Administra tu Windows Vista

Dentro del último sistema de la factoría de los de Redmond encontramos algunas herramientas de fácil acceso, pero capaces de brindarnos el máximo nivel de configuración, aunque en su mayoría sólo sean recomendables para usuarios avanzados

Administra tu Windows Vista

27 julio 2008

Cualquier sistema operativo cuenta con herramientas apenas conocidas por los usuarios convencionales, gracias a las que acceder a funcionalidades adicionales y configuraciones extremadamente avanzadas. En el caso de Windows Vista, encontramos estas herramientas en diferentes lugares, incluso se pueden invocar desde la propia línea de comandos.

Sin embargo, hay una ubicación heredada de los Windows Server y más tarde Windows XP: las Herramientas administrativas del Panel de control. Para verlas, lo más cómodo es colocar el Panel de control en modo de Vista clásica, y pinchar sobre el icono de Herramientas administrativas.

A partir de aquí, podremos encontrar algunas utilidades de la consola de gestión sólo útiles en entornos corporativos (Iniciador iSCSI y orígenes de datos ODBC), y otras muchas imprescindibles para usuarios avanzados. Es en estas últimas nos centraremos en las páginas siguientes.

Administración de equipos

Más que una utilidad en sí misma, al pinchar en el icono de Administración de equipos, veremos una consola que agrupa otras herramientas que trataremos a continuación. Lo bueno es que encontraremos muchas funciones en un único sitio y capacidades sólo accesibles desde aquí.

Una de las más interesantes es la que se refiere a Carpetas compartidas, donde podremos visualizar de golpe los Recursos compartidos de la máquina, Sesiones iniciadas vía red en nuestro PC, así como los Archivos abiertos por otras personas en nuestras carpetas compartidas.

En cualquiera de estos apartados, al mostrar el listado de recursos, usuarios o archivos, basta hacer clic con el botón derecho del ratón sobre cualquier ítem para poder realizar acciones sobre él. Así, es posible mostrar las propiedades de los recursos compartidos, desconectar a un determinado usuario o cerrar un archivo abierto por un usuario remoto.

Más abajo encontramos el Administrador de dispositivos, desde donde revisar todo el hardware del equipo, modificar sus controladores, etc. No es nada nuevo, pues es accesible desde el apartado Sistema del propio Panel de control (o utilizando la combinación tecla de Windows + Impr.Pant), pero tampoco hace daño encontrarlo aquí.

El que sí es imprescindible es el apartado de Administración de discos. Desde él, tenemos la oportunidad de gestionar todas las particiones y unidades del sistema, crearlas para los nuevos discos del equipo, formatearlas, cambiar la letra de acceso, etc.

Para ello, una vez que pinchemos sobre esta sección, onservaremos a la derecha la lista de unidades y sus particiones. Haciendo clic con el botón sobre cualquiera de ellas (unidades o particiones), podremos ejecutar las operaciones que comentábamos. En todo caso, se convierte en una herramienta imprescindible para, por ejemplo, iniciar un nuevo disco duro externo o limpiar una memoria USB.

Firewall avanzado

Bajo el icono Firewall de Windows con seguridad avanzada, encontramos un auténtico cortafuegos infinitamente más completo que la interfaz básica que vemos al cargar este componente desde el Panel de control.

De esta forma, los usuarios avanzados que realmente quieren tener un mayor control sobre las conexiones a Internet, pueden pasar directamente a este componente para conseguir exactamente lo que desean. Eso sí, necesitaremos conocimientos sobre redes TCP/IP, sistemas cortafuegos y comunicaciones para comprender y configurar adecuadamente muchas de las reglas.

Además, dado que controla lo que autorizamos a salir y entrar de nuestra máquina, no recomendamos tocar los valores configurados por defecto, salvo que realmente sepamos lo que hacemos.

Empezando por el principio, gestionaremos las Reglas de entrada y Reglas de salida, gracias a las que decidir qué programas, puertos, IP y demás características que definen una conexión pueden comunicarse desde o hacia nuestro equipo.

Para configurar una regla, bastará pinchar sobre Nueva regla, en la columna de la derecha, con lo que iniciaremos un asistente en el que ajustar todos los parámetros.

