Centrino 2 vs Puma: Los gráficos son la clave

Después de analizar con atención y detenimiento las dos nuevas plataformas de AMD e Intel, que gobernarán los ordenadores portátiles de los próximos tiempos, tenemos ya bastante claras una serie de conclusiones que os exponemos aquí

Centrino 2 vs Puma: Los gráficos son la clave

25 noviembre 2008

De entrada, la plataforma Puma de AMD nos ha sorprendido gratamente por el gran trabajo realizado integrando un procesador más potente que su generación anterior junto a un chipset dotado de un motor gráfico realmente potente si hablamos del ámbito de los portátiles. Esto hace que por fin veamos a AMD con algunas opciones para empezar a ganar cuota de mercado a Intel en determinados segmentos y gamas de portátiles.

Además, los primeros precios de las máquinas con Puma son verdaderamente agresivos (en el caso del Acer Aspire 5530 está en 899 euros), lo que jugará aún más a su favor. Por ello, equipos para uso residencial y jugadores habituales que buscan, además de un PC para tareas ofimáticas, un portátil con el que jugar con buenos resultados en casi cualquier parte serán sus principales objetivos.

Aun así, no vamos a negar que el Turion 64 X2 Ultra no es más que una revisión de un procesador ya superado por Intel hace tiempo, lo que a la larga pasará factura a AMD, y es que no sólo de gráficos depende una plataforma.

Intel, en la brecha

Es quizá por ello por lo que sin duda Centrino 2 seguirá dominando el mercado. Primero por inercia y segundo porque no todo el mundo necesita gráficos avanzados. De hecho, los Macbook llevan bastante tiempo utilizando el motor integrado Intel GMA X3100, y el sistema Mac OS X es uno de los visualmente más atractivos.

Además, los usuarios profesionales y todos aquellos que hagan uso de portátil para tareas meramente ofimáticas o multimedia básica (reproducción de películas DivX, música o fotos) tendrán más que suficiente con el motor gráfico Intel GMA X4500, incluso a pesar de sus reducidas prestaciones frente al resto de la industria. Eso sí, a cambio tendrán máquinas con una autonomía algo mejor y una menor disipación de calor, aspectos muy valorados hoy por hoy.

Además, Intel ya tiene previsto el inminente lanzamiento de Nehalem, su micro de cuatro núcleos para portátiles que probablemente marcará un nuevo punto de inflexión en lo que a prestaciones móviles se refiere. De esta forma, es posible que la distancia entre AMD e Intel se alargue aún más, máxime teniendo en cuenta que no parece cercano el lanzamiento de una CPU para portátiles con cuatro núcleos por parte de AMD. La arquitectura de Phenom, a pesar de ofrecer buenos resultados en el mundo sobremesa, no parece la más adecuada para los portátiles.

Conclusión final

Bajo nuestro punto de vista, AMD ha dado un gran salto en el mundo del portátil, creando algo que creemos que era necesario: una plataforma que unificara procesador y gráficos de alto rendimiento. Además el sistema ATI Hybrid CrossFireX funciona estupendamente, conmutando entre el motor gráfico integrado o ambos según el tipo de energía suministrado en cada momento, de manera totalmente transparente para el usuario.

Sin duda es un buen punto de AMD que, sin embargo, quizá llega algo tarde, cuando Intel domina con demasiada contundencia el mercado de portátiles y donde, aunque los gráficos son importantes, aún lo es más el procesador que gobierne todo el conjunto.

Aquí es donde los nuevos Turion 64 X2 Ultra nos parecen algo cortos, algo que creemos que se irá haciendo más palpable con el paso del tiempo si AMD no lo remedia. Además, el posicionamiento de Puma hacia usuarios jugones y que demandan grandes prestaciones gráficas para aplicaciones multimedia harán aún más evidente esta carencia.

Centrino 2, por su parte es más de lo mismo. No nos parece para nada una plataforma revolucionaria, lo que no significa que sea una excelente opción para los que buscan, más que rendimiento gráfico, potencia de proceso, autonomía y mínima disipación de calor.

En este sentido, Centrino 2 es una simple evolución del Centrino ya conocido, con unos procesadores ligeramente más rápidos, nuevos chipsets con gráficos algo más potentes y soporte de nuevas tecnologías de memoria, WiFi o conectividad.

Lo mejor: El sistema gráfico integrado por AMD

El sistema ATI Hybrid CrossFireX nos han parecido sorprendente, dos gráficas en un portátil aunando esfuerzos, y desconectándose la dedicada para ahorrar energía cuando funcionamos con batería. Grandes prestaciones y funcionamiento totalmente transparente.

Lo peor: Intel deja fuera a los jugones

Los resultados del motor gráfico integrado de Intel, el GMA X4500, son algo decepcionantes. Aunque suficientes para una masa de usuarios que no precisa de aceleración 3D, empieza a echarse de menos una solución más completa preparada para los juegos y aplicaciones actuales.