Chromebook, una alternativa al PC

24 marzo 2014

¿Cuánto cuesta un ordenador? La respuesta depende de muchos factores: el tipo de usuario, el uso concreto de ese ordenador, la marca que elijamos, e incluso la región en la que nos encontremos. Pero, ¿puede un ordenador costar solo 250 euros y llamarse ordenador? Hablamos de los Chromebook. La duda es si estos pueden rivalizar con un ordenador con Windows.

Hasta ahora, los ordenadores con Windows han sido el dispositivo elegido por muchos usuarios para conectarse a Internet y trabajar. Sin embargo, la llegada de los smartphones y los tablets ha hecho que eso cambie. Los que necesitan grandes máquinas para trabajar siguen recurriendo a los ordenadores, pero lo cierto es que son muchos, y podría hablarse ya de mayoría, los que pasan la mayor parte del tiempo conectados a Internet desde su smartphone o su tablet. Llegados a este punto, gastarse un mínimo de medio millar de euros en un ordenador, puede resultar una tontería para mucho, y más cuando los Chromebook han llegado para quedarse. Ordenadores de 250 euros que son muy capaces. Ahora bien, ¿de verdad pueden competir con los PC con Windows?

Sobreviviendo en la Nube

La respuesta es no, y eso es indudable, hay muchas cosas en un ordenador con Windows que no vamos a encontrar en un Chromebook, pero el problemas quizás está en que el análisis correcto sería el de si nosotros necesitamos tantas cosas en un ordenador. ¿Cuántos de nosotros nos dedicamos a la edición fotográfica, o a jugar a videojuegos de alto nivel con un ordenador? La mayoría de los trabajos que realizamos con un ordenador con Windows, pueden realizarse con un ordenador con ChromeOS. De hecho, estos ordenadores son casi como tablets, pero más productivos, al contar con teclado y una pantalla de mayor tamaño. Los hay incluso All-in-one, con pantallas de 21 pulgadas. Y lo mejor es su precio, que puede costar dos, tres, cuatro o incluso cinco veces menos que otro PC con Windows.

Lo principal para poder utilizar un Chromebook sin echar de menos un PC con Windows es aprender a sobrevivir en la Nube. En realidad, es como aprender a alimentarse de lo que hay en el campo, en lugar de ir a las tiendas. Al principio puede resultar complicado, pero al cabo de un tiempo nos damos cuenta de que es imposible volver a lo anterior. Hablar de la Nube y la productividad es casi hablar de lo mismo. Todo aquello en lo que estemos trabajando está en Internet, y por tanto, puede ser accesible desde otro ordenador, desde cualquier otro lugar del mundo, o desde otro dispositivo. Siempre estaremos ahorrando tiempo.

Herramientas de menor nivel

Obviamente, el mayor problema nos lo encontramos con las herramientas que tenemos en la Nube, que en este momento casi siempre son de menor nivel que las que podríamos tener instaladas en un ordenador normal. ¿De verdad necesitamos herramientas de tan alto nivel? Para recortar una fotografía no necesitamos Photoshop, sino acostumbrarnos a cualquier otro servicio de edición fotográfica online. Para editar documentos, no necesitamos Microsoft Office, ni Pages. De hecho, alternativas como Google Docs ya cuentan con algunas posibilidades con las que no cuentan estos dos programas. Pocos de nosotros nos dedicamos a la edición musical. En caso de que sí seas una de esas personas que requiere un ordenador de gran nivel, está claro que no te servirá uno de estos Chromebook para tu trabajo, pero lo cierto es que lo más probable es que el ordenador que necesites supere con facilidad los 1.000 euros. Hablamos del que quiere un ordenador para lo básico, editar documentos, hojas de cálculo, navegar por redes sociales, y jugar a algún juego online. Si buscamos eso, un ordenador con Windows podría costarnos 500 euros. Un Chromebook podría costar la mitad, y sería igual de funcional.

¿Verdaderamente irremplazable?

Pero aun así nos podríamos encontrar con un caso más, el que usa el ordenador para jugar a videojuegos. Es cierto que un Chromebook no puede utilizarse para jugar a videojuegos. ¿Cuánto cuesta el ordenador más barato para jugar? Fácilmente estamos hablando de 600 euros. 600 euros por una máquina que, en realidad, no es de altísima calidad, sino que cuenta con las características mínimas para jugar a un videojuego. Solo hay que hacer cálculos para fácilmente darse cuenta del precio de una PlayStation 4 o una Xbox One, más el de un Chromebook, y darse cuenta de que sigue siendo inferior al precio de cualquier ordenador que queramos para jugar. La diferencia es que la PS4 o la Xbox One, son el top en el mundo de los videojuegos. Solo pueden ser superadas por algunos ordenadores de alta gama, pero modelos de altísimo nivel, cuyo precio es muy superior.

Conclusiones

Pocos de nosotros elegiríamos un Chromebook para nuestro día a día, pues no parece un ordenador tan solvente como un PC con Windows. Sin embargo, lo cierto es que a la mayoría de nosotros nos sería suficiente con un ordenador de esas características. Su falta de complejidad nos asegura un buen funcionamiento. Sin antivirus que ralentizan el sistema, ni un disco duro lleno de programas, de los cuales algunos se ejecutan sin que nosotros los estemos usando. Todo eso no existe en un Chromebook. Es básico, sí, pero eso podría ser precisamente lo que los haga explotar en el mercado. Ya han conseguido una cuota relativamente respetable en determinadas regiones del mundo, y podría ser cuestión de tiempo que acabaran convirtiéndose en un estándar. Tengamos en cuenta que poco a poco todo va portándose a la Nube. En cuestión de un año, los Chromebook podrían convertirse en la mejor elección para muchos de nosotros.

Temas Relacionados
Loading...
'); doc.close(); });