IDF 2011: Los chips Tri-Gate de 22 nm romperán moldes

En Intel lo tienen muy claro. La próxima generación de microprocesadores Intel Core establecerá un punto de inflexión por su reducido consumo y elevado rendimiento

Juan Carlos López Revilla

Tri-Gate

15 septiembre 2011

En Intel lo tienen muy claro. La próxima generación de microprocesadores Intel Core, cuyo nombre en código es Ivy Bridge, establecerá un punto de inflexión por su reducido consumo y elevado rendimiento. Pero tendremos que esperar hasta la primera mitad de 2012 para verlos en acción.

A la Ley de Moore le queda cuerda para rato. O, al menos, eso es lo que defienden los responsables de Intel con vehemencia. Y la verdad es que motivos para ser optimistas no parecen faltarles. En una de las sesiones técnicas del IDF (Intel Developer Forum) que se está celebrando esta semana en San Francisco, y en el que PC Actual está participando, Stephen L. Smith, uno de los ingenieros de la compañía, explicó con todo lujo de detalles qué nos depara la más sofisticada tecnología de fabricación que han puesto a punto los técnicos de la firma de Santa Clara.

Los primeros ordenadores equipados con microprocesadores en cuya fabricación se habrá empleado la nueva litografía de 22 nm (Ivy Bridge) llegarán a las tiendas a lo largo del primer semestre de 2012. Por el momento la fecha de lanzamiento que nos han facilitado los responsables de Intel es poco precisa, pero es probable que durante la próxima edición del CES que se celebrará en Las Vegas a principios de enero nos ofrezcan un plazo algo más atinado. En cualquier caso, la importancia de estos chips no admite discusión si tenemos presente que son el auténtico alma máter de los ultrabooks, la nueva categoría de ordenadores portátiles ultraligeros, ultrafinos y ultrapotentes por los que apuesta Intel para pegar un fuerte empujón al mercado el año próximo y los venideros.

La combinación de la litografía de 22 nm y la tecnología Tri-Gate permitirá a Intel comercializar microprocesadores sensiblemente más potentes que los actuales, reduciendo, a la par, su consumo y nivel de disipación de calor. En gran medida esto es posible debido a que la combinación de estas técnicas permite reducir las fugas de corriente (power leakage) en el interior de los transistores, y, además, incrementar su velocidad de conmutación. De hecho, tal y como aseguró Stephen Smith, ambos parámetros están estrecha e inversamente relacionados, por lo que la reducción de las fugas de corriente permite incrementar la velocidad de conmutación de los transistores y, por tanto, el rendimiento de los microprocesadores.

Tri-Gate 2

Actualmente Intel no está trabajando solo en la inminente litografía de 22 nm, sino también en la tecnología de integración que emplearán dentro de dos generaciones. Esta innovación permitirá colocar los transistores que conforman un microprocesador a una distancia de tan solo 14 nm, lo que representará otro importante avance en la eterna búsqueda del máximo rendimiento y el menor consumo. Y es que es evidente que los ingenieros de la compañía se están esforzando mucho para mantenerla en una posición que ellos mismos denominan «el liderazgo del bajo consumo».

Estas innovaciones tecnológicas llegarán en breve a las familias de microprocesadores Core y Xeon bajo la forma de las microarquitecturas Ivy Bridge y Haswell, pero los chips Atom también se beneficiarán de ellas. De hecho, Intel introducirá la litografía de 22 nm en los Atom que llegarán al mercado en 2013 bajo la forma de la microarquitectura Silvermont. Y en 2014 lanzarán Airmont, que recurre a una tecnología de integración de 14 nm.

Si nos fijamos en el desarrollo que la tecnología de fabricación de Intel ha experimentado a lo largo de los últimos dos años y lo que progresará en 2012 y 2013, solo podemos llegar a la conclusión de que esta compañía está alcanzando el vaticinio que propugnó la Ley de Moore. Es más, incluso, lo están superando. Y es que Smith no dudó en concluir su presentación con una afirmación rotunda. «No solo estamos cumpliendo la Ley de Moore, sino que estamos doblando su ritmo», aseguró. Ante semejante colofón, ¿quién puede poner en tela de juicio su optimismo?

Temas Relacionados
Loading...