Adicionalmente, podemos editar alguna de las reglas existentes con sólo hacer doble clic sobre ella. En este sentido, es factible elegir incluso a qué usuarios afectará una determinada regla pudiendo, por ejemplo, «bloquear» ciertas conexiones a los más pequeños de la casa.

Justo debajo, encontramos las Reglas de seguridad de conexión, con las que decidir ajustes globales para diferentes tarjetas de red (por ejemplo, una WiFi) en determinados entornos (casa, trabajo, lugar público) y de una manera automática.

Por último, bajo Supervisión, podremos visualizar de golpe las reglas del firewall, las interfaces de red y, muy importante, las conexiones activas que tengamos autorizadas y activas en cada momento desde el apartado Asociaciones de seguridad.

Diagnóstico de la memoria

A continuación, trataremos la utilidad de Herramientas de diagnóstico de memoria. Esta aplicación es una vieja añorada de los sistemas de Microsoft que se ha añadido a Vista y que resultará muy útil para identificar si ese fallo tan extraño y aleatorio que tenemos con una determinada aplicación o función es debido a la RAM del sistema.

De hecho, cuando este componente falla, los resultados son inesperados y se traducen en una inestabilidad del sistema y errores aleatorios, y generalmente fatales. Cuando carguemos esta aplicación, se nos ofrecerá la opción de reiniciar nuestra máquina inmediatamente o realizar la comprobación la próxima vez que se inicie el PC.

En cualquier caso, durante el arranque de Windows Vista se cargará una aplicación en modo texto que, según el tamaño de nuestra RAM, puede tardar bastantes minutos en realizar diferentes análisis a todos los registros de memoria, para detectar posibles errores en los mismos. Sea como fuere, el usuario no debe efectura ningún ajuste; sencillez y eficacia máxima.

Monitor del sistema

Una herramienta muy mejorada que encontramos en Vista, y que para los más adictos a su PC seguramente resultará de tremenda utilidad, es el Monitor de confiabilidad y rendimiento.

Tras cargar esta herramienta, veremos una ventana con diferentes secciones que, básicamente, nos mostrarán el estado general de todo el sistema, la carga de trabajo, los diferentes elementos hardware, así como una orientación sobre la fiabilidad general de nuestro sistema. Todo ello, se puede localizar bajo el apartado de Herramientas de supervisión.

Para los usuarios más avanzados pero, sobre todo para los entornos profesionales, resultarán tremendamente útiles los Conjuntos de recopiladores de datos, donde podremos encontrar pequeños scripts predefinidos o creados a medida por el usuario para recopilar información de una determinada área del sistema. Su utilización requiere algunos conocimientos avanzados si queremos explotarlos al máximo, pues, incluso, nos permiten introducir código, trabajar contra claves del Registro, etc.

El objetivo final de este apartado es poder, por ejemplo, recopilar automáticamente el estado de las unidades de disco todas las noches para reportarlas al administrador. De esta forma, estará avisado cuando, por seguir con el ejemplo, el espacio en disco de una de las máquinas a su cargo disminuya por debajo de un determinado porcentaje. Para iniciar manualmente cualquiera de estos recopiladores de datos (hay varios predefinidos), basta hacer clic con el botón derecho del ratón sobre él, y pinchar sobre Iniciar.

A partir de ahí, toda la información recopilada puede ser consultada en el apartado Informes, situado justo debajo. Aquí veremos todo extremadamente detallado y, en muchos casos, con una explicación acerca del problema y sus soluciones.

Programador de tareas

La utilidad del Programador de tareas incluido en Vista ha supuesto un impresionante salto hacia delante respecto al que encontrábamos en versiones anteriores del sistema operativo de Microsoft. Ahora, tenemos un lugar desde el que un usuario avanzado, y con un poco de maña, puede programar automáticamente infinidad de tareas diarias, repetitivas o tediosas.

Empezando por lo más sencillo, por ejemplo, podemos crear tareas de mantenimiento, como la defragmentación de nuestros discos a una determinada hora. Los más avezados, sin embargo, podrán crear tareas totalmente personalizadas para que se ejecuten automáticamente al, por ejemplo, configurarse automáticamente una nueva red inalámbrica en el sistema. Asimismo, podremos ejecutar, además de aplicaciones, código VBScript que hayamos creado nosotros de manera personalizada.

