Atrapados en la 301

Nadie querría estar en la lista negra 301 elaborada por el Congreso de los EEUU sobre piratería y desprotección de derechos de copyright, pero España repite un año más, por segunda vez consecutive, lo que significa, además de desprotección, desempleo

Atrapados en la 301

1 agosto 2009

LA OPINIÓN DEL EXPERTO

Por segundo año consecutivo, España sigue incluida en un grupo de países en el que nadie quisiera aparecer, la Lista 301. Esta lista con nombre de película de misterio y elaborada por la Oficina de Representación del Comercio de Estados Unidos (Office of the United States Trade Representative) designa a los países que no ofrecen un adecuado nivel de protección a la Propiedad Intelectual en relación a su nivel de desarrollo. Lo que supone un perjuicio ya no sólo para la industria audiovisual e interactiva sino también para el propio país que ofrece una mala imagen ante el resto del mundo.

Los países incluidos en este grupo están clasificados por categorías según el grado de piratería. En el primer nivel de vigilancia se encuentran países como Argentina, Canadá, China o India. Sin embargo, aunque España está entre los países del segundo nivel de vigilancia junto con Brasil, Finlandia o Italia, entrar en la Lista 301 significa desproteger a los creadores y desarrolladores. Pero también mayor desempleo entre los jóvenes y mayor empobrecimiento en el desarrollo y la innovación.

Aunque el sector de los videojuegos en España había mantenido un crecimiento sostenido en los últimos años, en 2008 sufrió un brusco frenazo, especialmente debido a la crisis que, unido a la piratería, hace más vulnerable a la industria. Concretamente el año pasado, el consumo de videojuegos alcanzó los 1.432 millones de euros, cifra que supone un descenso del 1,5% en relación al ejercicio anterior.

Sin embargo, esta cifra contrasta con la evolución del sector en nuestros vecinos europeos. Por ejemplo, Reino Unido alcanzó los 4.842 millones, un 18% más que en 2007, mientras que en Francia, dicha magnitud aumentó un 18,6% hasta 2.944 millones.

Nuestro país ya fue incluido anteriormente en una de las listas negras del Congreso de EEUU como uno de los que más fomenta la piratería por Internet. Pero a diferencia de este informe, meramente informativo, la Lista 301 puede llegar a acarrear sanciones económicas y comerciales, por lo que las instituciones públicas deben tomar muy en serio esta advertencia lanzada, por segundo año consecutivo, desde el otro lado del Atlántico.

En definitiva, para mantener una industria que genera riqueza, que contribuye a la imagen del país y que supone un impulsor del empleo, es absolutamente necesaria la colaboración entre la industria y el Gobierno. Ambos tienen el mismo objetivo por lo que se hace vital por parte de la industria unir fuerzas contra esta lacra mientras que por parte de las instituciones se deben promover acciones concretas destinadas a acabar con la piratería lo antes posible.

Por Carlos Iglesias, secretario general de la ADESE

Temas Relacionados