MWC: la arquitectura de procesadores vuelve a ser noticia

Tras la visita al stand de NVIDIA completamos el recorrido por los fabricantes de tecnología de procesadores para movilidad. La arquitectura de procesadores vuelve a estar de moda, aunque con el matiz de tener que valorar también la parte dedicada a las comunicaciones

Manuel Arenas

28 febrero 2013

Tras la visita al stand de NVIDIA completamos el recorrido por los fabricantes de tecnología de procesadores para movilidad. La arquitectura de procesadores vuelve a estar de moda, aunque con el matiz de tener que valorar también la parte dedicada a las comunicaciones.

La movilidad como concepto implica tratar tanto con dispositivos de hardware como con soluciones y servicios. En movilidad, la esencia del éxito está en hacer cosas. Muchas cosas y del modo más rápido y versátil como sea posible. Hacer esperar a un usuario 30 segundos en un escenario de movilidad supone casi a ciencia cierta acabar con su paciencia. De igual modo que se puede acabar si sistemáticamente su dispositivo móvil acaba sin batería al final del día, se calienta o no es suficientemente robusto.

El mundo de la movilidad está en permanente revolución y evolución. Todo avanza a velocidades de vértigo y con ciclos muy cortos para la vida de las tecnologías. En el campo de los procesadores móviles, no sólo se trata de desarrollar la solución que tenga un rendimiento de CPU más alto y un comportamiento gráfico adecuado para mover juegos y contenidos multimedia con soltura. También hay que cuidar apartados como las comunicaciones móviles, la eficiencia energética y la interoperabilidad de todos esos componentes cuando se integran en los SoC (System on a Chip) que conforman los chips que finalmente se instalan en los smartphones o las tabletas que compramos.

¿Cuánto rendimiento es suficiente?

Uno de los debates más intensos en eventos como este MWC es el de definir cuánto rendimiento se necesita para mover los sistemas operativos y las aplicaciones en movilidad. En realidad es un debate complicado, puesto que los sistemas operativos y las apps actuales están diseñados para adecuarse a las exigencias de un hardware que tradicionalmente ha sido limitado en cuanto a posibilidades tecnológicas. Pero lo cierto es que esta edición de MWC está marcada por el desembarco de terminales de excepción: pantallas Full HD con tanta resolución en cinco pulgadas como la que puedes tener en un televisor de 50’’ para el salón, procesadores de última generación, cámaras de 13 Mpx (o 4 Mpx en el caso del HTC One), comunicaciones LTE con WiFi 802.11ac, diseños industriales de excepcional calidad o incluso sumergibles.

Y además, a pesar de las limitaciones de los sistemas operativos como Android en lo que a gestión de la multitarea se refiere, los fabricantes incluyen modificaciones en sus dispositivos para poder utilizar dos aplicaciones simultáneamente, como en el caso de Samsung o el de LG. Por no hablar de los sistemas operativos basados en Linux donde es más sencillo implementar funcionalidades que saquen provecho a los procesadores multi núcleo.

Además, con Windows 8, Microsoft ha abierto las puertas a los procesadores basados en ARM para llegar a otros ámbitos como es el de los sistemas operativos de sobremesa para equipos de más entidad, por no hablar del cambio de paradigma que supone disponer de una potencia de procesamiento en movilidad tan elevada como la que se podía tener en un ordenador de sobremesa de hace unos años.

ARM y x86

La clave de los dispositivos móviles es la de consumir la menor cantidad de energía como sea posible manteniendo el máximo rendimiento e integrando a ser posible las comunicaciones y la memoria para conseguir diseños lo más completos como sea posible en un único chip. Tradicionalmente estamos acostumbrados a tratar con arquitecturas x86 típicas de los equipos de sobremesa y portátiles. Pero con la irrupción de la movilidad, los procesadores ARM han ido ocupando puestos de mayor relevancia en el panorama tecnológico. La clave está en qué nivel de consumo se buscaba cuando se empezaron a fabricar dispositivos de tipo smartphone. Un consumo imposible de alcanzar para los procesadores Intel o AMD, pero sí para los ARM.

