Alemania prohíbe el uso de Google Analytics por no respetar la privacidad de los usuarios

El gobierno alemán continúa su cruzada particular contra Google, cuyo servicio de medición de audiencia de páginas web ha decidido prohibir. Google Analytics, utilizado por un elevado porcentaje de sitios web para recoger datos sobre visitantes y tendencias de uso, no respeta la privacidad de los internautas, según el ejecutivo germano, por lo que no podrá seguir siendo utilizado, bajo pena de severas multas

Alemania prohíbe el uso de Google Analytics por no respetar la privacidad de los usuarios

13 enero 2011

El gobierno alemán continúa su cruzada particular contra Google, cuyo servicio de medición de audiencia de páginas web ha decidido prohibir. Google Analytics, utilizado por un elevado porcentaje de sitios web para recoger datos sobre visitantes y tendencias de uso, no respeta la privacidad de los internautas, según el ejecutivo germano, por lo que no podrá seguir siendo utilizado, bajo pena de multa.

Las autoridades alemanas consideran que los datos de visitas, direcciones IP, páginas vistas y tendencias de uso recogidos por Google Analytics podrían violar la privacidad de los usuarios. Aunque desde el buscador aseguran que las direcciones IP recogidas son eliminadas al cabo de nueve meses, los reguladores germanos consideran que se puede realizar un uso indebido de dichos datos para obtener información sobre el comportamiento de los usuarios que visitan los sitios web y posteriormente utilizarla con fines comerciales por terceras compañías.

Google Analytics es un servicio de medición de audiencia ampliamente utilizado por los propietarios de sitios web para analizar la evolución de sus visitas y la efectividad de sus contenidos, productos o servicios. De carácter gratuito, utiliza cookies y código JavaScript para identificar a los navegadores y realizar estadísticas e informes sobre sus patrones de navegación durante su visita a las distintas web.

No es la primera vez que las autoridades alemanas toman medidas contra el gigante de Internet. El año pasado denunció la recogida ilegítima de datos privados de todas las redes WiFi encontradas por los vehículos de su servicio StreetView, obligando a Google a disculparse públicamente. Pese a todo, se prohibió la circulación de estos coches en Alemania, a la que pronto se sumó Austria. En nuestro país también fueron denunciados por este motivo.