Analizamos el Linux más popular

A diferencia de otros sistemas operativos, la evolución en los últimos años de Linux ha sido excepcional. Descubre en esta comparativa los aspectos más importantes que hacen de Linux una apuesta de futuro

Daniel Navarro Martínez

Analizamos el Linux más popular

5 mayo 2010

En los últimos años, Linux ha experimentado una serie de mejoras que lo han convertido en un sistema operativo totalmente funcional y apto para todo tipo de usos. Por eso, hoy en día no es difícil encontrar un equipo con Linux preinstalado. Son varios los factores que han hecho posible su popularización. Su estabilidad y fiabilidad le han dado el primer puesto en el mundo de los servidores. Su versatilidad y su libre distribución han favorecido su adopción en los nuevos dispositivos. A lo que hay que añadir que es un sistema estable, respaldado por grandes empresas, como IBM, Intel u Oracle, y por una gran comunidad de desarrolladores independientes.

Informática más global

Gracias a los avances tecnológicos, sobre todo los referentes a la miniaturización de la electrónica, hoy es posible encontrar dispositivos de toda clase cuya estructura interna es en esencia un ordenador, como es el caso de los smartphones, algunos de los cuales cuentan con procesadores de 1 GHz y 512 Mbytes de RAM, como el Nexus One de Google. Estas tecnologías parecen encontrar en Linux el candidato ideal para soportar su creciente complejidad. Si a todo esto unimos el hecho de que es abierto y de libre distribución, estamos ante la mejor solución.

Un ejemplo reciente de cómo una tecnología relativamente nueva apuesta por un sistema libre lo encontramos en los lectores de libros electrónicos. La mayor parte de ellos, si no todos, son gestionados por Linux. Y no es un caso aislado. En la actualidad, se puede ver una tendencia clara a adoptar el uso de Linux como sistema operativo. Nokia, la principal productora de móviles, ha movido ficha sacando Maemo, un sistema basado en Linux que regirá sus mejores terminales. Palm, la que fuera número uno en ventas de PDAs, también apuesta por Linux. Su Palm Pre es un buen ejemplo de ello, como lo serán las futuras PDAs que lance al mercado.

intro_comprar_linux

Linux en la Red

Ante la avalancha de dispositivos móviles de grandes capacidades, es difícil predecir lo que puede pasar en el mundo Linux durante esta década que comienza. Atendiendo a la evolución que ha seguido la informática, existe la posibilidad de que los ordenadores de escritorio, como los conocemos hoy, dejen paso a soluciones más compactas. La Nube, esa revolución latente que promete reinventar el mundo de la informática, va a tener un papel esencial en el éxito de Linux. Muchas compañías y organizaciones líderes están pensando en trasladar una buena parte de los procesos que usualmente realizan nuestros ordenadores a Internet.

Es difícil predecir en cuánto tiempo esto será una realidad, pero de lo que no cabe duda es de que Linux desempeñará un papel importante como soporte de su infraestructura. Entre los primeros acercamientos a este concepto, encontramos dos de la mano de OpenSuse y Ubuntu. SUSE Studio, un proyecto que nos permite crear una completa distribución a nuestro gusto, probando su funcionamiento remotamente, sin más necesidad que un navegador. Por su parte, Ubuntu One, que aparece por primera vez en Ubuntu 9.10, permite albergar hasta 2 Gbytes de información en los servidores de Canonical, así como sincronizar contactos y notas.

intro_escritorio_semantico

Productos y metodología

Para nuestra comparativa hemos escogido seis de las distribuciones más populares del momento: Ubuntu 9.10, OpenSuse 11.2, Mandriva 2010, Fedora 12, Qimo 4 Kids y Lula 2010. Si la elección de las cuatro primeras es clara, por ser las más reconocidas, hemos querido añadir dos que podrían ser interesantes para algunos usuarios, como Qimo 4 Kids (pensada para los más pequeños) y Lula (orientada a las universidades de España y Latinoamérica). La gran ausente de esta comparativa es Debian, que esperamos analizar en futuras versiones. Aunque nos habría gustado contar con más desarrollos, no queremos perder la oportunidad de reconocer algunos proyectos populares como Slackware, Gentoo y Arch, orientados a usuarios un poco más avanzados. Como distribuciones ligeras, nos gustaría mencionar Puppy y Mepis.

