Análisis de Driveclub: Un gran juego, un pésimo lanzamiento

23 octubre 2014

Llevamos ya un par de semanas probando, o intentando probar Driveclub. Y si hemos llegado a alguna conclusión tras este periodo de prueba es que el modo de juego online presenta graves problemas que todavía no han solucionado los desarrolladores. Una auténtica lástima, porque este hecho provoca que un gran juego, se queda a la altura de una simple versión de demostración.

Hecho para jugar online

El propio título del juego lo indica, Driveclub. Se llama así porque el objetivo inicial de los desarrolladores era crear un juego en el que el modo online fuera clave. Los jugadores deberían unirse en equipos y sumar puntos, algo imprescindible para poder superar algunas metas en el juego. Durante la primera semana fue imposible incluso conocer cómo iba a funcionar lo de los clubs. Ahora ya hay algunos que cuentan con diversos usuarios y están funcionando, pero aun así los constantes problemas online dificultan mucho el juego. La compañía afirma estar solucionándolo y pronto podrían conseguirlo de manera definitiva, pero podemos decir que todavía nos encontraremos problemas a la hora de jugar online.

Quedar cuarto también es importante

Dejando esto a un lado, hay que decir que lo que hemos podido probar del juego online de Driveclub nos ha encantado. Hablamos más adelante de la dificultad a la hora de conducir, que es muy baja, lo que hace que las carreras se conviertan en verdaderos duelos. En estas partidas, todos los participantes se dividen en dos equipos, uno azul y uno rojo, y gana el que haya conseguido más puntos, los cuales se asignan en función de la posición en carrera. Eso significa que nuestro trabajo es relevante incluso aunque no seamos capaces de competir con los primeros de la carrera. Quedar cuarto y dejar al rival en quinta posición, en lugar de lo contrario, podría ser determinante para que el equipo gane la carrera. Por otro lado, nos encontramos con las potenciales estrategias. Dos usuarios de alto nivel se pueden centrar en que uno de ellos avance y se escape del grupo, mientras el que está detrás se encarga de evitar que los rivales consigan avanzar. Y aquí incluso sería relevante la elección del coche, aunque las diferencias entre todos los participantes serán muy pocas, al estar limitados a determinadas categorías de coches por cada carrera.

En resumen, el juego online tiene un potencial increíble, y está claro que los planes de Evolution Studios, los desarrolladores del juego, eran los de crear una nueva experiencia a la hora de jugar carreras. Puede que todavía lo consigan, pero desde luego los problemas que ha generado el modo online en su lanzamiento le harán tener una etiqueta de mal trabajo y de juego algo mediocre que difícilmente se podrán quitar.

Un juego offline simple y poco completo

En lo que al juego offline respecta no hay mucho que decir. Para los poco acostumbrados a los juegos de coches, nos podemos encontrar con carreras divertidas. Los aficionados a las grandes sagas de simulación como Gran Turismo o Forza Motorsport, no encontrarán ninguna dificultad. Alguna prueba supondrá algo de más trabajo para poder completar todas las carreras con todas las estrellas, pero en ningún momento nos encontraremos con la típica prueba que pensamos que nunca podremos superar. Es un juego bastante asequible en ese sentido. No obstante, si te gustan los juegos de carreras arcade, puede que pases un buen rato jugando partidas offline y desbloqueando coches. Y es que este último factor es uno de los pocos que nos obliga a jugar las carreras offline, el de tener que desbloquear los coches para después jugar online. Todo ello sin olvidarnos de que durante mucho tiempo ha sido el único modo al que hemos podido acceder por culpa de los problemas del sistema online.

Catálogo de coches poco variado

Cualquiera aficionado a los coches disfrutará con el catálogo de vehículos de Driveclub, al principio. Cuando pasen algunos días comenzará a aburrirse de los que hay, porque la variedad en los coches no es su punto fuerte. Se critica a Gran Turismo por la gran proporción y el poco equilibrio que hay entre los coches japoneses y el resto de vehículos, pues Poliphony Digital es japonesa. El nuevo The Crew que se va a lanzar, contará con muchos coches americanos. Y este Driveclub cuenta, casi únicamente, con coches europeos. Eso no tiene nada de malo, pero a quien le gustan los coches... le gustan americanos, japoneses y europeos.

