Apple marca un nuevo récord de beneficios gracias a las millonarias ventas de iPhone, iPad y Mac

Los resultados del tercer trimestre del presente año no dejan lugar a dudas: Apple no entiende de crisis, cada informe de resultados de la firma de Cupertino presenta cifras que dan auténtico vértigo, las últimas en hacerse públicas (correspondientes a julio, agosto y septiembre) fijan una facturación de 20.340 millones de dólares y un beneficio neto de 4.310 millones de dólares

19 octubre 2010

Los resultados del tercer trimestre del presente año no dejan lugar a dudas: Apple no entiende de crisis, cada informe de resultados de la firma de Cupertino presenta cifras que dan auténtico vértigo, las últimas en hacerse públicas (correspondientes a julio, agosto y septiembre) fijan una facturación de 20.340 millones de dólares y un beneficio neto de 4.310 millones de dólares.

Mucha culpa de este resultado lo tienen tres de sus productos franquicia, iPhone, iPad y Mac, que han roto los registros conocidos hasta la fecha en la compañía de la manzana, con 3,89 millones de ordenadores Mac vendidos (un incremento del 27% respecto al año anterior), 14,1 millones de iPhones (un crecimiento inapelable del 91% en comparación con el ejercicio anterior) y 4,19 millones de iPads facturados en este último trimestre. Tan solo los iPods no han superado el nivel de ventas del mismo periodo en 2009, al sumar 9,05 millones de unidades, lo que representa un decremento del 11%.

«Estamos sorprendidos con los más de 20 mil millones de dólares de ingresos y más de 4 mil millones de dólares de beneficio logrados; ambos son datos récord para Apple», presume Steve Jobs, consejero delegado de Apple. «Los 14,1 millones de iPhones vendidos representan un crecimiento 91 por ciento sobre el año anterior, batiendo claramente a los 12,1 millones de teléfonos que RIM vendió en su trimestre más reciente. Aún nos quedan algunas sorpresas para lo que resta de este año calendario« concluye un exultante Jobs.

Sin embargo, Steve Jobs no se limitó durante su comparecencia de ayer a mostrar los últimos resultados y quiso zanjar de una vez por todas los rumores, cada vez más insistentes, que afirman un futuro lanzamiento de un tablet de siete pulgadas (y de paso lanzar un velado ataque a Galaxy Tab, la propuesta estrella de Samsung para el mercado tablet), al proclamar, según recoge Daily Mail, que un dispositivo de este tamaño «morirá en el intento al incorporar una pantalla demasiado pequeña para ofrecer una experiencia táctil adecuada».

Temas Relacionados