En cuanto a la metodología, hemos prestado especial atención a puntos clave como el proceso de instalación, poniéndonos en la piel de un usuario con conocimientos medios y valorando el comportamiento de la distribución de cara a ese usuario. Las distribuciones están testadas en una máquina con procesador Dual Core, 2 Gbytes de RAM y tarjeta de gama media.

Cada se puntúa de acuerdo a unos parámetros que definen su calidad; entre ellos se encuentran el tiempo que está soportada, la dificultad de instalación, el sistema de ayuda incluida en la solución, el rendimiento, etc. Una vez obtenidos estos valores, creamos tres perfiles de uso: doméstico, corporativo y servidor. Para cada perfil, ponderamos los diferentes valores obtenidos anteriormente, de tal forma que aquellos con más relevancia puntuarán más (por ejemplo, en un perfil doméstico puntúan más la facilidad de instalación y la ayuda; en uno servidor, el rendimiento, la fiabilidad o el tiempo de soporte; en uno corporativo, la integración con otras redes o los menús que faciliten la gestión). Del cálculo de la media ponderada se obtienen las distintas notas que conforman la puntuación final de cada distribución.

Hacia el escritorio semántico

Nepomuk es el nombre de un proyecto desarrollado en los últimos años, que cuenta con el apoyo de diversas instituciones y empresas, y subvencionado en su mayor parte por la Unión Europea. Su objetivo es desarrollar la metodología, las estructuras de datos y las herramientas que permitan realizar una reorganización de la información contenida en nuestro sistema, de tal forma que pueda ser tratada de forma automática y compartida con un sistema global. Nepomuk es la puesta en marcha de una idea más genérica conocida como escritorio semántico.

En la actualidad, se está desarrollando una implementación de estos resultados en KDE4. Junto a Nepomuk, encontramos nombres propios asociados a esta tecnología, como Soprano, el soporte de base de datos semánticas; Strigi, el indexador de archivos; y Akonadi, el buscador y clasificador de e-mails, agendas,…. En breve, dispondremos de la posibilidad de organizar de forma automática los ficheros, contactos, correos, calendarios, música, etcétera de nuestro equipo, lo que dará una nueva dimensión a nuestra información.

Prueba Linux sin riesgos

Si quieres probar una distribución Linux pero no te atreves por miedo a que algo se pueda borrar de tu disco duro, te proponemos seis formas para hacerlo sin riesgos.

LiveCD: Casi todas las distribuciones disponen de una versión LiveCD. Para probar Linux de esta forma, solo tendremos que meter ese CD y encender el ordenador. A continuación, se cargará un completo sistema operativo en memoria, que nos permitirá probar la distribución y que desaparecerá sin rastro en cuanto retiremos el CD y reiniciemos nuestro PC.

Máquina virtual: programas como VMware y VirtualBox nos permitirán crear una máquina virtual, que funciona como un ordenador independiente y, sobre ella, podremos instalar cualquier distribución Linux.

Wubi: Programa para Windows desarrollado por Canonical que facilita instalar Ubuntu como un software más. Una vez cargado, cada vez que encendamos el ordenador se nos dará la opción de usar Ubuntu o Windows. Podremos desinstalarlo en cualquier momento.

opinion_lomejor

SUSE Studio: Ofrece la interesante posibilidad de probar el resultado final, a través de un navegador web, sin necesidad de instalar nada en nuestro ordenador.

USB: Al igual que un LiveCD, es posible usar un pendrive para probar Linux. Distribuciones como Ubuntu u OpenSuse cuentan con herramientas para crearlo. Mandriva incluso vende uno con el sistema preinstalado. El funcionamiento es muy parecido al de un LiveCD, pero, a diferencia de éste, podremos grabar información en él.

