Brother HL-2040

Brother presenta una propuesta pequeña, eficaz y bastante rápida. Gracias a su tamaño se adapta a cualquier sitio complaciendo las más exigentes necesidades ya que posee todas las características que una impresora de calidad puede ofrecer

12 mayo 2005

A primera vista, la impresora láser monocromo de Brother deja ver que por su tamaño (371 x 361 x 165,5 mm) se adapta perfectamente tanto a un pequeño despacho en casa, como para ser compartida por un par de usuarios en una oficina. Cuenta con una bandeja inferior de serie para albergar hasta 250 hojas de tamaño A4. Así mismo, en la parte trasera dispone de conexiones USB y puerto paralelo para que sea el usuario el que opte por una u otra interfaz según le convenga.
Internamente la HL-2040 trabaja separando el tóner del tambor para aprovechar aún más la vida útil de cada uno. Esta característica no ha influido en los buenos resultados obtenidos por este modelo durante las pruebas de impresión. Tan sólo empleó 10 segundos en imprimir una página de texto a 600 ppp, mientras que 10 páginas de iguales características tardaron poco más de 36 segundos.

 

Al introducir un pequeño gráfico en la impresión, el tiempo de la primera página se incrementó hasta los 13 segundos (39 para las 10 páginas), de modo que puede considerarse como una impresora rápida. Por otro lado, la primera página de texto necesitó 13 segundos para posarse sobre la bandeja superior de salida a 1.200 ppp, mientras que 10 páginas con esta resolución tardaron 41 segundos.

 

La única pequeña pega que hemos encontrado en las pruebas realizadas ha sido que las páginas impresas salen por la parte superior arqueadas a causa de los rodillos internos de la máquina y de la alta temperatura a la que se somete al papel.
En definitiva, y teniendo muy en cuenta el ajustado precio de 172,84 euros de la HL-2040, se puede considerar que la adquisición este periférico es un acierto para todos aquellos usuarios que necesitan una elevada producción de páginas a nivel doméstico o un entorno SOHO.