Especial

25 años de procesadores: más potencia y menor tamaño

Pese a algún momento de nerviosismo por el acoso de rivales como Cyrix y, sobre todo, AMD, Intel ha liderado la evolución de los micros en los sistemas personales

Javier Rodríguez

25 años de procesadores

3 julio 2013

Pese a algún momento de nerviosismo por el acoso de rivales como Cyrix y, sobre todo, AMD, Intel ha liderado la evolución de los micros en los sistemas personales.

Resumir 25 años de la historia de los procesadores no es tarea fácil, especialmente cuando sobre dicha evolución se producen diversas ramificaciones en segmentos como el de los servidores, estaciones de trabajo, sistemas dedicados o los utilizados en los diferentes dispositivos personales que han mutado a lo largo de la evolución en los actuales teléfonos inteligentes y tabletas.

PC Actual nace en la era de la multitarea

A mediados de los años 80, en 1985, vio la luz el microprocesador 80386 con 275.000 transistores y un coste de desarrollo de cien millones de dólares a lo largo de los cuatro años en los que fue diseñado.

La belleza del 80386 radica en que proporcionaba tres modos de funcionamiento (los dos primeros presentes en el anterior 80286): real, protegido y virtual. Con el primero se proporcionaba una compatibilidad de código con el 8088, mientras que en el modo protegido era donde se comenzaba a destapar el potencial del procesador. El modo virtual constituía la verdadera estrella, pues introducía la capacidad de simular el funcionamiento de varios 8086 trabajando a la vez de forma independiente, aunque en realidad se utilizaban técnicas de segmentación de tiempo.

En definitiva, fue el primer procesador en introducir el concepto de multitarea en tiempo real de cara al usuario. A medida que se fue aumentando de rendimiento hasta los 33 MHz, en torno a 1990, se encontró que el principal cuello de botella era el representado por los sistemas más lentos, como la memoria o el disco duro.

25 años de procesadores 6

1991 sería el año en el que los fabricantes de procesadores compatibles alternativos a los proporcionados por Intel plantarían cara al gigante. El apogeo de los chips 386SX por parte de Intel, que representaban la versión más económica de los DX, supuso la piedra de toque para que la ya por entonces suministradora de chips alternativos AMD anunciase que fabricaría sus propios microprocesadores Am386. Sin cumplirse el año, ya había vendido el millón de unidades.

No obstante, no sería AMD la única empresa determinada a romper la hegemonía de Intel. Así Chips & Technologies también anunciaría una gama de micros de 16/32 bits compatible con el i386; mientras que Cyrix ya era conocida por sus coprocesadores matemáticos compatibles con los iX87 y contaba con versiones de los clónicos i387SX e i386DX.

En 1989 Intel lanzaba el i486, aunque no se comercializaría hasta el 90, superando por primera vez el millón de transistores integrados e incorporando el coprocesador matemático.

Pentium, el inicio de una nueva etapa

Uno de los puntos de inflexión en la trayectoria de los procesadores Intel fue 1993. La presentación del Pentium en versiones de 60 y 66 MHz y con más de tres millones de transistores supuso un salto radical en cuanto a potencia, con sus cerca 100 MIPS (millones de instrucciones por segundo). Esto suponía el doble de lo que era posible con el 486DX2 a 66 MHz y hasta cinco veces más en comparación con el i486 a 33 MHz.

Una de las principales características a destacar en el Pentium es que fue el primero de los micros del fabricante capaz de procesar dos instrucciones en paralelo, y de forma completamente independiente, por cada ciclo de reloj, para lo cual contaba con pipelines independientes. Además el Pentium sería el primero en presentar un ancho de bus de 64 bits, permitiendo así duplicar la cantidad de datos transferidos en un único ciclo de reloj. Los primeros Pentium llegarían a España en de julio de 1993.

