Aplicaciones portátiles: independizarse del PC es una realidad palpable

La experiencia demuestra que las aplicaciones portátiles y la virtualización son medios muy efectivos para llevarnos nuestro PC a cuestas pero sin tener que cargar con él. Las prestaciones de los medios de almacenamiento USB ofrecen lo necesario para dicha opción

Aplicaciones portátiles: independizarse del PC es una realidad palpable

19 mayo 2008

Las aplicaciones portátiles se pueden clasificar en dos grandes grupos: aquellas que dependen de un lanzador de aplicaciones (donde entrarían U3, PortableApps.com y MojoPac) y las que tienen personalidad propia y pueden descargarse y utilizarse directamente.

 

Los lanzadores lo hacen todo más sencillo, ya que proponen menús fáciles de manejar y que se asemejan al menú de Inicio de Windows. Desde ellos podemos ir ejecutando las aplicaciones portátiles, y también explorar nuestro sistema de almacenamiento portátil como si fuera otra unidad más del sistema sobre el que hemos conectado las llaves USB. Por otro lado, las aplicaciones independientes de repositorios como PenDriveApps o TinyApps (mencionados entre las alternativas destacadas en páginas anteriores) suponen otra visión igualmente interesante.

 

Amplias posibilidades

Como comentábamos, las utilidades portátiles no sólo tienen sentido para llevarlas de un lado a otro; también sirven para aprovecharlas en entornos en los que no disponemos de permisos para la instalación de esas mismas aplicaciones. No son tan cómodas de usar como sus hermanas mayores porque no disponen de un lanzador unificado; pero, al fin y al cabo, siempre podremos crearnos un acceso directo en el Escritorio desde el cual acceder a sus prestaciones. Lo que es evidente es que las posibilidades son excelentes, y prácticamente no podemos destacar unas opciones sobre otras.

 

Las llaves U3 son una opción indicada para aquellos que prefieran ahorrarse problemas: las memorias son ligeramente más caras que las llaves USB convencionales pero no tendremos que instalar el sistema base y el proceso de instalación de aplicaciones es realmente sencillo. MojoPac tiene otra filosofía y se apoya directamente en la virtualización, por lo que resulta adecuado para aquellos que no se conformen con aplicaciones de libre distribución y quieran utilizar las versiones completas de programas Open Source y comerciales. En cuanto a PortableApps, creemos que es actualmente la oferta más interesante para la inmensa mayoría de los usuarios. Es compatible con cualquier medio de almacenamiento extraíble USB y el catálogo de aplicaciones portátiles disponible es fantástico, aunque también U3 y MojoPac pueden presumir de esa virtud. Sea como fuere, todas las ofertas «oficiales» de Portable Apps son aplicaciones de libre distribución, pero existen formas de convertir otras herramientas a este formato.

 

Así pues, nos encontramos ante propuestas totalmente funcionales y que se pueden adaptar a cualquier usuario con mucha eficiencia. No dejéis de probarlas porque os pueden salvar de un verdadero apuro y convertirse en unas herramientas imprescindibles en vuestros desplazamientos.

 

Lo mejor

El amplísimo catálogo de herramientas en «formato portable» permite que podamos llevar en una llave USB todo lo necesario para trabajar con nuestros documentos allí donde vayamos. Además, los cambios se almacenarán en esa llave y no dejaremos huella en el PC al que la conectemos. Por tanto, portabilidad, comodidad  y seguridad máximas.

 

Lo peor

Las unidades USB tienen buenas tasas de transferencia pero no fueron pensadas para que en ellas residiese un sistema operativo completo o una aplicación, de modo que puede que a veces la ejecución de esas aplicaciones no sea tan fluida como desearíamos. Un consejo: en las propiedades de nuestra llave USB podremos mejorar su comportamiento desde la pestaña Directivas al activar la opción Optimizar para rendimiento. Eso sí, no os olvidéis de extraer de forma segura la llave USB cuando acabéis de usarla.