Asus A8N-SLI Deluxe

La primera placa que nos brinda la posibilidad de instalar dos tarjetas gráficas PCI Express. Multiplica la potencia gráfica de tu ordenador instalando dos gráficas gracias a las configuraciones SLI propias de las conexiones PCI Express con un coste más contenido que con una tarjeta de gama alta

25 enero 2005

Todo lo que podamos decir acerca de esta placa huelga si valoramos la que sin duda es su característica más atractiva: permite la instalación de dos tarjetas gráficas PCI-E gobernadas por procesadores de NVIDIA (GeForce 6600 GT o GeForce 6800 GT/Ultra).

 

El chip responsable de esta prestación es, precisamente, obra de esta última firma. Denominado nForce4 SLI, habilita una modalidad de trabajo cooperativa que permite a cada tarjeta gráfica responsabilizarse de la generación de las imágenes mostradas en una de las mitades de la pantalla. Como es lógico, esta es la opción ideal para aficionados a los juegos exigentes.
Aunque el resto de características palidecen ante la que acabamos de comentar, no podemos dejar de mencionar que esta propuesta es, junto a la de Gigabyte, la más completa de cuantas hemos analizado este mes. Y es que prácticamente tiene de todo: Serial ATA RAID, Dual Gigabit LAN, sonido integrado de alta calidad, etc.

 

Además, su acabado está muy logrado e incorpora un buen número de tecnologías desarrolladas por Asus para incrementar el valor añadido de sus soluciones. Entre éstas destaca una a la que han llamado AI N.O.S (Non-delay Overclocking System), una innovación que permite a la placa base monitorizar la carga de trabajo de la CPU analizando su consumo (las soluciones de la mayor parte de fabricantes examinan la temperatura de este componente) para modificar la frecuencia de reloj del bus del sistema en consecuencia.

 

Es, en definitiva, una forma de practicar un overclocking inteligente.Todo lo que podamos decir acerca de esta placa huelga si valoramos la que sin duda es su característica más atractiva: permite la instalación de dos tarjetas gráficas PCI-E gobernadas por procesadores de NVIDIA (GeForce 6600 GT o GeForce 6800 GT/Ultra). El chip responsable de esta prestación es, precisamente, obra de esta última firma. Denominado nForce4 SLI, habilita una modalidad de trabajo cooperativa que permite a cada tarjeta gráfica responsabilizarse de la generación de las imágenes mostradas en una de las mitades de la pantalla. Como es lógico, esta es la opción ideal para aficionados a los juegos exigentes.
Aunque el resto de características palidecen ante la que acabamos de comentar, no podemos dejar de mencionar que esta propuesta es, junto a la de Gigabyte, la más completa de cuantas hemos analizado este mes. Y es que prácticamente tiene de todo: Serial ATA RAID, Dual Gigabit LAN, sonido integrado de alta calidad, etc.

 

Además, su acabado está muy logrado e incorpora un buen número de tecnologías desarrolladas por Asus para incrementar el valor añadido de sus soluciones. Entre éstas destaca una a la que han llamado AI N.O.S (Non-delay Overclocking System), una innovación que permite a la placa base monitorizar la carga de trabajo de la CPU analizando su consumo (las soluciones de la mayor parte de fabricantes examinan la temperatura de este componente) para modificar la frecuencia de reloj del bus del sistema en consecuencia. Es, en definitiva, una forma de practicar un overclocking inteligente.