Aplicaciones para móviles

Para lo que más usamos el móvil es para hablar con otras personas, pero no es menos cierto que la telefonía actual pone a nuestro alcance otros servicios de comunicación: desde los mensajes de texto o multimedia hasta la videoconferencia, pasando por la conexión a Internet, el chat o la descarga de mails

Aplicaciones para móviles

7 febrero 2008

Con la llegada de la telefonía móvil digital se dotó a los terminales móviles de la facultad de enviar y recibir datos, abriendo de esta forma la puerta a la posibilidad de ofrecer a los usuarios nuevos servicios además de la simple llamada de voz. Con el tiempo, las nuevas tecnologías han aumentado, además, la capacidad de este intercambio de datos, por lo que el tipo de servicios han podido crecer en número y posibilidades.
Además de los servicios propios de las llamadas de voz (contestador, llamada en espera, llamada con varios interlocutores, identificación de la llamada…), existen nuevos servicios que complementan la comunicación. Naturalmente, los teléfonos también han tenido que adaptarse a esta avalancha de servicios, con nuevas pantallas y teclados pero también nuevo software para que les sea posible utilizar estos recursos.
La revolución de los mensajes de texto
Los primeros servicios en aparecer al desarrollarse la telefonía móvil digital fueron los de los mensajes de texto o SMS. Se trata de textos de hasta 160 caracteres que podemos enviar a otro teléfono y que lo recibirá cuando esté conectado a la red. En el caso de querer enviar un mensaje más largo, el texto se dividirá automáticamente en tantos mensajes como sean necesarios para que todo sea enviado. De esta forma, si el destinatario está fuera de cobertura, tiene el teléfono apagado o su línea está ocupada, recibirá el mensaje en cuanto esté disponible. Aunque parezca un servicio sencillo, lo cierto es que los mensajes cortos de texto han revolucionado nuestra forma de comunicarnos. También suponen un negocio de proporciones más que respetables. No en vano se calcula que en 2006 movió más de 80.000 millones de dólares en todo el mundo.
Con el tiempo, la versatilidad de los mensajes SMS ha sido utilizada por las operadoras para proporcionar servicios añadidos al usuario e, incluso, como poderoso medio publicitario. No hay que olvidar que el parque de teléfonos móviles supera al de las audiencias de televisión. En cuanto a los servicios, las operadoras utilizan el SMS para enviar avisos a sus usuarios, como la recepción de un mensaje de voz o detalles sobre la facturación.
También es posible contratar una amplia oferta de avisos de texto para que el usuario pueda recibir noticias breves en su teléfono, cotizaciones en bolsa, estado de las carreteras y una gran cantidad de información. Por otro lado, los mensajes SMS se han convertido en un medio para hacer interactiva la televisión. Muchas cadenas ofrecen en sus programas la posibilidad de comentar en directo ciertos temas a través de mensajes cortos que son mostrados en pantalla, o incluso de realizar votaciones en directo. También ofrecen la posibilidad de participar en concursos y promociones a través de SMS con tarificación especial, en los que tendremos que dar respuesta a una pregunta que se nos propone. La inmensa popularidad del SMS y la gran difusión de los teléfonos móviles han supuesto, como hemos visto, un gran impacto en la forma de comunicarnos, pero incluso también un impacto en el lenguaje. Para poder concentrar la mayor información posible se ha desarrollado un lenguaje alternativo con palabras mucho más breves por parte, sobre todo, de los adolescentes.
Sobre este nuevo vocabulario ya se han publicado numerosos libros, incluso la Real Academia de la Lengua parece dispuesta a realizar un estudio al respecto. El funcionamiento del sistema de mensajes cortos es el siguiente: el usuario envía un mensaje y marca un destinatario para el mismo. Este mensaje es transmitido a través de la red de telefonía móvil hasta el centro de mensajes o SMSC. El centro de mensajes intenta enviar el mensaje inmediatamente a su destinatario. Si no lo consigue coloca el mensaje en cola para realizar un intento posterior. En la actualidad algunas redes de telefonía fija, como la de Telefónica, ofrecen la posibilidad de recibir y enviar mensajes cortos desde teléfonos fijos, incorporando a su propia red sus centros de mensajes.
