Álbum web de Picasa, el cliente local

La aplicación de escritorio para la gestión de nuestra biblioteca fotográfica lleva tiempo disponible y su acompañante perfecto es Álbumes web de Picasa, una solución muy cómoda de usar y que hereda la simplicidad característica de Google

Javier Pastor Nóbrega

8 octubre 2009

El acceso al servicio se realiza a través de la cuenta que tengamos con alguna de sus soluciones, algo que hace el proceso de autenticación universal y mucho más cómodo. En Álbumes web de Picasa, encontramos una interfaz que se asemeja mucho a la que propuso Flickr desde sus comienzos y en la que la clasificación es algo más clásica, aunque también se potencia el uso de etiquetas.

Un complemento perfecto

Muchos usuarios hacen uso de la aplicación Picasa de Google para gestionar sus bibliotecas de imágenes. Hace mucho tiempo que este desarrollo se ha convertido en uno de los más destacables en dicha tarea. Es gratuito, está disponible para varias plataformas (incluida Linux) y le «miman» con continuas actualizaciones.

Una de las cuestiones a las que prestan más atención es a la relación de Picasa con Álbumes web de Picasa. La actualización de nuestra cuenta en el servicio web desde el cliente instalado en el PC o portátil es excepcionalmente clara y potente y cargar o descargar fotos en ambos sentidos resulta una de sus grandes ventajas.

De hecho, la existencia de ambas permite limar las asperezas, según lo necesitemos. El servicio Álbumes web de Picasa no dispone de las opciones de navegación o edición de Picasa, pero sí ofrece un acceso a nuestros álbumes de fotos allí donde nos encontremos.

Al igual que Flickr, en Álbumes web de Picasa, encontramos una clara vocación por compartir con amigos y conocidos todas nuestras fotos. Puede que las facilidades no sean tan claras como en Flickr, en parte porque este servicio es mucho más popular hoy en día, pero en Google han dado pasos importantes en este sentido.

Y es que, a la opción de enviar una o varias a nuestros contactos (directamente, gracias a la integración de Gmail, que hace fácil mandar correos con direcciones que se autocompletan instantáneamente), se añaden otras como la de los privilegios que podemos establecer para cada carpeta. De ese modo, dejamos ver lo que queremos y a quien queremos gracias a un sencillo sistema de clasificación de fotos y álbumes.

Aunque Flickr es la estrella en este tipo de servicios, hay que dejar muy claro que, para aprovechar todas sus opciones, es imprescindible pagar la cuota anual. Sin embargo, en Picasa disfrutaremos de hasta 1 Gbyte de capacidad (un espacio muy destacable) y de todas las opciones del servicio desde el primer momento.

De hecho, Picasa es, en su formato gratuito, un servicio más completo que el que puede ofrecer la versión sin coste de Flickr. El único apartado que nos limita es el almacenamiento, que podemos ampliar según nuestras necesidades pagando ciertas cuotas anuales.

Por ejemplo, si queremos 10 Gbytes más, tendremos que pagar 20 dólares al año; por 40 Gbytes más, la cifra asciende a 75 dólares al año y, a partir de ahí, tenemos 150 Gbytes por 250 dólares/año y 400 Gbytes por 500 dólares año. Salvo en el caso de que queramos tener copias RAW o de gran tamaño de muchísimas fotografías, parece claro que Picasa es una excelente alternativa a considerar.