Banda altísima a 112 Gbps

Alcatel-Lucent introduce mejoras en sus plataformas de redes ópticas para que los operadores puedan gestionar de forma automática un QoS por encima de los 100 Gbps en aplicaciones web enriquecidas y de videostreaming

Banda altísima a 112 Gbps

23 diciembre 2009

El fabricante francés Alcatel-Lucent da un paso adelante en la transmisión a 100 gigas por segundo con la integración de avanzados desarrollos de nueva generación referentes a «detección coherente». De esta manera, los operadores podrán gestionar de forma automática y rentable aquellos efectos negativos que actualmente deterioran la transmisión (especialmente el streaming de vídeo) y que son significativamente severos a velocidades por encima de 100 Gbps.

Basada en desarrollos avanzados y algoritmos propietarios en procesado digital de señales, esta funcionalidad de detección coherente ha sido recientemente probada con éxito en una prueba de campo en la red de Telefónica sobre un enlace de fibra con fuerte carga de tráfico real transmitido a 112 Gbps entre cuatro ciudades españolas distantes 1.088 Km.

El objetivo de esta innovación es ayudar a los operadores a transformar sus actuales redes para paliar la presión causada por aquellas aplicaciones que requieren gran ancho de banda, y conseguir mantener un alto nivel de prestaciones. Además permitirá evolucionar gradualmente hacia velocidades mayores sobre la misma plataforma cuando lo dicte el mercado en un futuro.

«De esta manera permitimos la restauración y asignación dinámica de longitudes de onda, así como la transmisión de cualquier mezcla de tráfico híbrido», expresa Romano Valussi, presidente de las actividades de redes ópticas de Alcatel-Lucent. «Asegurando un uso optimizado de la planta de fibra óptica existente, se puede transmitir una mezcla de señales híbridas a 10, 40 y 100 Gbps sin necesidad de bandas de guarda o reingeniería de la red, y atravesar múltiples nodos sin regeneraciones adicionales».

El resultado es que los operadores pueden construir redes de transmisión malladas ampliables y altamente flexibles para transportar servicios de forma rentable para responder a la demanda de sus clientes, tanto ahora como en el futuro. Por su parte, Ron Kline, analista principal de Infraestructura de Red en Ovum, comentaba que «los proveedores de redes tradicionales y la nueva generación de proveedores de servicios Web 2.0, como Google, Facebook, YouTube, Second Life y otros, están buscando ya formas de gestionar el gran aumento en la demanda de tráfico aprovechando la tecnología 100G para conseguir un transporte eficiente en costes entre sus routers de alta capacidad, e independientemente de cuál sea el formato de modulación utilizado».

Éste es un elemento crítico para conseguir transmitir a 100 Gbps sobre grandes y ultra-grandes distancias, donde es preciso disminuir la velocidad de baudios transmitidos para que los efectos que afectan negativamente a la transmisión óptica, como la dispersión, sean controlados y haya un receptor coherente efectivo capaz de recuperar la señal modulada.

Se trata de transportar mayores capacidades de un modo rápido, fiable y rentable en costes, y es ahí donde el papel de las redes ópticas como elemento habilitador crítico se hace fundamental y se convierte en una ventaja competitiva. Recientemente, en septiembre pasado, Alcatel-Lucent alcanzaba un récord mundial de 100 petabits por segundo/Km logrado en los Bell Labs. Otras innovaciones tratan del DWDM (Dense Wave Division Multiplexing), la transmisión de señales con modulación DPSK (Differential Phase-Shift Keying) a 40 Gbps, la introducción de fibras de dispersión no nula y la primera prueba de campo de 100 Gigabit Ethernet a nivel mundial.

Temas Relacionados