Adobe CS4

Diversificadas, como viene siendo habitual, en cuatro versiones principales y seis si contamos las cajas estándar, las distintas herramientas de diseño de Adobe llegan a su versión CS4

5 diciembre 2008

Gracias a la adquisición de Macromedia por parte de Adobe hace algunos años, la compañía puede presumir de ser la única del mercado capaz de ofrecer cualquier tipo de aplicación para los tres segmentos más importantes del diseño y desarrollo digitales.

 

Por un lado, nos encontramos con Creative Suite 4 Design (en sus dos ofertas Standard y Premium), especializada en el diseño de imagen para su posterior impresión en papel. Por otro, Creative Suite 4 Web (también con variedades Standard y Premium), ideada para dar cobertura al desarrollo en Internet.

 

Por último, tenemos Creative Suite 4 Production (Premium), para llevar a cabo cualquier tarea relacionada con el vídeo digital. Adicionalmente, Adobe ofrece su producto estrella, Creative Suite 4 Master Collection, que arropa todas las aplicaciones en una caja.

 

En términos generales, los diseñadores o desarrolladores se encontrarán con una interactividad entre las herramientas fuera de lo común, algo que optimiza el flujo de trabajo. A continuación, vamos a repasar las novedades de las herramientas más importantes que encontraremos en esta última versión.

 

Photoshop en 3D

Son muchas las utilidades y mejoras que incorpora Photoshop CS4. De hecho, hacía tiempo que no contemplábamos tantas. Sin duda, la más importante es la implementación de la edición de objetos 3D. La generación de objetos tridimensionales no es que sea su fuerte, pero sí es posible importarlos desde otras aplicaciones del calado de 3D Studio Max. Una vez hecho, es posible pintar sobre los elementos sin perder la tercera dimensión o, incluso, estampar diseños en 3D sobre éstos, adaptándose la forma al objeto donde lo hacemos.

 

Por otro lado, nos encontramos con el nuevo Panel de ajustes, básicamente un acceso directo a las herramientas para mejorar el tono y color de los elementos seleccionados en el diseño, con lo que el flujo de trabajo se hace mucho más eficaz.

 

También es interesante la Rotación fluida de lienzo, que permite manejar cualquier diseño rotándolo rápidamente para seguir trabajando según nuestras necesidades. Relacionado con ello, nos encontramos con la mejora en el zoom, esa herramienta utilizada cientos de veces que ahora nos mostrará de forma más dinámica y clara el diseño, e incluso con una nueva maya a nivel de píxel con la que trabajaremos en el lugar deseado.

 

Nos ha gustado especialmente la posibilidad de escalar una imagen de forma inteligente, de tal manera que podremos estirarla sin que se deforme. Así, crearemos fácilmente panorámicas sobre una fotografía con relación de aspecto tradicional 4:3.

 

Flash ganará adeptos

Los detractores de esta herramienta tienen cada vez menos excusas para no usarla. En esta ocasión, las mejoras también tienen mucho que ver con el diseño de elementos 3D, como es el caso de la animación basada en objetos, para obtener movimientos más acordes con dichos modelos.

 

La transformación 3D permite animarlos en un espacio real de tres ejes, lo que aporta un mayor margen de movimiento. Por si fuera poco, la técnica Inverse Kinematics, propia de la aplicación 3D Studio Max, permite mover distintos elementos como si de los propios huesos se tratara.  En este sentido, también se ha creado un nuevo motor de edición del movimiento, basado en los cuadros clave, pero mucho más eficaz y complejo, el denominado Motion Editor.

 

Lo que ves es lo que obtienes, de verdad

Dreamweaver facilita mucho la tarea a los desarrolladores. Por un lado, se encuentra la Vista en vivo, con la que se visualiza en tiempo real el diseño (como se vería en un navegador) sin perder de vista el código fuente. Desde ésta, también es posible modificar cualquier elemento, reflejándose automáticamente en dicho código y en un entorno WYSIWYG real.

 

También nos ha llamado la atención la interactividad con imágenes PSD de Photoshop (ya era hora), lo que supone que no será necesario importar o exportar, sino que los cambios desde cualquiera de las dos herramientas se verán reflejados en la otra.

 

Metadatos en vídeo

La producción de vídeo, gracias a la integración de las herramientas Premiere Pro, After Effects, Flash y OnLocation, es potente. También gracias a la obtención de información de control relacionada con el vídeo que se está manipulando es posible llevar a cabo técnicas de edición profesionales.

 

Un claro ejemplo es la conversión de diálogo hablado en metadatos, debido a los cuales es factible realizar búsquedas basadas en texto que pueden ser de gran ayuda para trabajar de forma precisa con los códigos de tiempo.

 

Otra mejora es la posibilidad de codificar de forma automatizada varias versiones de los archivos de la mano de Adobe Media Encoder, ideal, por ejemplo, para dar salida a distintos medios (soporte óptico, web…) de un plumazo.

 

Y de precio, ¿qué tal?

Lo que no parece perjudicar aún al fabricante de software es la crisis. Los precios de las distintas ediciones de Creative Suite 4 tal vez han descendido, pero ligeramente. Incluso, es achacable a la debilidad actual del dólar frente al euro.

 

Ya lo hemos advertido en anteriores ocasiones: la idea de comercializar estos paquetes en vez de hacerlo por separado es muy buena, pero consideramos excesivos sus precios, toda vez que son muchos los clientes freelance que no pueden permitirse desembolsos que superan los 2.000 euros. También existe la posibilidad de actualizar desde versiones anteriores por unos precios algo más asequibles.