Bang & Olufsen vuelve a ponernos los dientes largos

¿Qué tal te llevas con los Reyes Magos? ¿Quieres un regalo de verdad? El BeoVision 7-55 es un señor televisor LCD TFT de 55” con tecnología LED y diseño de David Lewis. Pero no le digas al tacaño de Gaspar que vale 15.000 eurazos hasta que no vuelva a Shamarkanda

Bang & Olufsen vuelve a ponernos los dientes largos

5 enero 2010

No es el juguete; es el juego. BeoVision 7-55 es un televisor LCD full HD (con superresolución 1.920 x 1.080 y pantalla panorámica 16:9) sumamente versátil, que incorpora la última tecnología de retro iluminación LED, que permite una reducción local de iluminación para mejorar el contraste y nivel de negro y un barrido de la iluminación posterior para mejorar las escenas de movimiento.

Integra un sofisticado motor de vídeo desarrollado por la firma danesa que ofrece la mejor señal de imagen del mercado. Además, incluye una tecnología que muestra el doble de fotogramas, también conocida como 100/120 Hz, con compensación de movimiento y el mencionado barrido de iluminación posterior que mejora el contraste de los contornos. Dichas tecnologías reducen de manera significativa la imagen borrosa inherente a las pantallas LCD que suelen impedir ver con total nitidez las expresiones faciales en movimiento como por ejemplo, en competiciones deportivas.

Rendimiento visual inmaculado
En lugar de proporcionar un nivel de iluminación uniforme y constante en toda la pantalla, como la de los paneles CCFL (lámpara fluorescente de cátodo frío), el sistema de retroiluminación LED directa cuenta con alrededor de mil diodos emisores de luz dispersados uniformemente por toda el área de la unidad de retroiluminación, situada tras el panel LCD. Estos LED se encuentran conectados entre sí formando grupos rectangulares (8 x 12 unidades) cuya intensidad de iluminación es posible ajustar individualmente para lograr un contraste de imagen mejorado.

Esta tecnología que los de Bang & Olufsen llaman Backlight Scanning hace que la luz procedente de la fuente de retroiluminación se active y desactive rápidamente a intervalos equivalentes a un fotograma y a una frecuencia de 100/120 Hz, a fin de reducir el tiempo de retención de imagen entre fotogramas. El objetivo de dicha acción es reducir el desenfoque por movimiento que se genera en secuencias de imágenes en pantallas LCD debido a su característica de retención, y se nota favorablemente en escenas con desplazamientos rápidos y en salas con luz atenuada. Milagrosamente, el tiempo de respuesta es de solo 6 milisegundos, pero con un consumo de 215 W encendido (y uno en stand-by).

Ben Verbraak, director de tecnología del Departamento de I+D lo explica: «Nuestra filosofía de imagen aúna parámetros objetivos de calidad y elementos subjetivos de comodidad visual para conformar una imagen insuperable. En Bang & Olufsen el término VisionClear engloba una serie de tecnologías que la compañía aplica para lograr televisores con la más alta calidad de imagen. La estrategia consiste en utilizar sólo tecnologías que supongan un verdadero valor añadido y que ofrezcan una mejora cualitativa real».

Cómo ser más grande que la suma de sus partes
A día de hoy es uno de los pocos televisores de pantalla plana en el mercado que incorpora un avanzado módulo de sonido surround digital (válido para formatos Dolby Digital 5.1/EX 7.1, Dolby Pro Logic llx y DTS 5.1/ES 6.1/Neo:6) y un reproductor Blu-ray (con BD-Live Profile 2.0, BD-Java y memoria interna de 2 Gbytes), ambos opcionales.

El sintonizador DVB-HD lleva CONAX integrado requerido para descodificación de TV por pago, aunque no se admite vinculación de tarjetas. Lleva una entrada USB para actualización de firmware, mientras que el televisor lleva una RJ45 Ethernet para el mismo propósito y conexión a BD-Live. Las salidas AVI disponibles en el aparato son: 5 x CVBS, 1 x S-Video, 2 componentes, 4 x HDMI (una para el reproductor de Blu-ray y otra para DVB HD), 1 x VGA, 5 x L/R, 5 x SPDIF (coaxial), además de una frontal DVI-D para un proyector. Por su parte, para disfrutar del cine en casa, posee una salida D-Sub de 9 patillas, 2 para control de funciones externas y otra RS 232C, además de un minijack para auriculares estéreo y siete para control IR (PUC).

El altavoz estéreo BeoLab 7-6, especialmente diseñado para este equipo, se basa en la tecnología de altavoces activos y contiene seis amplificadores ICEpower de 125 W en un sistema bass reflex de tres vías. El altavoz va equipado con circuitos de protección térmica y con la tecnología Adaptive Bass Linearisation (ABL), que garantiza un sonido sin distorsiones aunque el volumen sea muy alto. Como alternativa, si además estás buscando una instalación de sonido surround a medida, también puedes contar con el altavoz de canal central BeoLab 7-4 con tecnología Acoustic Lens para agudos, más pequeño (pesa 8 Kg frente a los 13,5 Kg de su hermano mayor) pero igual de resultón.

El centro de un hogar inteligente
BeoVision 7-55 puede convertirse en el cerebro de la casa, pues permite combinarse con otros sistemas de automatización del hogar, siempre que éstos sean compatibles con los interfaces del «terminal» Beo5, el imprescindible mando a distancia, para que se puedan programar.

Aunque el televisor fue concebido expresamente para ubicarse en el suelo, la posibilidad de elegir entre soporte motorizado alto y bajo o de colocarlo cerca de la pared con un soporte fijo le confieren gran versatilidad para adecuarse a cualquier entorno, con independencia de si se emplea en una instalación de home cinema o de si se utiliza como televisor independiente.

Las soluciones motorizadas permiten preconfigurar las posiciones de visión, para encontrar el ángulo perfecto de visión (en una horquilla de +/- 89 grados tanto vertical como horizontal), tanto girando sobre sí mismo como inclinándose hacia el espectador. Todo ello pulsando un solo botón del Beo5. Además, la pantalla posee una capa antirreflejo a ambos lados.

Dispone de un mueble en color negro, mientras que las piezas de aluminio pueden elegirse entre seis tonos: negro, azul, gris oscuro, rojo y plata. Eso sí, su peso como su precio, los hace inamovibles: 75 Kg y 15.000 euros (incluye todo: televisor BeoVision 7-55 con TDT-HD integrado, lector de Blu Ray, módulo de sonido surround, AST y altavoz BeoLab 7-6 o 7-4).

«Creemos que BeoVision 7-55 transmite excelencia, sencillez y elegancia, desde la suavidad aterciopelada de la laca hasta el movimiento grácil y silencioso del cargador del disco. La selección de los materiales y de los colores, así como al minuciosa atención al detalle de su artesanía hacen que este televisor sea mucho más que la suma de sus partes», comentaba Ole Moltsen, Senior Product Manager de la firma danesa.

Loading...