Especial

Las mil y una caras de Windows 8

Microsoft se enfrenta a la era Post PC, aunque sería más correcto decir «Además del PC», debido al posicionamiento del nuevo sistema operativo Windows 8

Manuel Arenas

Las mil y una caras de Windows 8

8 mayo 2013

La cadencia de lanzamientos de los sistemas operativos de Microsoft era famosa por ofrecer uno bueno, luego otro no tan bueno y así sucesivamente. A Windows 95 (no tan bueno), siguió Windows 98 (bueno), luego llegó Windows Me, para seguir Windows XP, luego Vista y Windows 7.

Según esta cadencia, Windows 8 tendría que ser uno de los no tan buenos, pero lo cierto es que el sistema, si se mira desde el punto de vista de ser un Windows 7 optimizado, junto con una nueva interfaz optimizada para pantallas táctiles, y con un nuevo entorno de desarrollo WinRT (evolucion del tradicional Win32), es muy bueno. Posiblemente uno de los mejores de la historia de Microsoft.

El problema es que el gigante ha querido extender el ámbito de este sistema a dispositivos hardware muy diferentes, y al tiempo se ha empeñado en negar la existencia del Escritorio tradicional en favor de la nueva interfaz de Windows. Con todo ello, ha forzado tanto la cuerda que poco más y la rompe. En este Especial, te contamos las claves de Windows 8 y sus versiones.

Las mil y una caras de Windows 8-1

Nueva interfaz Modern UI

La cara visible de Windows 8 es la denominada nueva interfaz de Windows (o Metro para los amigos). Es el relevo del Escritorio clásico, y donde se lanzan las aplicaciones a través de una interfaz optimizada para un uso eminentemente táctil.

Las mil y una caras de Windows 8-2

El Escritorio

En Windows 8, Pro y Enterprise, tenemos el Escritorio clásico, compatible con aplicaciones anteriores. Sin embargo, no tenemos menú Inicio, aunque se puede recuperar con Classic Shell, o arrancar directamente en el Escritorio.

Las mil y una caras de Windows 8-3

Tienda de apps

Las aplicaciones de Escritorio se pueden instalar a discreción, pero las diseñadas para la interfaz Modern UI tienen que instalarse desde la tienda de apps. Así, se adopta el modelo de iOS o Android. Lo malo es que, de momento, no hay muchas.

Las mil y una caras de Windows 8-4

Autenticación desde la Nube

Con Windows 8, tienes la posibilidad de autenticarte de manera local en el equipo, o bien usar una identidad on-line, de modo que tu configuración del sistema, historiales de navegación y otros datos se sincronizarán desde la Nube cada vez que te autentiques en un ordenador o tableta con esos datos.

Las mil y una caras de Windows 8-5

Hardware

Windows 8 está pensado para que funcione sobre equipos muy diversos. Desde sobremesas con procesadores de seis núcleos hasta netbooks con CPU Atom. Pero, cuidado, porque la experiencia de uso cambiará dependiendo de si estamos manejando uno u otro tipo de dispositivos.

Las mil y una caras de Windows 8-7

Manejo

Con una pantalla táctil, manejar Windows 8 es literalmente un juego de niños. Tienes zonas activas en las esquinas y laterales para acceder a funcionalidades como la multitarea o la configuración de las conexiones de red inalámbricas, por ejemplo.

Las mil y una caras de Windows 8-6

Windows 8

  • Características: Sistema operativo de 32/64 bits para plataformas hardware x86 con entorno Win32 y WinRT. Windows RT es la versión específica para arquitecturas ARM
  • Contacto: Microsoft
  • Lo mejor: Integra el Escritorio clásico y, además, tienes la nueva interfaz de Windows para uso táctil. Kernel optimizado para adecuarse a hardware modesto. Seguridad mejorada. Optimización del arranque y apagado. Opciones de recuperación. Sincronización con la Nube
  • Lo peor: La experiencia de uso se resiente en equipos que cuentan con un hardware modesto. La versión Windows RT no está a la altura de lo que ofrece Windows 8 en funcionalidad (hay pocas apps). El modo Escritorio no tiene menú inicio
Las mil y una caras de Windows 8-8

Con Windows 8, Microsoft ha asumido el reto de ofrecer un sistema operativo válido tanto para PC como para portátiles, Ultrabooks y tabletas. La forma de conseguirlo es un tanto agresiva: empleando una plataforma única de aplicaciones alrededor de WinRT en detrimento de Win32, sobre la que se ejecutan las aplicaciones de escritorio tradicionales. Para un uso en PCs y portátiles, no hay demasiadas ambigüedades, pero, para netbooks y tabletas, surgen muchas dudas. Vamos a tratar de resolverlas.