Cebit se suma a la lucha contra el cambio climático

La mayor feria tecnológica ha comenzado esta nueva edición en Hannover con la protección del medio ambiente como novedad. Disminuir las emisiones de productos nocivos durante la fabricación y menor uso de elementos no degradables en sus componentes son las nuevas prioridades

Cebit se suma a la lucha contra el cambio climático

4 marzo 2008

Cebit ha sido capaz de unir dos conceptos que en ocasiones podrían parecer incompatibles. La más sofisticada tecnología al servicio del medio ambiente. La compañía Asus ha lanzado al mercado portátiles ecológicos fabricados con madera de bambú. Además de ofrecer las prestaciones de cualquier equipo informático, la naturaleza de sus componentes permite un mayor ahorro en el consumo de energía.

 

El sector tecnológico es responsable de un 2 por ciento de las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera. Por este motivo, muchas firmas se han hecho eco de esta noticia y han presentado soluciones o sistemas más eficientes energéticamente. Este es el caso también de Cyber Power Systems, que ha presentado una tecnología de suministro ininterrumpido UPS que reduce el gasto de electricidad en un 75 por ciento.

 

Asimismo, la seguridad en la red y la telefonía móvil han sido puntos clave en la feria alemana. El productor de software F-Secure ha aprovechado el evento internacional para divulgar una encuesta que confirma que el 86 por ciento de los usuarios que navegan por internet a través del teléfono móvil no han instalado programas de seguridad en el dispositivo. Aunque el peligro en comparación con el PC o el portátil personal es menor, hasta ahora se han descubierto 400 virus dirigidos especialmente a teléfonos móviles. Sin duda, el mayor factor de riesgo es el desconocimiento de los usuarios. Solo uno de cada cinco sabe que el software antivirus debe ser actualizado varias veces al día.

 

Por otro lado, más allá de la seguridad y nuevas tendencias, Cebit también ha acogido retos de futuro. Una de las voces más destacadas de la feria, Steve Ballmer, presidente de Microsoft, ha augurado que la "quinta revolución en los ordenadores", hará posible que los ordenadores tengan una capacidad de memoria casi interminable y sistemas que serán proporcionados con voz y gestos.