Con amigos como estos...

Aprovechamos estos meses vacacionales para recopilar las contribuciones a PCA de uno de los indiscutibles amos de la blogosfera hispana: con ustedes, la dosis diaria de Javier Candeira, uno de los principales artífices de Barrapunto

Con amigos como estos...

29 agosto 2008

LÓGICA DISCRETA (#196, MAY2007)

El Parlamento Extremeño ha enviado al Congreso una propuesta de ley para modificar la Ley de Propiedad Intelectual con el propósito declarado de «generar seguridad jurídica» en torno a las licencias libres. Si estos son los amigos que tiene la cultura libre, ¿quién necesita enemigos?

 

El pasado mes de febrero les contaba, en este mismo espacio (PC Actual Nº 193), cómo una proposición no de ley de apoyo al software libre se había convertido, por arte de las componendas políticas, en la adopción de las reglas propuestas por los monopolios del software (software libre, mercado libre, sociedad libre). El ejemplo de este mes es similar: el entusiasmo de nuestros políticos se alía con su desconocimiento para pergeñar una propuesta de ley que: a) sugiere que las licencias libres son alegales tal y como se usan actualmente en España, y no generan seguridad jurídica; b) propone que se modifique el artículo 17 para hacer que las licencias sean legales en el entorno digital (¡y no en el mundo físico!).

 

Lean lo que dice la propuesta extremeña para el que sería el punto 2 del artículo 17: «A estos efectos y en el entorno digital, se reconoce al autor de la obra la posibilidad de poner a disposición del público sus creaciones mediante las denominadas licencias libres, entendiendo por tales las que posibilitan la cesión de sus obras para los usos que consideren adecuados, que se extenderán desde usos eminentemente restrictivos de la obra, hasta decidir que pase automáticamente a dominio público».

 

O sea, que ¿solo quieren que se reconozcan las licencias libres «en el entorno digital»? Y qué pasaría con los libros libres, desde el Q de Luther Blisset publicado por la editorial Mondadori, hasta los de la editorial Traficantes de Sueños, y con el diario 20 minutos ¿No es legal ya el permiso de copia que nos otorgan? ¿Acaso dejaría de serlo si se aprobara esta propuesta?

 

Como mi abuela me enseñó a no decir nada a no ser que pudiera decir algo bueno, tengo que admitir que sería muy deseable la inclusión en la Ley de Propiedad Intelectual del dominio público anticipado: la propuesta dice que un autor podría «decidir que [su obra] pase automáticamente a dominio público». Es lo único salvable de la propuesta.

 

Pero me temo que sería mejor deshacerse de ella. La experiencia reciente, tanto con esta propuesta como con las enmiendas en el parlamento a la Ley de Administraciones Electrónicas, nos enseña que es muy difícil hacer que los políticos comprendan los matices. En estos temas tan minoritarios, el parlamento vota con una brocha gordísima a favor de la idea general, «¿La cultura libre? ¡Cómo vamos a estar nosotros en contra!», pero sin prestar atención a los matices. Si se votara la propuesta extremeña, lo mismo acabaríamos con una ley que incluyera lo malo y no lo bueno.

 

Tengo que agradecer al abogado (y sin embargo amigo) David Maeztu el material para escribir este artículo, que gracias a él se ha escrito casi solo. Todos deberíamos agradecerle su riguroso trabajo por acotar y comprender los efectos de las licencias libres en nuestra legislación. Maeztu es también uno de los principales proponentes de que las leyes de derechos de autor permitan el dominio público anticipado, y escribe sobre legislación (sobre todo sobre propiedad intelectual, aunque no únicamente) en www.derechoynormas.blogspot.com.