Backup y sincronización de lujo con Dropbox

Estamos ante el servicio de back­up on-line del que más se habla entre el gran público. Dropbox lleva en activo desde 2007, año en el que nació gracias a un par de estudiantes del prestigioso MIT. Desde el primer momento comenzó a ganar popularidad por sus excelentes prestaciones

Javier Pastor Nóbrega

23 agosto 2010

En realidad, las funciones que ofrece están presentes en otras alternativas de la competencia, pero la diferencia es que su funcionamiento es excepcional, como también lo es una interfaz de usuario con la que pocos pueden competir.

Ficheros siempre al alcance

La puesta en marcha de Dropbox es muy sencilla. Tras descargar el cliente para el PC (imprescindible para abrir la cuenta) e instalarlo, se nos indicará en una serie de pasos el funcionamiento básico de nuestra cuenta, que se basa en la creación de la carpeta My Dropbox dentro de Documentos de nuestro usuario de Windows. Por supuesto, podremos crearla en cualquier otra localización y, a partir de ese momento, mover o copiar documentos a esa carpeta con la tranquilidad de que todo lo que traslademos a ella acabará siendo guardado en los servidores de Dropbox con un mecanismo automático de subida transparente para nosotros, que no nos enteraremos a no ser que se trate de cantidades importantes de datos.

Podremos acceder siempre que queramos a nuestra cuenta de Dropbox desde cualquier equipo a través de un navegador web o mediante el icono del escritorio de nuestro equipo habitual, permitiéndonos en ambos casos navegar por las carpetas en las que hemos distribuido nuestra copia de seguridad. Cada uno de los ficheros tiene asociado un atractivo menú desplegable que permite realizar acciones como renombrarlo, borrarlo o consultar las distintas versiones que tenemos de ese documento.

Una de las características más interesantes del servicio es que, como en muchos otros casos, es posible utilizarlo gratuitamente siempre y cuando nos limitemos a la capacidad que se nos cede para estos usos. En el caso de Dropbox, contamos con una capacidad inicial de 2 Gbytes (aunque es fácil conseguir 250 Mbytes adicionales al completar ciertas acciones «sociales») para almacenar todos los ficheros que deseemos.

Además, estos no están sujetos a limitación de tamaño (aunque los ficheros transferidos desde otros equipo vía navegador no pueden sobrepasar los 300 Mbytes). Si necesitamos más espacio, tendremos que contratar alguna de las opciones Premium que dan acceso a más capacidad, teniendo la opción de contar con 50 Gbytes por 9,99 dólares al mes o 99 al año; o la de 100 Gbytes por 19,99 dólares al mes o 199 al año.

DropBox2

Sincronizar y compartir, todo en uno

En Dropbox, no solo tendremos una cuenta para la realización de copias de seguridad de documentos, sino que, al realizar cambios en los documentos de las carpetas de Dropbox de nuestro ordenador, esos cambios se llevarán a cabo también en los documentos del servidor. Eso permite tener la tranquilidad de que siempre mantendremos la copia más reciente del documento allá donde nos encontremos. De hecho, podremos recuperar versiones anteriores de los ficheros cambiados si nos interesa volver a una edición anterior.

Además de esa interesante capacidad de sincronización, también se facilita compartir documentos y carpetas de forma pública (fácilmente accesibles con URLs públicas para cada fichero), que podrán ser vistos por grupos de personas a los que les demos acceso, con una gestión sencilla de dichos permisos.

El acceso web completa dicha función, ya que, a través de un navegador, podremos controlar la cuenta, las últimas actualizaciones (subidas de ficheros, sincronizaciones, etcétera) y siempre contando con la seguridad que proporciona Dropbox. Todos los ficheros de nuestra cuenta están cifrados con el algoritmo AES de 256 bits que hará que estén inaccesibles a posibles curiosos.

Temas Relacionados
Loading...