Mensajes multimedia
Los mensajes multimedia o MMS son el resultado de la evolución de las redes digitales, que con el aumento de la capacidad de transmisión de datos ofrecen la posibilidad de transmitir contenidos más voluminosos en cuanto a la capacidad de información. Ante este aumento de capacidad se enriquecieron los mensajes de texto SMS con contenidos multimedia como son imágenes, audio o vídeo, o una combinación de ellos. El límite de tamaño que pueden tener estos mensajes suele ser de 100 a 300 Kbytes. La aparición de este estándar provocó la incorporación, entre otras cosas, de las primeras cámaras digitales integradas en los terminales móviles, ya que esta combinación tiene múltiples aplicaciones.
La estructura de los mensajes MMS se asemeja a la de una presentación: cada página contiene un elemento multimedia o de texto que puede ser acompañado por un archivo de sonido. El destinatario podrá reproducir el mensaje página por página para visualizar o escuchar la información. La compatibilidad entre los formatos multimedia que el teléfono del emisor es capaz de crear y los que el teléfono del receptor es capaz de reproducir se soluciona en ciertas redes a través de un sistema de conversión instalado en la central de mensajes.
Correo electrónico y mensajería
Aunque el SMS es un sistema fácil y rápido de intercambiar mensajes, lo cierto es que el correo electrónico resulta más práctico a la hora de comunicarse y, por otro lado, no tiene las limitaciones de contenido de los mensajes MMS.
Por todo ello, la posibilidad de descargar nuestro correo electrónico en el teléfono móvil es una utilidad muy apreciada, sobre todo en entornos profesionales que precisan estar permanentemente conectados con el mayor número de servicios posible. El correo electrónico es clave en estos entornos pues permite el intercambio de documentos como archivos de texto, presentaciones y otros.  En principio, algunas operadoras ofrecen un sistema pasarela que permite recibir como mensajes de texto los correos electrónicos enviados a una determinada dirección de correo asociada con nuestro número de teléfono.
Los servidores de correo de la compañía de comunicaciones recibirán el correo y lo enviarán a través de la central de mensajes SMS. Al enviar un e-mail desde nuestro móvil se sigue el proceso inverso. Algunas compañías permiten también el acceso al correo a través de una llamada de voz. En ocasiones también se ofrece un servicio de pasarela de fax que podremos visualizar en nuestro terminal al acceder al correo. Además de estos sistemas también es posible consultar cuentas de correo electrónico a través de una conexión a Internet. Por un lado accediendo a una página con correo web compatible con WAP (o HTML si el teléfono dispone de un navegador web completo) o directamente al servidor de correo que aloje nuestra cuenta, siempre que nuestro terminal disponga del cliente de correo electrónico adecuado. Uno de los problemas que nos encontramos al utilizar el servicio de correo electrónico es la descarga de archivos adjuntos. Si no disponemos de una conexión lo suficientemente rápida tendremos bloqueada la descarga de correo durante largo tiempo si es que nos han enviado un mensaje con un fichero adjunto de cierto tamaño. Para evitarlo es posible configurar el cliente para que no descargue mensajes que ocupen determinado espacio, pero entonces no podremos acceder a ese contenido. La otra opción es el sistema push utilizado por los terminales tipo BlackBerry, del que tenéis más información en el recuadro adjunto.
Otra forma de comunicación muy popular en Internet es la de los programas de mensajería instantánea. Las operadoras de telefonía móvil también ponen a nuestra disposición servicios de este tipo basados en los programas más populares dentro de Internet. Simplemente necesitaremos conocer el sobrenombre de nuestro contacto para poder intercambiar mensajes.
Videollamada ¿las llamadas del futuro?
