Uno de cada tres ordenadores en el mundo está infectado

Casi un tercio de los equipos de todo el mundo está infectado por algún tipo de malware. Destacan los troyanos, los más numerosos y presentes en el 16% de los ordenadores españoles

Seguridad

8 octubre 2012

Casi un tercio de los equipos de todo el mundo está infectado por algún tipo de malware. Destacan los troyanos, los más numerosos y presentes en el 16% de los ordenadores españoles.

Un informe realizado por la firma de seguridad española Panda pone el acento en el imparable crecimiento del malware en los últimos años, que actualmente supera los 86 millones de ejemplares.

Esta cantidad, unido a la poca precaución de muchos usuarios dan como resultado que el 31,6% de los ordenadores de todo el mundo estén infectados. Si hay una amenaza que destaca por encima del resto, sin duda son los troyanos, presentes en el 24% de los equipos del mundo.

El informe de Panda quiere aclarar que los troyanos no son virus, ya que éstos no roban información y se comportan de manera diferente. Los troyanos son un software, aparentemente inofensivos, que al ejecutarse ocasionan daños en el equipo o roban información.

Por si fuera poco, resulta sencillo diseñar un troyano, de hecho, existen programas que por menos de 1.000 euros ayudan a construirlos. Para completar una infección los troyanos utilizan tres vías: los agujeros de seguridad en los equipos, la navegación por webs poco seguras y, por supuesto, el exceso de confianza del usuario.

El objetivo es desde robar información o espiar hasta tomar el control total del ordenador y, según la compañía, Alemania, Rusia y China son los principales países exportadores de troyanos.

Finalmente, Panda pone como ejemplo uno de los troyanos más populares que existen: el «virus» de la policia. Dejando claro que se trata de un troyano y no de un virus, esta amenaza hace pagar una multa al usuario enviando un falso aviso de la policía personalizado según geolocalización.

Este troyano amenaza al usuario con un mensaje que reza que la policía ha detectado acceso a contenido ilegal (terrorismo, pornografía infantil o descargas ilegales). El resultado es un bloqueo al ordenador que puede desactivarse mediante una multa de cien euros.