Apple tiene la llave del tesoro de los relojes inteligentes

7 septiembre 2015

El IFA 2015 celebrado en Berlín nos ha dejado tres nuevos relojes inteligentes en el mercado, y todavía llegará alguno más antes de que finalice septiembre. Sin embargo, lo cierto es que nos encontramos con que a todos les falta identidad. Nadie consigue hacer avanzar el mundo de los smartwatches. La clave para su futuro podría estar de nuevo en Cupertino.

Samsung Gear 2

Falta innovación

Cuando toda la vida te has dedicado a tener éxito fabricando smartphones a gran volumen e imitando las características del contrario, resulta difícil ser innovador. Es el caso de Samsung que, a pesar de ser hoy el mayor fabricante de móviles, y haber mejorado a Apple con sus smartphones, incluso innovando más que los de Cupertino en lo que a teléfonos inteligentes se refiere, su nuevo smartwatch, el Samsung Gear S2, no es nada innovador. Cuenta con casi las mismas funciones, menos una, que el anterior Samsung Gear S, su diseño cuenta con una novedad, y es que es circular, como los relojes lanzados el año pasado. Y a esto todavía hay que sumar una cosa más, el precio es el mismo. Características parecidas, con alguna novedad propia de una nueva generación, pero mismo precio, en un dispositivo que no consiguió un gran éxito, ya no por él mismo, sino debido a que los relojes no acaban de hacerse un lugar en el mercado.

Pero no solo hablamos del reloj de Samsung, sino también de otro que en el pasado se caracterizó por ser el más innovador, el nuevo Motorola Moto 360. Se ha presentado la nueva generación de este reloj. ¿Funciones innovadoras? Ninguna. Algunas mejoras en el diseño y en los acabados y más opciones de personalización. El Motorola Moto 360 fue uno de los relojes inteligentes más innovadores, pero Motorola lo diseñó siendo aun parte de Google. Ahora forma parte de Lenovo, una compañía en la que obtener beneficios con los dispositivos que se lanzan es clave, y eso les hará perder en innovación, como ya se ha visto.

Tampoco podemos olvidarnos de Huawei que ha lanzado definitivamente el Huawei Watch, un reloj que fue presentado hace unos meses, y que de nuevo se basa principalmente en su diseño, pues no añade ninguna función a lo que ya vemos en otros relojes.

Tanto en este caso, como en el anterior caso del Motorola, nos encontramos una cosa en común, son más caros que los relojes de la anterior generación de Android Wear, a pesar de contar con casi las mismas funciones. Si los relojes inteligentes todavía no se han hecho con un nicho rentable en el mercado, ¿cómo es posible que las únicas novedades en los relojes de este año se centren en el diseño, y que además el precio suba? ¿Cómo esperan las compañías que los relojes triunfen así?

Un reloj más útil

El mercado está esperando un reloj merecedor del apellido inteligente. Hasta el momento no lo hemos visto, pues los relojes son poco más que pantallas secundarias de nuestro smartphone que llevamos en la muñeca y que en el mejor de los casos consiguen que tengamos que utilizar algo menos el smartphone. Pero lo que de verdad hará diferente a un reloj inteligente de un reloj estándar, son las funciones con las que cuente, no el diseño del mismo. Parece que las compañías se están esforzando por conseguir que sus relojes sean más bonitos, y tengan más opciones de personalización. Ningún gran aficionado a los relojes estará dispuesto a renunciar a un reloj tradicional por un reloj inteligente, salvo que este incluya funciones a las que de verdad no quiera renunciar. Por otro lado, nadie que no esté acostumbrado a llevar reloj querrá un reloj inteligente muy caro. Por tanto, ¿cuál es el primer sector al que tienen que captar? El de los aficionados a la tecnología, pero a estos no se les capta con diseño, sino con funciones.

Apple

Y aquí es donde llegamos a Apple. Los de Cupertino tienen la llave del tesoro. Ellos son los que pueden conseguir convertir al reloj inteligente en un dispositivo útil. Y no decimos esto porque exista una fe ciega en la compañía de la manzana. En realidad hace tiempo que no son capaces de ser realmente innovadores, pero en este caso no parece que haya nadie más con capacidad para innovar. ¿Por qué? Por diversos motivos. Uno de ellos es que casi todas las compañías que pueden rivalizar con Apple ya han presentado sus relojes inteligentes, y no cuentan con ninguna novedad relevante, por lo que la única esperanza es que Apple consiga lanzar algo innovador. Por otro lado, el mercado está lleno de compañías que imitan las novedades de los de la manzana, por lo que el lanzamiento de un reloj con novedades por parte de Apple, incluso aunque solo sean promesas para el futuro, pondría a trabajar a todas las compañías para integrar nuevas tecnologías y funciones en sus smartwatches.

Pero además de esto, Apple reúne unas características que no reúnen muchos de los demás fabricantes de smartphones y relojes inteligentes del mercado, y es que ellos no solo se encargan del hardware sino también del software de sus dispositivos, algo que solo se iguala en Samsung, con sus relojes con Tizen. Los relojes inteligentes con Android Wear tienen un defecto importante, y es que es Google la compañía responsable de este sistema operativo, y de ellos dependen muchas de las funciones con las que cuentan los relojes. Pero claro, esto hace que si Google no considera importantes los relojes como los consideran Motorola o LG, haya un desequilibrio entre los esfuerzos de unos y de otros. Esto no ocurre en Apple, pues el hardware y el software son desarrollados a la vez, y trabajan el uno para el otro. Quizás por esto mismo fue una gran elección por parte de Samsung elegir lanzar relojes con su propio sistema operativo.

Y no podemos olvidarnos del carácter innovador de Apple, que aunque en los últimos años se ha perdido, este nuevo mundo de los relojes inteligentes podría ser determinante para que vuelva la Apple innovadora. Si no es así, los relojes inteligentes tendrán que esperar hasta finales del próximo año 2016 para recibir novedades importantes, una muy mala expectativa para este sector.