Amistades en un particular hotel

Nos adentramos en Habbo Hotel, un entorno donde hallar diversión y entretenimiento. El fenómeno de las redes sociales también hace mella en la comunidad de usuarios más jóvenes. Con más de 78 millones de personajes creados y otros siete de visitas al mes, Habbo Hotel ha conseguido enganchar a buena parte del universo adolescente

Amistades en un particular hotel

17 noviembre 2007

Allá por el año 1999, dos jóvenes finlandeses, Sampo Karjalainen y Aapo Kyrölä, crearon una aplicación on-line para un pequeño círculo de amigos, a la que bautizaron Mobiles Disco. Lo que desconocían estos dos emprendedores era que este proyecto sin ánimo de lucro, una vez lanzado al ciberespacio, conseguiría un sinnúmero de seguidores. Un año más tarde y con la ayuda de la agencia de publicidad finlandesa Taivas, se fundó Sulake y nació así Hotelli Kultakala, con su versión adaptada Hotel Goldfish, que se convertiría en el predecesor de Habbo Hotel. Tras su apertura en Reino Unido, Habbo Hotel subió como la espuma en apenas dos años. Hoy en día tiene presencia en 30 países con más de 78 millones de personajes creados y un promedio mensual de siete millones de visitas.
Su llegada a España no se hizo esperar y en tan sólo dos años Habbo España obtuvo el galardón a la Mejor web activa de ocio y entretenimiento de 2005 que concede anualmente la Asociación de Usuarios de Internet. En nuestro país también las cifras hablan por sí solas: 10 millones de personajes creados y más de 1,5 millones de usuarios únicos al mes.

 

Bajo la consigna de no a la violencia y racismo y con el fin único del entretenimiento, el usuario accede a cada uno de los espacios de este edificio virtual donde podrá hacer nuevos amigos, entablando conversaciones a través de diálogos a modo de chat. Para ello, una vez registrado en esta vasta comunidad on-line, creará su propio personaje o habbo con el que explorar cada uno de los rincones del hotel, jugar a los distintos juegos disponibles, contactar con otros habbos o componer su sala personalizada con Furnis (muebles virtuales), así como su propia Habbo Home.
El acceso a Habbo Hotel es gratuito, muchos usuarios vagan por las distintas estancias con el único requisito de un registro previo, sin embargo existe la posibilidad de comprar Habbo Créditos, mediante SMS o llamada telefónica, para disfrutar de un servicio Premium. Así, esta moneda de intercambio servirá para adquirir tickets para juegos, suscribirse al Habbo Club y obtener Furnis que decoren una sala personal.
Para interactuar, un habbo utiliza un navegador proporcionado por la aplicación que permite desplazarse a un sinfín de estancias públicas y privadas. Entre las salas públicas, de acceso libre, encontramos cafeterías, discotecas, piscinas, bibliotecas o teatros. Las salas públicas de mayor capacidad pueden albergar hasta 100 habbos. La creación de una sala privada es gratuita, sin embargo tendremos que desprendernos de unos cuantos créditos para amueblarla con furnis a nuestro gusto. También a través del navegador se accede a los juegos multijugador como Battle Ball y SnowStorm, y los que retan a dos habbos a mostrar sus habilidades (Trampolín y Wobble Squabble). Para participar en ellos, será necesario cambiar algunos créditos por los correspondientes tickets.
Otra de las herramientas de interacción es la Consola que ayuda a hacer nuevos amigos. Sólo habrá que pulsar en Solicitar que sea tu amigo. También se emplea para enviar y recibir mensajes instantáneos incluso cuando el destinatario no esté conectado.

 

En Habbo Hotel prima, ante todo, la seguridad de sus usuarios. Y mucho más cuando la mayoría de los participantes son menores de edad. Para conseguir este objetivo, tiene a su disposición varios instrumentos que garantizan un entorno seguro. Su principal arma es contar con quince moderadores que se encuentran activos las 24 horas del día. Éstos se encargan de velar por la seguridad así como de vigilar el cumplimiento de las normas. En cualquier momento, un habbo puede solicitar la ayuda de uno de ellos pulsando la interrogación azul que se sitúa en la barra de navegación.
Existe también un sistema que excluye de los diálogos vocabulario grosero u ofensivo. El filtro Bobba sustituye la palabra malsonante, antes de que aparezca en la pantalla, por la expresión bobba.
Se intenta, además, concienciar a los usuarios de la necesidad de cumplir las normas, contando con una guía de Comportamiento Seguro, entre otras cosas. Los padres y tutores encontrarán información muy útil en su página web para así supervisar las actividades de los más pequeños.

