Los cibercriminales podrían llegar a robarte el coche

La firma de seguridad Kaspersky advierte que un coche cualquiera incorpora alrededor de 100 diferentes centralitas electrónicas, lo que abre un nuevo campo de posibilidades para los ciberdelincuentes

Ford Tecnología SYNC

5 octubre 2012

La firma de seguridad Kaspersky advierte que un coche cualquiera incorpora alrededor de 100 diferentes centralitas electrónicas, lo que abre un nuevo campo de posibilidades para los ciberdelincuentes

Los fabricantes trabajan en la integración del acceso a Internet y en la interacción de todo tipo de dispositivos en el coche: asistentes de aparcamiento, sensores de condiciones externas, GPS, telefonía manos libres, sistemas de detección de colisión, etc.

El abanico de posibilidades en cuento a entretenimiento, información, servicios adicionales y comunicación exigen la integración de dispositivos electrónicos programables conectados a una serie de sensores y otros equipos, que interactúan con las distintas partes del auto y que suponen un paso adelante en términos de experiencia de conducción y niveles de seguridad.

El sistema SYNC, que utiliza Ford y fue desarrollado por Microsoft, tuvo en cuenta a la hora de diseñar el sistema distintos criterios de seguridad, utilizando sistemas de cifrado, segmentación de red y un firewall.

Sin embargo, no tener un aislamiento perfecto entre las diferentes redes internas plantea un problema potencial. En palabras de Vicente Díaz, analista senior de malware de Kaspersky, asegura que «los sistemas operativos de los automóviles no han sido diseñados teniendo en cuenta la seguridad, y no son estables en circunstancias adversas».

De esta manera, la interacción de todo tipo de dispositivos en el coche podría suponer un nuevo campo de posibilidades para los ataques remotos, infecciones involuntarias, ataques dirigidos y ataques multidispositivos.

Aunque estas amenazas se encuentren todavía en fase de desarrollo, desde Kaspersky se vaticina que los cibercriminales reutilizarán tecnologías que ya conocemos y que han tenido éxito en el mercado, como Android. Así, se podría extrapolar el mismo escenario al que se enfrentan los dispositivos móviles.

«Un coche es la herramienta perfecta de espionaje, que permitiría a un atacante conocer la posición exacta y los hábitos de la víctima. También podría servir para llevar a cabo robos corrientes, en caso de que existiera la posibilidad de controlar los sistemas de seguridad del coche», zanja Vicente Díaz.

 

Loading...
'); doc.close(); });