Los ataques a teléfonos inteligentes aumentan un 21% en el 2011

Así lo afirma un estudio de la firma española de seguridad S21sec

ventas smartphones

1 abril 2012

El estudio muestra como en 2011 los ataques a smartphones han aumentado un 21% y además refleja la situación actual respecto a la seguridad de los teléfonos inteligentes, describiendo las principales amenazas detectadas, así como las medidas existentes para paliar los posibles riesgos asociados.

Actualmente existen unos 5.600 millones de móviles en funcionamiento a nivel mundial, lo que supone que un 77% de la población dispone de un dispositivo. En 2011, unos 468 millones de móviles eran smartphones y para 2015 la previsión es que la cifra supere los 631 millones.

Los smartphones convergen prácticamente, en cuanto a funcionalidades, con los ordenadores personales, con los cuales se sincronizan frecuentemente, lo mismo ocurre con diversos servicios en la nube. Este hecho se traduce en un notable incremento en la funcionalidad de los móviles y en la accesibilidad ubicua a los servicios de información pero implica un aumento en los riesgos que se asocian a los mismos.

El principal problema detectado es que los usuarios no son conscientes de los peligros que entraña no tener protegido su smartphone. Como consecuencia de esto, las mafias existentes han ampliado sus horizontes de actuación y han incluido este sector entre sus objetivos. Un objetivo de gran crecimiento y alta remuneración.

La proliferación de iPhones explica en gran medida la vulnerabilidades que registra este sistema operativo para móviles. El 85% de las vulnerabilidades detectadas en los sistemas operativos para móviles en 2011 corresponde al sistema operativo iOS, lo que no implica que sean estos los sistemas operativos más infectados.

En efecto, el ratio de malware en dispositivos Android ha sido significativamente mayor (pese a ser un sistema operativo con menor indice de vulnerabilidad) pues existen factores, como la acreditación de la identidad de los desarrolladores mediante el proceso de registro de desarrolladores en los mercados de aplicaciones, el firmado electrónico del código de las aplicaciones, el control de los accesos entre las aplicaciones y de las aplicaciones a los datos del móvil, el sandboxing y la gestión de permisos; que han hecho que aumente significativamente el volumen del malware en sistemas Android.

 

Temas Relacionados