Asus EN9800GT Matrix, posibilidades de overclocking

Ya tuvimos ocasión de probar en nuestro Laboratorio uno de los primeros modelos de la serie Matrix y lo que más nos llamó la atención fue su trabajado sistema de refrigeración híbrido, donde se unen técnicas pasivas de disipación de calor con otras mecánicas

Eloy García Almadén

2 febrero 2009

Hemos podido comprobar que con cargas de trabajo pequeñas, el ruido que genera esta tarjeta es ínfimo, en cambio, cuando se ve sometida a un trabajo excesivo, por ejemplo al utilizar uno de los benchmark sintéticos de última generación de nuestro banco (3DMark Vantage) el ventilador incorporado necesita girar más rápidamente y esta vez sí que podremos apreciar claramente el sonido.

Asimismo, su consumo es también elevado (160 W a pleno rendimiento), aunque de las tarjetas de gama alta analizadas, ésta ha sido la que mejor se ha comportado en este aspecto. Nos ha gustado mucho la salida de audio S/PDIF incorporada, detalle que no hemos podido observar en ninguna de sus otras competidoras basadas en GPUs de NVIDIA (recordemos que aquellas que poseen un chip de ATI decodifican e integran audio 7.1 a través de la propia salida de HDMI).

En cuanto a rendimientos, se han obtenido unos muy jugosos 60 FPS de media en Unreal Tournament 3 a la máxima resolución posible (1.920 x 1.080) aunque en juegos basados en DirectX 10, como Crysis, los resultados no han sido tan abrumadores. Bajo esta misma resolución se han obtenido de media sólo 6 FPS, si bien es justo decir que en las pruebas utilizamos un benchmark de HOC configurado en modalidad Performance.

Para terminar, aplaudimos la ayuda del software Tracker, gracias al cual los amantes del overclocking podrán forzar este componente sin riesgos y crear diferentes perfiles de trabajo de acuerdo al tipo de función que vayamos a desempeñar.