Con la llegada del UMTS se incorporó un nuevo servicio para la comunicación de los usuarios de telefonía móvil: la videollamada. Para realizar una es preciso disponer de un teléfono 3G que disponga de una cámara para videoconferencia, o al que habremos acoplado dicha cámara como accesorio. Mediante este sistema es posible realizar llamadas mientras vemos en pantalla el rostro de nuestro interlocutor. Normalmente, los teléfonos móviles preparados para ser utilizados con este sistema disponen de una cámara adicional en el frontal del teléfono, o de una cámara giratoria para que podamos ver la pantalla a la vez que nos enfoca.
El éxito de la videollamada no ha sido demasiado grande, en parte debido a que las tarifas de llamada son más elevadas que las de voz. Por otro lado, el sistema tiene algunas aplicaciones interesantes como la posibilidad de comunicación de personas sordomudas a través del lenguaje de gestos o la de realizar videoconferencias. En ocasiones, y según la operadora, es posible conectar al servicio de videollamada desde un ordenador o conectar con una webcam desde nuestro móvil. Esto tiene aplicaciones como la de la seguridad y vigilancia de una tienda o de nuestra propia casa. Algunas operadoras ofrecen incluso un buzón de videollamadas a través del servicio de contestador, cuando no estamos conectados o nos encontramos fuera de cobertura. El despegue definitivo de este servicio depende, como hemos apuntado, de una bajada de tarifas y, posiblemente, de una mejora de la tecnología que permita aprovechar mejor el ancho de banda de la conexión.
Servicios multimedia y descargas
Con el gran desarrollo tecnológico que han sufrido últimamente los terminales móviles, actualmente disponemos de teléfonos capaces de reproducir cualquier contenido multimedia, desde canciones en formato MP3 y otros formatos comprimidos hasta vídeos. Y no sólo se trata de que la potencia y el software de los teléfonos lo permita, sino que también las pantallas y los auriculares se han adaptado a estas funciones. En línea con estas posibilidades, y siempre aprovechando las capacidades de la red digital de telefonía, las operadoras ponen a disposición de sus usuarios múltiples servicios multimedia que nos permitirán descargar contenidos a nuestro teléfono.
En la mayoría de las compañías podremos acceder a una tienda de música virtual desde la que cargar en nuestro móvil las canciones que nos gusten para reproducirlas o copiarlas al ordenador. Otro servicio disponible es el de la descarga de vídeos musicales, trailers de películas o series. Más reciente es la posibilidad de conectarnos a un verdadero canal de televisión en directo a través del móvil. Además de estas posibilidades, las operadoras también nos ofrecen un servicio de descarga de aplicaciones y complementos para nuestro móvil. La alternativa es descargar los ficheros por Internet y luego instalarlos en el teléfono, como veremos en un artículo práctico más adelante.
Otros servicios
Uno de los servicios más novedosos que ofrecen las operadoras es el de poder localizar físicamente a un usuario de teléfono móvil. Este sistema utiliza el dato de la potencia de la señal con la que se conecta el teléfono móvil a las antenas más cercanas. A través de una triangulación es posible determinar la posición del teléfono móvil con un error aproximado de 200 metros en zonas urbanas con buena cobertura. Estas coordenadas son procesadas en los ordenadores de la compañía y devuelven un mensaje de texto con la ciudad, calle y número donde se encuentra la persona localizada. Obviamente, el que es localizado tiene que dar su consentimiento para que sus movimientos sean controlados. No es una herramienta tan potente como un sistema GPS, pero resulta eficaz y menos engorrosa, sobre todo en ciudades donde el margen de error es menor. Otros servicios novedosos e interesantes son, por ejemplo, la posibilidad de realizar pagos a través del teléfono móvil con el sistema Mobipay.
