Cámaras asequibles, potentes y ¡con vídeo!

Un nuevo paso en el mundo de las cámaras réflex digitales es la incorporación de vídeo, que llega ahora al segmento medio a través de estos dos modelos: la Canon EOS 500D y la Nikon D5000, a las que hemos enfrentado. Éste es el resultado

Cámaras asequibles, potentes y ¡con vídeo!

14 septiembre 2009

Hace ya unos años que desde PC Actual seguimos con atención el emergente mercado de las réflex digitales; concretamente, desde que éstas dejaron de ser un producto solo para bolsillos repletos y pasaron a convertirse en una opción interesante para el gran público.

En la actualidad, se han convertido en un sector pujante del mercado de cámaras digitales, como lo demuestra el hecho de que sea el tipo de cámaras que menos han sufrido los efectos de la crisis y del que se espera tiren del mercado en la recuperación prevista para el próximo año, según datos la Asociación de fabricantes japoneses CIPA (www.cipa.jp/english/pdf/press090127_e.pdf).

Y de cara a ese restablecimiento, las firmas siguen renovando sus gamas con modelos cada vez más completos, como los que aquí os presentamos. Para situarnos, vamos a retrotraernos a hace más de tres años cuando realizamos una comparativa muy similar enfrentando a las Canon EOS 350D y Nikon D50.

Curiosamente, tanto el precio como algunas características «físicas» de aquellas han variado poco o nada; sin embargo, se nota la incorporación de funcionalidades que por aquel entonces ambas marcas se resistían a montar. Hablamos de los sistemas de eliminación de polvo en el sensor, visión directa (Live View) y estabilización de la imagen. Y el último paso, en el que han sido pioneras ambas firmas, ha sido incluir en sus cámaras la posibilidad de grabar vídeo, una prestación que con estos dos modelos por fin llega a la clase media.

Posicionándose

Como decimos, ambas máquinas se situarían en la gama media, en ese amplio (y poco definido) ámbito entre el fotógrafo novato y el aficionado avanzado. Externamente, más bien parecen pensadas para el primero, pues su reducido tamaño y ligereza (sobre todo la Canon) no las hacen muy apropiadas para convertirse en el corazón de un sistema de objetivos y demás accesorios.

Además, la falta de elementos, como una segunda rueda de control y pantalla de datos secundaria (en ambas) y accesos directos a las funciones más importantes (sobre todo en la Nikon), proponen un uso más automático que el que le daría alguien que quiera exprimir las posibilidades de jugar con el diafragma y la velocidad de disparo.

Sin embargo, sus corazones de 15 y 12 Mpíxeles denotan una capacidad muy importante que las acerca a sus hermanas de gama más alta (Canon EOS 50D y Nikon D90), de las que toman prestados sus CMOS y procesadores de imagen. Pero no acaban aquí las herencias.

La posibilidad de grabar vídeo también proviene de la misma D90, en el caso de Nikon, y de la semiprofesional EOS 5D Mark II, en el de Canon. Éstas son, respectivamente, la primera réflex capaz de grabar vídeo y la pionera en hacerlo con calidad HD. Una diferencia que también aparece en los modelos aquí analizados, aunque con un matiz que veremos más adelante.

Cada marca, un mundo

En la mano, nos convence más el tamaño algo mayor de la Nikon y su robustez que, al contrario que la Canon, sí parece capaz de montar objetivos más voluminosos (pero sin pasarse y, ojo, dotados de motor de enfoque). La Canon es tan pequeña (como ya hemos señalado las veces que hemos analizado este cuerpo desde la ya lejana EOS 300D) que resulta incómoda de coger a poco que nuestras manos sean algo grandes. Eso sí, si queremos una cámara para llevárnosla de viaje, es nuestra elección; como también nos gusta más la mayor inclusión de accesos directos de la EOS.

En la Nikon podemos destacar la pantalla articulable, sin duda un excelente argumento para aprovechar las posibilidades del Live View (no estaría de más que se empezara a imponer en este tipo de cámaras). Eso sí, en tamaño y resolución vence claramente la pantalla de Canon, que llega a unos nada despreciables 920.000 puntos.

Por lo demás, hay detalles, como el sensor para apagar la LCD al acercar el ojo al visor y el histograma en vivo a través de live view, en la Canon, o el sistema de información de los menús que ayuda a comprender para qué sirven los ajustes, en la Nikon, que pueden tener su importancia dada la igualdad.

Sobre el terreno

Ambas resultan sencillas de manejar, al tiempo que ofrecen casi todo lo que puede esperar un buen aficionado a la fotografía. Su enfoque resulta rápido y eficaz, aunque nos gusta más el de la Nikon que también ofrece más puntos de enfoque.

En las pruebas realizadas (en JPEG con los ajustes de fábrica y en modo semiautomático), pocas veces hemos visto tanta igualdad en dos cámaras. Los dos Mpíxeles extra de la Canon le otorgan una pequeña ventaja al ampliar las imágenes al 100%, pero en ambos casos se observa cierta falta de nitidez achacable a los modestos objetivos de serie (un pelín mejor el de Nikon). En cuanto a limpieza de ruido, la Canon sobresale ligeramente, pero por lo demás (reproducción de color, rango dinámico…), la igualdad es la nota dominante con diferencias tan pequeñas que apenan son reseñables.

Respecto a la grabación de vídeo, sin que las diferencias sean abismales, sí que Canon está por delante, aunque es una pena que la (incomprensible) limitación a 20 imágenes por segundo en el modo HD (1.920x1.080) hace que las secuencias captadas no puedan ser realmente alta definición.

Concluyendo, está claro que se trata de filosofías diferentes pero que se asemejan mucho. En la práctica, cada una se maneja de una forma distinta, pero es solo cuestión de acostumbrarse y los resultados arrojan diferencias casi de matiz. Siempre hemos recomendado acercarse a una tienda y comprobar qué tal «sienta en la mano» cada cámara y, en este caso, se hace más necesario aún.

Además, el posible comprador deberá tener en cuenta las ventajas e inconvenientes de una y otra dependiendo del uso que le vaya a dar, pero, sobre todo, tener en cuenta un consejo sin precio: con ninguna de ellas podrá hacer una foto que no sea posible con la otra.

Podéis encontrar más fotografías con detalles de ambas cámaras, así como algunas de las imágenes de prueba que hemos realizado para comparar sus funcionalidades en http://links.pc-actual.es/220camaras

Loading...
'); doc.close(); });