Linux Portable: Existen algunos proyectos que nos permiten ejecutar Linux como un programa portable. El más conocido es Ubuntu Portable Remix. Con tan solo descargar un archivo, podremos probar Linux desde Windows como una aplicación más.

La opinión de PC Actual: destacan pero pueden mejorar

Tras haber analizado las seis distribuciones elegidas para nuestra comparativa, nos ha sorprendido lo sencillo e intuitivo que resulta desenvolverse con ellas. Lejos quedan aquellos tiempos en los que era necesario ser un experto para poder sacar partido a una distribución. A día de hoy, cualquier usuario puede disfrutar de un completo sistema operativo libre, abierto, gratuito y lleno de aplicaciones.

Buena experiencia de usuario

Hemos valorado distintos aspectos de las distribuciones, como la capacidad para adaptarse a diferentes entornos de trabajo o para brindar una mejor experiencia de usuario. Entre todas, creemos que Ubuntu merece ser la ganadora, ya que encontramos que es una solución muy completa, fácil de usar y en la que se nota un gran esfuerzo para ponerse en la piel del usuario. Hemos de reconocer que ha mejorado su aspecto visual y va ganando elegancia con cada nueva edición. El nuevo gestor de aplicaciones es un punto a favor y podría ser de mucha relevancia en el futuro.

Eso sí, todavía le falta ese toque profesional que caracteriza a otras distribuciones como OpenSuse, la distribución que mayor nota ha sacado como solución empresarial y no es de extrañar, gracias a su excelente sistema de gestión y su capacidad de trabajar con otras redes. El diseño es inmejorable y creemos que es una de las mejores propuestas, aunque debería mejorar el sistema de instalación de paquetes, que resulta un poco lento.

opinion_ganador

Fedora sigue en su línea innovadora y cuenta con las últimas tecnologías. Es una distribución muy equilibrada aunque debería dar un mayor soporte. El escaso año que ofrece puede quedarse corto para ciertos proyectos de larga duración, aunque su mayor inconveniente es quizá que todavía sigue requiriendo un conocimiento un poco avanzado en ciertos casos, lo que la aleja de ser una distribución apta para un usuario novel. Mandriva, por el contrario, puede presumir de ser fácil de usar y nos ha sorprendido gratamente en esta nueva edición. Fiel a su ideología de sistema fácil, pensamos que es una distribución ideal para tantear Linux, aunque le falta un toque profesional para abarcar más usuarios.

Qimo es una distribución pensada para los más pequeños y nos ha gustado mucho la forma en la que está orientada. Sin embargo, echamos en falta un soporte oficial y un sistema de control parental adecuado, aunque prometen incluirlo en futuras versiones. Lula 2010 es un proyecto muy bien respaldado, que estamos seguros de que va a ir adquiriendo relevancia a medida que vaya reuniendo un mayor número de aportaciones. Su principal desventaja es quizá la elección de Ubuntu 9.04 como base, ya que ésta apenas va a estar soportada unos meses tras el lanzamiento de Lula. La elección de una versión LTS habría sido quizá una opción mejor.

Lo mejor: La comunidad de Linux

Si hubiera que pensar en el sistema operativo que más ha evolucionado en los últimos tiempos, sin duda, Linux sería el elegido. Es meritorio el esfuerzo de las miles de personas que dedican su tiempo libre a aportar desinteresadamente sus buenas ideas para el beneficio de los demás. Linux es el mayor proyecto de software colaborativo del mundo y merece este reconocimiento

Lo peor: La falta de software comercial

Aunque Linux cuenta con un gran despliegue en distintos ámbitos de la informática, el hecho de no tener una gran representación en los entornos domésticos hace que algunas de las grandes empresas de software prescindan de lanzar versiones de sus productos. Esto provoca que en ocasiones sea difícil para una persona o entidad hacer de Linux su sistema de referencia. Afortunadamente, cada vez son más empresas que sacan versiones de su software para Linux.

Temas Relacionados