Las arquitecturas x86 han ido tratando de llegar a los segmentos inferiores de consumo, aunque con las arquitecturas de antaño, bajar el voltaje y la frecuencia de procesamiento para alcanzar puntos de consumo también bajos suponía reducir el rendimiento hasta límites demasiado pobres como para ser interesantes. Con las optimizaciones de la arquitectura se está consiguiendo llegar a puntos de consumo adecuados para movilidad, pero mientras Intel tuvo que eliminar la parte de los procesadores dedicada a gestionar múltiples instrucciones por ciclo de reloj en los chips Atom, la arquitectura ARM ha ido evolucionando para integrar una pipeline Out of Order. Así pues, a día de hoy, en lo que es potencia de cálculo, los chips más recientes de ARM con arquitectura Cortex A15, son capaces de superar en potencia de cálculo a las soluciones Atom, e incluso ponerse al nivel de los procesadores Core i3.

Qualcomm, NVIDIA, Samsung, Apple y otros fabricantes

Chip A6 de Apple

Si tuviéramos que ubicar a cuatro fabricantes de referencia en el panorama de actualidad de diseños de chips para movilidad, estos serían Qualcomm, NVIDIA, Samsung y Apple. Estas cuatro compañías llevan invirtiendo mucho tiempo grandes cantidades de dinero en busca de mejores y más eficientes tecnologías. Qualcomm con su arquitectura Krait ha estado liderando el panorama de movilidad gracias también a su experiencia en el diseño de chips de comunicaciones. Apple desde el chip A6 se ha situado en el mapa de quienes tienen sus propios desarrollos de procesadores, aunque sin destacar en la parte de comunicaciones. Samsung tienen también sus chips Exynos con tecnología Cortex A15, y NVIDIA con Tegra 4 ha conseguido un nivel de excelencia extraordinario, y más aún si pensamos que ya integra su propio módem de comunicaciones de tipo Soft Módem. Otros fabricantes como Huawei también desarrollan sus propios chips, pero de momento sin que supongan una disrupción en el panorama tecnológico.

CES 2013 Qualcomm

Los chips gráficos que usan estos chips son también parte del diseño, con Mali asociado a los Samsung, Adreno a los Qualcomm, NVIDIA con su propia tecnología gráfica, y Apple con PowerVR, que es la misma que han estado usando los Atom de Intel.

En principio puede parecer que conocer los detalles tecnológicos de los procesadores en un smarphone o una tableta es una pérdida de tiempo, pero en la práctica siguen siendo los pilares de una experiencia de usuario óptima. Tanto por sus especificaciones en consumo o integración de comunicaciones, como por el grado de evolución de su arquitectura. En unos meses empezarán a llegar los procesadores ARM con 64 bits, y con ellos es de esperar que los sistemas operativos se adapten para ofrecer mejores herramientas multitarea o la posibilidad de emplear aplicaciones más ambiciosas.

Samsung, por ejemplo, está integrando ópticas fotográficas en plataformas móviles Android, pero no es posible instalar controles manuales ni procesadores de imagen dedicados porque las API de desarrollo no contemplan este tipo de funcionalidades y el sistema operativo simplemente no ve estos componentes de hardware. En el futuro está el reto de conseguir que en movilidad se puedan hacer prácticamente las mismas cosas que en equipos de sobremesa.

Así pues, no pierdas de vista la tecnología que se esconde tras tu teléfono móvil o tu tableta. Nunca sabes cuándo será necesario recurrir a ese conocimiento para tomar una decisión de compra o entender mejor la que ya hayas tomado.

Densidad frente a rapidez: el reto de la conectividad móvil

Densidad frente a rapidez: el reto de la conectividad móvil

La convergencia, una de las tendencias de MWC 2013

La convergencia, una de las tendencias de MWC 2013

Año 2013: ¿por fin llega el momento de NFC?

Año 2013: ¿por fin llega el momento de NFC?

Loading...