 

Habbo Hotel se convierte en una eficaz vía para promocionar cualquier marca, ya sea para dar a conocer un proyecto social como para realizar una acción publicitaria propiamente dicha. Muchas compañías han encontrado en este medio un lugar idóneo para publicitar sus productos o servicios. Está claro que aquí se aúna un público objetivo muy tentador para gran cantidad de marcas, que visionará el anuncio en cuestión y podrá acceder inmediatamente a su contenido. Vallas publicitarias, salas personalizadas o juegos a medida son algunas de las acciones que han llevado a cabo marcas como Calippo, Harry Potter o Shrek.
Pero en esta comunidad virtual también tienen cabida iniciativas como el Bus del Chaval promovida por Red.es, que acerca las nuevas tecnologías a los más jóvenes. Aunque, hoy por hoy, su capacidad de tan sólo 15 habbos es demasiado modesta para el alto número de usuarios registrados. Así habrá que hacer cola ante su puerta para acceder, por un tiempo limitado, a este autobús virtual.
La publicidad en Habbo Hotel se rige por las regulaciones específicas de cada país, además de someterse a las reglas internas establecidas por Sulake. Así, se ve libre de ciertas polémicas como la acontecida recientemente en el Reino Unido. En el país anglosajón, algunas marcas como Burger King están migrando la publicidad emitida en TV durante el horario infantil a redes sociales como Facebook, MySpace o Bebbo. Su inversión publicitaria en este medio es restringida debido a la prohibición, por parte de las autoridades inglesas, de anuncios relativos a comida basura, dirigidos a niños de entre 4 y 9 años (el próximo año se extenderá a los espectadores de menores de 16 años). De acuerdo con esta normativa, la conocida marca de hamburguesas no se publicita en ninguna de las salas de Habbo Hotel que alberga el site inglés.

 

Por segundo año consecutivo se ha presentado el festival internacional Habbowood Pelis Festival. Esta iniciativa de Habbo Hotel invita a su público adolescente a escribir un guión y dirigir su propia película de animación. Para ello, pone a disposición de todos los habbos un editor de películas con el que demostrar sus habilidades cineastas. Aunque cuando estés leyendo estas líneas ya habrá finalizado esta segunda edición, la herramienta de creación de películas se encuentra activa dando la oportunidad a los más rezagados a crear su animación, que probablemente servirá para futuras ediciones.
También, los jóvenes usuarios de Habbo pueden disfrutar de un mezclador de música con el que crearán sus propios ritmos. Traxmachine (http://www.habbo.es/hotel/trax) permite, además de crear ritmos personales basados en las últimas tendencias, añadir temas a la lista de reproducción, editar canciones, guardar hasta 50 melodías distintas así como colocar este mezclador en una sala privada.

 

Dentro del hotel habrá que seguir una serie de reglas que evitarán la exclusión de un habbo. Estos términos y condiciones tienen que ver principalmente con conductas que puedan alterar el buen funcionamiento del sistema o bien molestar a otros usuarios. Algunos de los motivos de expulsión son:

 

-Cualquier comportamiento ofensivo como insultar o crear salas con el fin de agraviar a otros usuarios. También se castigará el comportamiento racista o sexista
-Acciones que tengan un contenido sexual (pedir/ofrecer favores sexuales, describir o participar en actos sexuales o intercambiar Furnis por sexo)
-Todo tipo de acoso hacia otro/s habbo/s (incluyendo amenazas, creación de clones para molestar o gritar sin parar). También prácticas que molesten como bloquear puertas o intentar reiterativamente que el intercambio con un usuario a pesar de la negación de éste.
-Las actividades ilegales como incitar al consumo de drogas, robar contraseñas, comportarse violentamente o hacer apología del terrorismo.
-Solicitar información personal a otro Habbo. También el hecho de ofrecerla está penalizado.
-Timar o engañar a otros habbos para obtener contraseñas, créditos o furnis.
-La compra de créditos sin permiso o si el pago de éstos es rechazado es otro de los motivos de expulsión.