Comparativa

Analizamos nueve servicios gratuitos de correo electrónico

Pese al auge de las redes sociales y de los servicios de mensajería instantánea, el correo electrónico sigue constituyendo la herramienta más esencial para la comunicación y el intercambio de información

Sergi Puertas

Comparativa clientes de correo web 1

6 junio 2012

Pese al auge de las redes sociales y de los servicios de mensajería instantánea, el correo electrónico sigue constituyendo la herramienta más esencial para la comunicación y el intercambio de información. Para obtener una cuenta gratuita, basta con rellenar un formulario, pero ¿cuál?

Al contratar la conexión a la Red con nuestro ISP, en la inmensa mayoría de los casos, en el paquete se incluyen una serie de cuentas de correo asociadas que podemos definir y personalizar a nuestro antojo. Si nos decantamos por utilizarlas como predeterminadas, contaremos con diversas ventajas.

Por una parte, dado que nos las facilita nuestro propio proveedor de Internet, las velocidades de transferencia serán sustancialmente altas. Tratándose de servicios que se engloban en un paquete de pago, además, las cuotas de disco acostumbran a ser más que suficientes para que podamos mantener gran cantidad de correo en nuestra cuenta. Por supuesto, disfrutaremos de asistencia. No obstante, cabe tener siempre presente un inconveniente insoslayable y muy disuasorio: ¿qué sucede si más adelante decidimos poner nuestra línea en manos de otro ISP?

Comparativa clientes de correo web 2

Casi todos los servicios puestos a prueba nos brindan la opción de personalizarlos mediante temas. Es el caso de AOL Mail, que incluso efectúa sugerencias en fechas señaladas

Independizándonos de nuestro proveedor

Efectivamente, en buena parte de las ocasiones, perderemos el acceso a las cuentas de correo asociadas. Una vez el nuevo ISP nos facilite nuestras direcciones de e-mail, tendremos que configurarlas e informar de ello a todos nuestros antiguos contactos, lo cual puede resultar un verdadero incordio y dar lugar a un sinfín de problemas si cambiamos de proveedor con cierta regularidad aprovechando las ofertas que constantemente surgen en este ámbito.

Comparativa clientes de correo web 3

Al dar de alta una cuenta en FastMail, podremos seleccionar entre diversos dominios

La alternativa no es otra que seguir abonándole el servicio de e-mail a nuestro antiguo ISP, además de pagar por la nueva conexión de ADSL. Una opción poco justificable si tenemos en cuenta que existe un amplísimo abanico de proveedores gracias a los cuales podemos obtener cuentas gratuitas. Nos bastará con dar de alta una de ellas a través del correspondiente formulario on-line para disfrutar de servicios equivalentes con total independencia de nuestro proveedor de Internet.

Desde la web o desde tu cliente preferido

Durante buena parte de los años 90 lo habitual era utilizar un cliente de correo mientras que el webmail se ofertaba prácticamente como un servicio de emergencia que nos permitía enviar y recibir e-mails en situaciones excepcionales. Frente a ello, nuestros hábitos han ido cambiando hasta dar como resultado el panorama que hoy se nos plantea.

Efectivamente, la evolución del lenguaje HTML y el advenimiento de la Web 2.0, en la que ya no es necesario refrescar las páginas para que los cambios operados en los servicios se reflejen en ellas en tiempo real, han transformado las rudimentarias plantillas de antaño en potentes interfaces igualmente accesibles desde el navegador y equiparables a los clientes de correo que instalamos en nuestras unidades de disco.

No es pues de extrañar que un porcentaje muy elevado de usuarios haya ido decantándose por prescindir de Microsoft Outlook, Eudora y de las demás aplicaciones que se ofrecen para la descarga y gestión para delegar esta función en el propio navegador.

Comparativa clientes de correo web 4

Por insólito que parezca, a la hora de dar de alta una cuenta Premium, la página de Hotmail nos solicita el número de tarjeta de crédito sin siquiera informarnos acerca del precio

A raíz de este fenómeno, resulta también sencillo comprender por qué la descarga de correo a través de los protocolos POP e IMAP, que en el pasado buena parte de los servicios ofrecían únicamente en régimen Premium, se haya democratizado hasta el punto de que hoy se incluye gratuitamente en la mayoría de los servicios. En realidad, descargar correo y borrarlo del servidor a través de la configuración POP3 de nuestro cliente puede convertirse más en un inconveniente que en una ventaja, pues si en el futuro precisamos efectuar consultas, no nos quedará otro remedio que situarnos frente a nuestro equipo.

Como veis, es un requisito nada deseable en estos tiempos en los que el alojamiento en la Nube se ha convertido en nuestro mejor aliado. La comunicación bidireccional que nos brinda IMAP y que nos permite trabajar desde ambos frentes, sin embargo, constituye una opción muy a tener en cuenta. De ahí que, a la hora de llevar a cabo una selección de servicios, nos hayamos decantado mayoritariamente por aquellos que implementan esta característica.

Loading...
'); doc.close(); });