Class.

  • ASRock 990FX Extreme9, placa base para los que lo quieren todo

    La 990FX Extreme9 de ASRock es una de esas placas base que deslumbra nada más sacarla de su caja. Todos y cada uno de los componentes alojados en el PCB derrochan calidad (sobre todo los condensadores con revestimiento dorado), lo que no solo garantiza una vida útil prolongada y libre de problemas, sino también una estabilidad a prueba de bombas.

  • Placa base para Ivy Bridge Intel DZ77GA-70K

    El modelo analizado es el máximo representante de las placas de la serie 7, con todo lo necesario para montar un buen equipo alrededor de Ivy Bridge, aunque con limitaciones que hacen que no sea la más indicada para entusiastas, a pesar de que sea calificada como un modelo Extreme.

  • Placa base Gigabyte GA-Z77X-UD5H WiFi

    De este modo, sus configuraciones de fases son de elevada calidad, aunque no permite implementar funcionalidades y sus diferentes perfiles de uso basados en valores predefinidos de la potencia que se quiere consumir en la CPU.

  • ASRock Z77 OC Formula, para entusiastas del rendimiento

    Los PCs de sobremesa siguen siendo la única alternativa posible para obtener el máximo rendimiento a partir de los procesadores de fabricantes como Intel o AMD. 

  • ASRock Z77 Extreme9, una propuesta equilibrada y ambiciosa

    De hecho, tiene nada menos que seis ranuras PCI Express en las que se puede configurar hasta una combinación Quad SLI o Quad CrossFire. Además, el módulo WiFi + BT está instalado entre las ranuras PCI Express sin que suponga una molestia para los componentes.

  • Asus P7P55D Deluxe, una placa bien construida

    Por un lado, el completo panel trasero, que incluye entre otras cosas ocho puertos USB, dos interfaces de red Gigabit Ethernet o salidas de audio ópticas, coaxiales y a través de minijack. En este apartado sin embargo echamos de menos la implementación de algún puerto eSATA. Por otro lado, encontraremos hasta tres ranuras PCI-E x16 (con la posibilidad de hacer funcionar cualquier sistema de paralelización gráfica SLI o CrossFireX), dos PCI x1 y PCI y el cada vez menos presente conector IDE. Los amantes del overclocking también quedarán satisfechos con las características de este producto.

Publicidad

Publicidad