Un centro de datos de quita y pon

Sun Microsystems ha estrenado en Madrid su primera instalación de un “Blackbox”, un contenedor que, valga la redundancia, contiene todo lo necesario para soportar un centro de proceso de datos. Su diseño inteligente, no solo se adapta a las premisas de transportabilidad, sino que apuesta por una gestión más eficiente de la energía consumida

Un centro de datos de quita y pon

24 abril 2008

Se trata de un centro de proceso de datos único en el mercado en el que confluyen las características de  virtualización, eficiencia energética y portabilidad. Configurado en un contenedor metálico de las medidas estándar utilizadas en los containers habituales para transportar marítimo de mercancías, el centro de proceso de datos presentado por Sun Microsystems permite una implementación en cuestión de horas casi en cualquier lugar que se precise, ya que es totalmente portátil y autónomo. Para su funcionamiento sólo es necesario que exista una toma de agua, electricidad y acceso a red estándar.

 

Una de las principales características del Centro de Datos Modular (Sun Modular Datacenter, como le gusta ahora llamar al conocido antes como “Proyecto Blackbox”) es que ha sido diseñado para minimizar los requisitos de energía y espacio físico asociados a los centros de proceso de datos tradicionales, a la vez que se maximiza su eficiencia operativa con un capacidad  de 18 teraflops de rendimiento informático y una capacidad de almacenamiento de información en disco de 3 petabytes. Esto significa obtener una capacidad informática cuatro veces superior a la aportada por un centro de proceso de datos tradicional.

 

Además, el tamaño del contenedor en el que se encuentra optimizado el Centro de Datos Modular –6 m de longitud, 2,60 m de altura y 2,44 m de anchura-- permite reducir a una octava parte el espacio físico necesario para su despliegue. Ello permite eliminar la necesidad de disponer de grandes sistemas de refrigeración basados en tanques de gasoil, tuberías de agua y aire acondicionado para mantener a la temperatura adecuada, permitiendo ahorrar hasta un 40% en consumo energético anualmente. Y lo mejor es que tampoco precisa grandes naves a las afueras al precio que se está poniendo el metro cuadrado en las ciudades.

 

Estas capacidades son especialmente importantes en un momento como el actual en el que, según los últimos datos aportados por la consultora IDC, el 50% de los costes generados hoy por un centro de proceso de datos proceden de la energía necesaria para poner en funcionamiento y refrigerar los servidores que alberga; y supondrá el 70% en 2010.

 

Del mismo modo, conforme a los datos aportados por la firma de analistas Morgan Stanley, el 59% del coste total de propiedad de un centro de proceso de datos procede de los costes generados por el consumo eléctrico (44%) y la inversión en espacio físico necesario para albergar el centro de proceso de datos (15%).

 

El nuevo Centro de Datos Modular de Sun puede configurarse, operar, desconectarse y volver a operar rápidamente y con total seguridad en cualquier parte del mundo. Esto garantiza tener la mayor capacidad informática dónde y cómo se necesite, sin los costes que conlleva la construcción de un centro de proceso de datos completo y la ubicación del mismo en un espacio físico determinado y fijo.

 

Como explica Joaquín Ochoa, presidente de Sun Microsystems Ibérica, “esta solución marca un antes y un después en la evolución de los centros de datos. Una vez más, Sun Microsystems ha sido pionera en innovación poniendo en manos de nuestros partnes y clientes una solución única que garantiza los mínimos consumos energéticos, la mayor seguridad y la disponibilidad inmediata de la información allí donde se necesite y cuando se necesite”.

 

Una solución "olímpica”

Sun ha observado una enorme demanda para el Centro de Datos Modular en todo el mundo y, prácticamente, desde todos los sectores de actividad. Además de empresas e instituciones públicas con una especial sensibilidad y compromiso con el ahorro energético de sus centros de procesos de datos, esta solución es especialmente interesante para aquellas organizaciones que no consideran rentable  hacer frente a una compra o alquiler de suelo urbano para que su centro de datos siga creciendo. En este caso, las posibilidades del Blackbox son inmejorables, permitiendo instalarlo en suelo rural o en polígonos industriales, donde el precio es más barato.

 

Por otra parte, su portabilidad lo hace idóneo para proyectos de seguridad nacional o responder rápidamente ante situaciones críticas  creadas por los desastres naturales (terremotos, inundaciones, erupciones volcánicas...) o sea necesario contar con sistemas de información en lugares remotos --prospecciones militares, trabajos de investigación científica, etc.--. Igualmente es óptimo para aquellos proyectos en los que  una empresa o entidad pública necesite ampliar, consolidar y migrar la capacidad de su centro de proceso de datos ya operativo pero no pueda permitirse los costes asociados a una ampliación tradicional.  

 

También las Universidades son un colectivo que puede descubrir enormes ventajas, así como a otras áreas de actividad como hospitales de campaña y otro tipo de centros sanitarios con necesidades de alta capacidad informática y necesidad de disponibilidad de la información garantizada 24 horas, 7 días a la semana, o compañías de Telecomunicaciones para la ubicación de subestaciones remotas.