Adversus Wikipedia

Aprovechamos estos meses vacacionales para recopilar las contribuciones a PCA de uno de los indiscutibles amos de la blogosfera hispana: con ustedes, la dosis diaria de Javier Candeira, uno de los principales artífices de Barrapunto

Adversus Wikipedia

17 septiembre 2008

LÓGICA DISCRETA (#206, ABR2008)

El éxito de la enciclopedia libre que cualquiera puede editar la ha hecho blanco de elogios y disputas. Y, sin embargo, con sólo mirarla con buenos ojos, podemos ayudar a hacer de Wikipedia un proyecto mejor, e incluso a salvarla de sí misma

 

En un reciente artículo en la New York review of books, el novelista y ensayista Nicholson Baker elogia la Wikipedia con pasión de letraherido digital: «Wikipedia es algo increíble. Es gigantescamente completa, y es gratis, y es rápida. En un par de segundos puedes buscar, por ejemplo Diógenes de Sinope, o nabo, o Crazy Eddie...» y continúa durante varios párrafos, acercándose a la sociedad de wikipedistas con ojo de antropólogo que ha convivido durante meses con una tribu no tan distinta de la suya propia.

 

Nadie puede acusar a Baker de apuntarse a las modas tecnológicas. Estamos hablando del señor que sacó del banco el dinero de su jubilación para poder comprar y almacenar los periódicos históricos que las bibliotecas estaban destruyendo tras sustituirlos por microfilms y copias escaneadas. Es el mismo señor que organizó una petición para conservar los catálogos de papel de las bibliotecas, las viejas cajoneras de madera rellenas de tarjetas de cartulina mecanografiadas y anotadas a mano.

 

Otros sabios y expertos, algunos de ellos autoerigidos, se dedican a vapulear la Wikipedia. En su libro The Cult of the Amateur, Andrew Keen denuncia el proyecto igualándolo a una web mediocre. Para Keen, la Web está compuesta de bloggers sin gusto ni conocimiento, y la Wikipedia no es más que una más de sus excrecencias.

 

Sin embargo, Baker es capaz de ver Wikipedia como lo que es: no un producto, sino un proceso. No un conjunto de información más o menos válida, sino como un mecanismo hecho de libros, personas, código y máquinas trabajando juntos para destilar conocimiento sobre el mundo. En Wikipedia colaboran sabios y currantes, profesores universitarios y estudiantes de secundaria, y en sus páginas se vierten también los artículos de la propia Encyclopedia Britannica (en su edición de 1911, cuyos derechos han prescrito, y que ya está en el dominio público).

 

Pero también es capaz de verla desde dentro, como uno de sus editores. Porque mientras Keen se queja de la supuesta baja calidad del sitio (sin mover un dedo por mejorarla, claro está), Baker ha contribuido a artículos sobre la somatotropina bovina, la película Algo para recordar, el fluido hidráulico o a salvar de la quema virtual muchos otros artículos.

 

Pese a las acusaciones de que sus editores no tienen criterio, quizá el mayor peligro para Wikipedia pueda estar en el exceso de rigidez en uno de sus criterios: la notabilidad. Todos los días se borran de Wikipedia miles de artículos bajo el pretexto de «falta de relevancia». Poetas menores, figuras secundarias de la canción popular, webcómics, categorías, ideas...

 

La poda puede ser necesaria, pero el exceso de celo es nocivo para el proyecto. Afortunadamente, también hay partidarios del inclusionismo, y en muestra del espíritu de Wikipedia, se han unido en un grupo llamado ARS (Article Rescue Squadron o Escuadrón de Rescate de Artículos). Entre unos y otros, Wikipedia se mantiene relevante, pero no a costa de ser menos enciclopédica.

 

Dice Baker: «Aconsejo a quien tenga curiosidad por convertirse en un contribuyente (y que sea mejor que yo a la hora de controlar sus compulsiones contributivas) que se haga con el Missing Manual (libro publicado en los Estados Unidos que enseña cómo contribuir con la Wikipedia) y comience a añadir, a crear, a rescatar». Y a pensar mejor qué es lo que merece conservarse, y qué es lo que no vale la pena recordar.