En el verano de 1994, saltaría la alarma (o polémica) que enzarzaría de algún modo a IBM con Intel. Por lo visto, el Pentium presentaba errores de cálculo de coma flotante a partir del decimonoveno dígito decimal en circunstancias muy poco probables (estamos hablando de una entre cada 9.000 millones de pares de números aleatorios). Intel zanjó la cuestión comprometiéndose a sustituir el procesador defectuoso a cualquier usuario que se sintiese afectado por el problema.

Por supuesto, PC Actual dio cumplida información de todo aquello en un completo informe publicado en enero de 1995. Pero, el punto final a la discusión sobre Pentium llegaría con el anuncio de la sexta generación, P6, en febrero de 1995 y que se materializaría en noviembre del mismo año en la familia Pentium Pro. Esta tecnología también sería la utilizada por Intel en sus Celeron, Pentium II, II Xeon, Pentium III y III Xeon.

25 años de procesadores 5

«El componente principal de cualquier ordenador es el microprocesador, pero también alcanza esa categoría la placa en la que se aloja» (Septiembre de 1995 - PC Actual)

Algo más tarde, en 1997, los Pentium MMX venían a paliar de algún modo los cuellos de botella impuestos por componentes del sistema, tales como la gráfica, la memoria o el sonido. Sin embargo, las 57 instrucciones específicas MMX imponían como restricción que no se pudiese utilizar simultáneamente el coprocesador matemático, cuyo juego de registros era empleado por las instrucciones MMX. La aceleración proporcionada por estos procesadores no solo se ceñía al software específicamente multimedia o juegos, sino también al de retoque fotográfico y de dibujo.

Con todo, el plato fuerte del año sería la presentación del Pentium II, con el que se rompía el concepto de procesador con inserción en zócalo por el de una integración del procesador en una tarjeta propia junto con otros chips dirigidos a aumentar el rendimiento del conjunto. Todo ello estaba presentado en forma de cartucho que debía insertarse en una ranura especial.

El comienzo del año 2000 se estrenaba con el anuncio por parte de Intel y AMD de sendas versiones de sus procesadores Pentium III y Athlon con velocidades de 800 MHz y que llegarían al hito de 1 GHz en mayo. Además, Intel también inauguraba la tecnología SpeedStep, mediante la cual se dotaba a los procesadores de la inteligencia necesaria para determinar la velocidad y voltaje al que debían operar. En 2002, le tocaría el turno a la tecnología HyperThreading de Intel, que manejaba de forma simultánea varias instrucciones en paralelo, permitiendo que el sistema operativo viese el procesador físico único como si fueran dos lógicos.

AMD, por su parte, nos traería a principios de 2003 su procesador Opteron de 64 bits, manteniendo la compatibilidad con la extensa base de software de 16 y 32. Poco después llegaría el Athlon de 64 bits dirigido al mercado de consumo con buses HyperTransport capaces de alcanzar tasas de transferencia de 6,4 Gbytes/s.

25 años de procesadores 4

La aceleración de los micros

En 1992, Intel lanzaría su propia solución de aceleración basada en procesador bajo la denominación OverDrive. A partir de ese momento, iría mejorándose y acompañando a cada uno de los sucesivos procesadores. La finalidad de dicho conjunto de chips OverDrive era la de acelerar el rendimiento hasta en un 70% sobre el que, por aquel entonces, se venía obteniendo mediante los procesadores 486SX y 486DX (ambos de 32 bits).

Otro enfoque de aceleración adoptado por el gigante de los microprocesadores sería el representado por su serie 486DX2, en la que se prporcionaban 66 MHz mediante un «duplicador de reloj». Lo que en realidad significaba esto era que el procesador podía funcionar al doble de velocidad que el resto de los componentes del sistema. De este modo, los fabricantes podían utilizar sistemas más sencillos y económicos de 33 MHz añadiendo este procesador para obtener un rendimiento superior.

25 años de procesadores 7
Loading...