Para pequeños pagos, como los de las máquinas expendedoras, sólo hay que enviar un mensaje a un número de teléfono que aparece en la máquina con el código de la misma. Automáticamente el sistema cargará en nuestra cuenta de teléfono el coste del producto. En establecimientos, y para pagos más importantes, será el dependiente el que nos pida el número de teléfono. Nosotros recibiremos un mensaje en el que se nos informa del importe y se nos pide que introduzcamos una clave asociada a nuestra cuenta. Una vez introducida la clave, el pago se habrá realizado.
Internet inalámbrica
El desarrollo de los teléfonos inteligentes, o smartphones, ha aumentado la presencia de terminales con capacidades de conectividad muy amplias. En particular, la posibilidad de conexión a una red inalámbrica WiFi abre un nuevo abanico de posibilidades y servicios muy interesantes. En primer lugar es posible la conexión a Internet en áreas con cobertura WiFi, por lo que podremos acceder a la red con una velocidad de conexión mucho mayor y a unos precios más asequibles. Muy interesante es la combinación de teléfono móvil y voz sobre IP. Cuando un teléfono está equipado con estos dos servicios, puede utilizar ambos indistintamente.
De esta forma, si disponemos de conexión inalámbrica podremos utilizar un servicio de voz sobre IP en vez de utilizar la red de telefonía móvil para realizar una llamada. Esto abarata mucho los costes de llamada, incluso ésta puede ser gratuita si nuestro interlocutor está conectado al sistema de voz a través de un ordenador y no en una red telefónica. Esto, naturalmente, sin contar con los costes de la conexión a través de WiFi. El posible despliegue de WiMax, una versión más potente de la conexión WiFi que tiene como objetivo cubrir grandes áreas geográficas, puede suponer una seria competencia para las operadoras, ya que sus usuarios podrían utilizar voz sobre IP, por ejemplo, en las zonas urbanas que cubriera WiMax sin necesidad de pagar las tarifas de llamadas por móvil. En cualquier caso, la llegada de WiMax parece muy lejana, aunque la tecnología ya está en marcha.
Los BlackBerry
Estos dispositivos surgieron con la necesidad de determinados profesionales de disponer siempre, y de la forma más eficaz y rápida, de sus mensajes de correo electrónico. Para facilitar este acceso, estos dispositivos no utilizan el sistema de cliente de correo electrónico tradicional, en el que el dispositivo y ordenador se conecta al servidor de correo y descarga los mensajes y los archivos adjuntos.
Los BlackBerry utilizan un sistema denominado push mail, que significa que no es el dispositivo el que descarga los contenidos, sino que es el servidor el que gestiona y organiza los mensajes y sus archivos adjuntos y los envía al terminal. El servidor se ocupa de comprimir el contenido de los mensajes y de enviarlo a través de la red al terminal. De esta forma, los mensajes están disponibles desde el momento en el que se reciben y no es necesario descargarlos periódicamente. Se puede configurar el servicio para que sólo se muestren algunos datos de los mensajes para decidir más tarde si descargamos el resto del contenido. De esta forma ahorramos espacio en el dispositivo. Al precisar de un servidor especial en la central de la operadora de comunicaciones, el servicio es de pago. Aunque BlackBerry es la pionera en el sistema de push mail, otros dispositivos ya han entrado en competencia con este sistema, aunque sigue siendo sin duda el más popular.
Push to Talk
Se trata de un servicio que se asemeja en su uso al de los walkie talkies, pero utiliza la red de telefonía móvil para poner en contacto dos usuarios directamente. Este sistema no funciona como las llamadas tradicionales, en las que tenemos que teclear un teléfono, éste pasar a la central y poner en contacto a los dos interlocutores. El Push To Talk pone en contacto a una serie de usuarios con sólo tocar un botón, de forma instantánea. Al igual que con las radios portátiles, las conversaciones no son simultáneas, sino que hay que pulsar para hablar, de forma que sólo se utiliza un canal. El servicio se ofrece en la actualidad por parte de empresas como Vodafone y Movistar para sus clientes empresariales y se ofrece con una tarifa plana.