Análisis

Android 4.2.2, el gigante que ha sabido reinventarse

Google ha tropezado varias veces en su carrera por tratar de alcanzar a iOS, pero desde que apareciera Android 4.0 Ice Cream Sandwich, la plataforma móvil de Google ha demostrado su verdadera ambición

Javier Pastor

Android 4.2.2

29 abril 2013

Las mejoras visuales y de usabilidad en la interfaz y la llegada del tema por defecto, Holo, son claras muestras del largo aprendizaje que ha vivido el sistema operativo móvil de Google.

La interfaz de usuario permite un nivel de personalización extremo, tanto a través de las opciones de configuración nativas como a través del uso de todo tipo de aplicaciones que aportan lanzadores, fondos de pantalla, widgets, o iconos y tipografías que demuestran la camaleónica personalidad de una plataforma adaptable a todos los gustos y necesidades.

A esa capacidad de personalización se le suma la oferta de aplicaciones y juegos disponibles en Google Play, la tienda oficial de software que ofrece tanto utilidades gratuitas como de pago. Su concepción de la seguridad, con aplicaciones ejecutadas en sandboxes, permite minimizar los riesgos de que amenazas de este tipo logren acceder fácilmente a áreas restringidas.

Android 4.2.2 detalle

La integración del asistente de voz Google Now, más ambicioso que Siri, es una de las últimas novedades destacadas de esta plataforma

La voz como protagonista

La llegada del citado Android 4.0 en octubre de 2011 trajo consigo importantes mejoras, tales como la llegada del navegador Chrome a Android, la aceleración hardware en la interfaz de usuario o la capacidad de transferencia de archivos a través de Android Beam. Y, sin embargo, todas ellas fueron ensombrecidas por la integración de la voz, que ya había aparecido en ediciones anteriores, pero que a partir de ese momento cobraría una relevancia especial.

De hecho, en Android 4.1 Jelly Bean, esa apuesta por el reconocimiento de voz se consolidó con Google Now, probablemente uno de los proyectos más ambiciosos de esta empresa y que quiere ir más allá de lo que Apple trata de realizar con Siri.

Por ahora, la característica está aún en pleno desarrollo, pero sus posibilidades podrían transformar el mundo de la movilidad, algo que también hemos podido ver en el revolucionario proyecto Google Glass de la empresa de Mountain View.