Personalización básica

En lo que a la personalización respecta, nos hemos encontrado con unas opciones que no nos han acabado de convencer. Hay una buena variedad de colores, y el videojuego tiene un aspecto gráfico inmejorable, lo que hace que todos los colores y vinilos luzcan bien. Pero los vinilos no son personalizables, y aunque hay una buena cantidad, al final se hacen algo monótonos. Por otro lado, resulta extraño poner un vinilo poco elegante a un Aston Martin. Casi hubiéramos preferido más opciones de personalización visual en lo que al tuning se refiere, quizás con modificación de los componentes visuales del coche. Si eres de los que personaliza al máximo los coches en los videojuegos, no encontrarás muchas opciones, y si eres de los que no te gusta personalizar, el hecho de que casi todos vayan con personalizaciones tampoco te encantará.

Técnicamente muy bueno, aunque algo escaso

Ya hemos mencionado brevemente que el apartado gráfico es muy bueno. Se han esmerado por crear unos coches con unos gráficos muy buenos, lo que llama la atención de todo aficionado al mundo de los coches y las carreras. Incluso los daños, aunque solo son visuales, también convencen, echando de menos alguna puerta que pudiera romperse, o incluso lunas enteras que pudieran romperse por completo. No obstante, en un juego donde los golpes serán básicos y frecuentes, daños excesivos hubieran provocado que el coche no llegara entero a la meta.

El sonido no está mal, con audio compuesto específicamente para el juego sí se echa de menos algunas canciones más, pues al final acabamos casi siempre escuchando las mismas. El sonido de los motores, aunque acompaña al juego, tampoco es demasiado variado. No podíamos esperar más de un juego en el que el realismo no es la clave.

No encontraremos problemas con el sistema de juego, ni siquiera online. En muchos juegos, cuando jugábamos partidas online, nos encontrábamos que el coche que estaba a nuestro lado de repente desaparecía para aparecer 20 metros más adelante. Eso ocurre muy ocasionalmente en Driveclub, aunque en la mayoría de lo casos no nos encontraremos con esos problemas, y será como si el otro usuario estuviera jugando a nuestro lado.

Sin takedowns, pero sin penalizaciones por colisión

Por último, nos gustaría destacar algo principal. Evolution Studios invita a correr limpiamente. Muchos usuarios del juego también lo quieren así, pero es obvio que parte del potencial del juego reside en la posibilidad de impactar contra otros para evitar que ganen la carrera, o consigan alcanzar a otro componente de nuestro equipo. Existe una penalización por colisión, pero esta no se aplica de una manera muy estricta, pues hay que dar un golpe muy fuerte, a una alta velocidad, lo que generalmente perjudica mucho al que lo recibe, lo que hace que la penalización ni siquiera compense en muchos casos, por no hablar de que no se aplica en muchos otros. Quizás hubiera sido excesivo dar puntos por realizar takedowns, a lo Burnout, echando a un conductor contra las vallas, pero no nos ha acabado de convencer el hecho de que ni penalicen las colisiones de la manera debida, ni acaben de decir que el juego está hecho para colisionar con otros. Nosotros somos de la última opción, si en el juego se puede colisionar, pues entonces dependerá de cada uno hacerlo o no, según crea conveniente, pero esto debería quedar más claro, pues son muchos los usuarios que no están contentos con el tipo de juego, al no quedar claro si es un Burnout, o un Gran Turismo.

Conclusiones

Driveclub debería haber sido lanzado el año pasado. Es un juego de nueva generación, el primer gran juego de carreras que llegaba para PlayStation 4, y es seguro que esto ha presionado a la desarrolladora para lanzarlo cuanto antes, con los problemas del sistema online con los que se han encontrado. Muchos usuarios que lo han comprado por ser el primer gran juego de carreras para PS4, han quedado decepcionados. Además, la compañía lo iba a ofrecer gratis a los usuarios de PlayStation Plus, pero los problemas del juego online han hecho que esto fuera imposible, lo que ha enfadado a muchos otros.

Y entre unas cosas y otras, al final no se ha hablado del juego, porque poco le importa a los usuarios cómo de bueno es el juego online, si no lo van a poder jugar. Nosotros mismos no queríamos escribir el análisis de Driveclub hasta haber podido jugarlo al completo, y ahora que lo hemos hecho, sabemos de sobra lo imposible que habrá sido esto para una persona que no haya podido dedicarse por completo. No son pocas las partidas que no hemos podido jugar porque el sistema online nos ha expulsado.

El juego nos ha encantado, o más bien, nos hubiera encantado. La idea se les ocurrió hace muchos años, cuando fundaron Evolution Studios, pero no tenían forma de ponerla en práctica hasta ahora que el juego online es algo ya convencional. El problema es que todavía hoy no es más que una idea, que promete ser muy buena, pero que no acaba de funcionar, ya no porque tenga errores de concepto, sino por errores operativos que impiden jugar al juego.

Temas Relacionados