Para ello, bajo la Biblioteca del Programador de tareas, encontraremos un árbol en el que ir creando todas las tareas de que necesitemos. Al generar una en modo Estándar, podréis jugar con la pestaña de Desencadenadores (según una programación horaria, al iniciar/cerrar sesión, al bloquear/ desbloquear la sesión o, lo más complicado, al realizarse un determinado evento interno en el sistema); Acciones (ejecutar tantas aplicaciones o scripts como necesitemos); Condiciones de ejecución; y Configuración. Igualmente, cuando editemos una tarea, encontraremos una última llamada Historial, en la que es posible consultar a posteriori cómo ha ido la ejecución de una tarea específica.

Servicios del sistema

Esta vista de la consola es una antigua conocida para los usuarios más acostumbrados a lidiar con Windows y sus interioridades, y ha permanecido prácticamente inalterable desde hace generaciones.

Una vez accedamos a ella, podremos listar todos los servicios del sistema en modo Extendido o Estándar, siendo la única diferencia entre ambas vistas la banda izquierda que aparece al pinchar sobre cada servicio y que nos muestra información sobre él y nos permite arrancarlo/pararlo directamente.

La otra alternativa, es hacer doble clic sobre cualquiera de los servicios, con lo que nos aparecerá su ventana de Propiedades, desde la que Iniciar, Parar o Reanudar el servicio, así como elegir entre su arranque Automático (al iniciar el sistema), Manual (sólo cuando lo hagamos nosotros), o Deshabilitado.

Con determinados servicios, puede interesarnos que se inicien en el sistema con un nombre de usuario diferente (por ejemplo el del administrador), algo que podremos indicar desde la pestaña Iniciar sesión. Por su parte, desde Recuperación, es factible especificar qué ocurrirá cuando un servicio se pare por cualquier causa, mientras que desde Dependencias tendremos la oportunidad de saber cuántos servicios dependen del que tenemos delante. Esto supone que, si detenemos el servicio, probablemente no podrá funcionar alguno de los dependientes, y viceversa.

Eventos de entorno

Terminaremos este repaso por el apartado de las Herramientas administrativas, con el Visor de eventos, también presente en versiones anteriores de Windows, pero que con Vista ha sufrido una importante remodelación. De entrada, nada más cargarlo, tendremos ante nosotros un resumen del estado de todos los eventos registrados, pudiendo saber los que son de error, información o auditoría según las últimas horas, días o semanas.

Otra novedad interesante son las Vistas personalizadas, gracias a las que tendremos la oportunidad de mostrar sólo aquellos eventos que realmente nos interesan según su tipo, clase evento, fecha, etc.

Por otra parte, se han segmentado mucho mejor los tipos de evento, al tiempo que se han ampliado los tipos registrados. Así, bajo Registros de Windows encontramos los apartados más habituales (Aplicación, Seguridad, etc.), junto a alguno nuevo como el de Instalación, que guarda los eventos que se produzcan durante las instalaciones.

Otra gran novedad es la sección de Registros de aplicaciones y servicios, donde podemos encontrar secciones adicionales encargadas de registrar un buen número de eventos de todo el entorno, como por ejemplo los ocurridos en Internet Explorer, los errores de hardware, los eventos del Media Center, etc.

Por último, desde Suscripciones, los administradores de red, pueden recibir alertas cuando se produzcan ciertos errores o eventos en el Visor de sucesos de un equipo remoto de su red para, de esta forma, estar avisados de los problemas tan pronto como sucedan.

Configuración del sistema

También dentro de Herramientas administrativas, encontramos esta interesante utilidad gracias a la que podremos resolver problemas de arranque o rendimiento con cierta facilidad. Así, nos permite modificar parámetros avanzados del arranque de Vista, dejándonos decidir cómo queremos que sea el siguiente inicio del sistema e incluso hacerlo permanente.

Además, es factible desactivar temporalmente servicios del sistema, conocer y desactivar o eliminar todos los programas y archivos que Windows carga en el arranque a través de diferentes métodos (menú Inicio o Registro). Por último, también cuenta con un apartado de Herramientas desde el que acceder rápidamente a toda clase de herramientas del sistema (Restaurar sistema, Centro de seguridad, etc.)