Comparativa

Analizamos seis modelos de navegadores GPS

Llegar al destino pretendido sin complicaciones, ahorrar combustible, evitar atascos y saber siempre adónde acudir... Estas son las claves que explican la popularidad de los sistemas de geolocalización

Alberto Castro Gallardo

Comparativa GPS 248

10 marzo 2014

Por obra y gracia de la navegación por satélite, estar dando vueltas en busca de la salida correcta o perdernos en una maraña de calles que no conocemos en una ciudad ajena es cosa del pasado.

Así, a mediados de la pasada década, los navegadores GPS se convirtieron en uno de los aparatos tecnológicos más deseados, produciéndose un auténtico boom en el mercado solo comparable al de los reproductores MP3 portátiles. Pero precisamente han sido estos dos productos los que más han sufrido el envite de los teléfonos inteligentes y, en el caso que nos atañe, lo normal es que los terminales más recientes sean capaces de mostrar nuestra ubicación.

Es más, incluso los fabricantes y proveedores que mayor prestigio atesoran en este sector comercializan aplicaciones compatibles con iOS, Android y otros sistemas operativos móviles, con las que obtener instrucciones guiadas y una experiencia de uso similar a la de los navegadores de gama de entrada.

Por este motivo, los GPS independientes han tenido que renovarse para no morir, algo que se materializa sobre todo en dos aspectos: especialización y mayor asequibilidad. Si hace un par de años la gama media raramente bajaba de los 200 euros, ahora lo extraño es que superen tal barrera. Y es que, si nos movemos en una horquilla entre los 120 y los 200 euros, podemos encontrar dispositivos con la suficiente calidad y funciones como para contentar al usuario más exigente.

Un mercado concentrado

Al mismo tiempo que las aplicaciones para móviles han irrumpido con fuerza en este ámbito, se ha producido una desbandada generalizada de los habituales de la electrónica «low cost» (o lo que es lo mismo, esas marcas que suelen comercializar todo tipo de gadgets a precio asequible y con funciones básicas), mientras que ciertas fusiones y absorciones han acabado por limitar notablemente las alternativas disponibles.

Tanto que podemos contar con los dedos de una sola mano los fabricantes que quedan: TomTom y Garmin repartiéndose más de dos tercios del mercado (según datos de las principales consultoras), y, como siguientes opciones, Mio (que se fusionó con Navman) y la española Vexia. Y para acabar de concentrarlo todo más si cabe, el pasado verano Navigon fue adquirida por Garmin, pasando a ser su segunda marca.

Pero la homogeneización no acaba aquí, ya que la cartografía que suele incluirse en todos estos aparatos responde, a grandes rasgos, a apenas dos alternativas: Tele Atlas o Navteq (propiedad de TomTom y Nokia, respectivamente).

Comparativa GPS 248 intro 4

El sistema de sujeción de los navegadores suele ser de quita y pon, aunque algunos dispositivos lo traen ya integrado en la propia carcasa

De este modo, es francamente difícil encontrarse con sorpresas desagradables y dispositivos que no ofrezcan un funcionamiento satisfactorio, y de hecho buena parte de las funciones más avanzadas son comunes en todos ellos: indicación del carril a ocupar para no saltarnos una salida, cálculo de la ruta más eficaz, avisos de límites de velocidad y radares, puntos de interés (POIs), visualización de mapas con perspectiva 3D, cambio automático entre modo de día o noche… En definitiva, todo un valor seguro para que nuestros desplazamientos estén libres de contratiempos.

En consecuencia, son otras características más específicas las que marcan la diferencia: rutas a pie o en bicicleta, control por voz, integración con el teléfono móvil (manos libres), nombres de las calles pronunciados y, sobre todo, los servicios en línea, que ofrecen información detallada sobre el tráfico en tiempo real, búsqueda mediante Google e incluso integración con redes sociales.

Para todas las necesidades

La navegación por satélite, como es lógico, no solo resulta útil para los automovilistas, y en consecuencia existen productos específicos para deportistas, faenar en alta mar o hacer senderismo, en los que tanto la cartografía como la idiosincrasia del propio dispositivo se adaptan a un uso concreto.

Pero si nos centramos en la conducción, también hay diversificación, comenzando por productos distintos para motos y coches. Si estamos interesados en un GPS para este último vehículo, podemos escoger entre los que están integrados en el salpicadero (normalmente con precios que rondan los mil euros) y los portátiles que se colocan en el parabrisas, protagonistas de esta comparativa.

Comparativa GPS 248 intro 3

Los modelos más avanzados son capaces de mostrar la situación del tráfico en tiempo real

Si hace unos años lo normal era interactuar con ellos con la ayuda de un lápiz táctil, ahora se prescinde de él y se manejan únicamente con los dedos, como haríamos con un teléfono móvil de última generación. Por tanto, una diferencia a tener en cuenta a la hora de decantarnos por un modelo u otro es el tipo de tecnología empleada en la pantalla: resistiva (que nos obliga a ejercer presión) o capacitiva (basta con tocar suavemente). Igualmente, el tamaño en pulgadas puede variar, siendo las más demandadas las de 4,3 y 5”, ambas en formato panorámico.

Aspectos de compra

Al margen de las propiedades de la pantalla y lo atractivo que nos parezca el diseño del navegador, existen otros factores en los que debemos fijarnos. El fundamental, por lo que acabará determinando el uso que le daremos, son los mapas incluidos. Los más asequibles son los de la península ibérica, a partir de los cuales iremos ascendiendo hacia Europa Occidental (unos 23 países, por lo general), Europa completa (45) y otras regiones del mundo (como EE.UU. y Canadá, Australia y Nueva Zelanda, Sudáfrica o Oriente Medio, entre otras).

Comparativa GPS 248 intro 2

Pero no solo atenderemos a la zona en cuestión, sino también al precio de las actualizaciones que los fabricantes lanzan y la regularidad con la que lo hacen (trimestral, semestral o anual, por ejemplo). Algunos modelos vienen con mapas gratis de por vida, otros con garantía de actualización durante los tres primeros meses siguientes a la adquisición del producto y otros incluso permiten modificarlos con las correcciones que uno mismo introduzca, así como beneficiarse de las que efectúen otros usuarios. Y por si fuera poco, existe la opción de alquilar ciertos mapas de forma puntual, ideal si nos vamos de vacaciones al extranjero.

El sistema empleado para adherir el GPS al parabrisas es la otra gran característica relevante. Por lo general, colocaremos el dispositivo con la ayuda de una ventosa y una pequeña palanca que extraerá el aire al moverla, para una sujeción más segura y firme. Este accesorio suele constar de dos piezas desmontables que se encajan en unas muescas de la carcasa del GPS, pero también puede ser de tipo magnético (tan fácil de poner como utilizar un imán) o estar integrado en el propio cuerpo del dispositivo y plegarse sobre sí mismo.

Por último, la forma en la que se lleva a cabo la actualización de mapas y software también puede ser importante, ya que algunos fabricantes solo dan soporte a ordenadores con Windows, con lo que si usamos Mac o Linux tendremos un problema, o deberemos recurrir a la instalación manual a través de tarjetas de memoria (siempre y cuando dispongamos de esta prestación).

Loading...