Cinco equipos multifunción con tecnología WiFi

El descenso durante los últimos años de las ventas de las impresoras tradicionales ante el empuje de estos dispositivos es incuestionable. Su versatilidad, bajo precio y facilidad de uso son unas armas difíciles de batir

David Onieva García

Cinco equipos multifunción con tecnología WiFi

13 abril 2010

Durante los últimos años la calidad de los dispositivos multifunción ha experimentado un avance muy significativo y, a la par, su precio se ha reducido drásticamente. Un magnífico ejemplo de esta situación, tan beneficiosa para los consumidores, es la propuesta que nos ha hecho llegar Brother durante la elaboración de esta comparativa. Y es que este equipo no solo es uno de los mejor valorados, sino que, además, cuesta menos de 100 euros. Y no es el único llamativo. Todos los que hemos analizado ofrecen impresiones de mucha calidad, velocidades elevadas y costes, cuando menos, de lo más razonables.

foto-intro2

Versatilidad ante todo

La principal baza de los multifuncionales no es otra que la posibilidad de resolver varias necesidades de los usuarios en un único chasis. Muchas máquinas contemplan hasta cuatro modos de trabajo, aunque, como hemos podido comprobar en las cinco soluciones que hemos diseccionado, la sección de envío y recepción de faxes ya no es habitual en las soluciones destinadas principalmente al mercado doméstico. Esto nos ha permitido toparnos con dispositivos con un volumen ligeramente superior al de las impresoras convencionales pero que, además, hacen las veces de fotocopiadora y escáner de sobremesa. Además del ahorro económico y de espacio que estos equipos representan, la posibilidad de combinar sus modos de trabajo facilita claramente el trabajo ofimático diario de los usuarios.

Por otra parte, la desaparición de la sección de fax resulta comprensible, especialmente en los dispositivos orientados al hogar como los que hemos analizado. En este entorno la utilización del fax es casi nula y el descenso de costes que provoca su ausencia es importante. Asimismo, cabe destacar la inclusión de diversos detalles dignos de mención que incrementan la versatilidad de estas máquinas. Como muestra un botón: la conectividad ha pasado de contemplar únicamente la simple pero necesaria interfaz USB a incluir también un puerto Ethernet y una controladora WiFi.

También se han convertido en habituales, incluso en los productos de gama baja, las ranuras para tarjetas de memoria Flash y el puerto PictBridge que facilita la impresión directa desde nuestra cámara digital. Estos son elementos adicionales cuya inclusión, en mayor o menor medida, hemos ido observando conforme los equipos multifunción han ido ganando terreno en ventas a las impresoras.

Sin embargo, nos ha sorprendido la inclusión de una pantalla de control táctil en dos de los modelos que hemos analizado. Gracias a este elemento los usuarios tenemos acceso directo a todos los modos de trabajo de una forma más simple e intuitiva. Sin lugar a dudas, una excelente idea.

foto-intro3

Tecnología interna

Cada uno de los tres modos de trabajo de los multifunción (impresión, digitalización y fax) tiene características propias en las que merece la pena detenerse. En primer lugar y como centro neurálgico de todo el sistema nos encontramos con el modo impresora. Las resoluciones de restitución oscilan entre 4.800 x 1.200 puntos y 9.600 x 2.400 ppp. Estas cifras tan altas son las «culpables» en gran medida de los excelentes resultados que hemos obtenido en la mayor parte de los casos durante la impresión de fotografías, incluso en papel normal. Del mismo modo, los tiempos de impresión de documentos de texto también resultan muy llamativos, ya que por poco más de 100 euros disponemos de máquinas capaces de «rellenar» diez páginas por minuto en formato A4.

Por otra parte, debemos tener en cuenta que el modo fotocopiadora recurre a las secciones de digitalización e impresión. A la hora de copiar documentos, ya sean en color o monocromo, su calidad disminuye visiblemente, aunque, como contrapunto, el tiempo empleado en generar una de estas copias es reducido. Además, para utilizar la copiadora no es necesario tener el PC encendido. El dispositivo digitaliza el documento que hemos colocado en la bandeja para posteriormente imprimirlo en baja calidad. De ahí la interactuación entre los diferentes modos de trabajo a la que hacíamos referencia.

Por último, debemos contemplar el modo de digitalización (escáner). Las resoluciones soportadas por las propuestas que hemos analizado abarcan desde 1.200 x 1.200 puntos hasta 2.800 x 9.600 ppp, más que suficientes para cualquier usuario doméstico o, incluso, semiprofesional. En este caso debemos distinguir entre la resolución óptica, que es la que acabamos de mencionar, y la interpolada por software, que, desde nuestro punto de vista, resulta poco útil y suele ascender a 19.200 x 19.200 ppp.

Por todo lo comentado resultan evidentes las razones por las cuales los usuarios en la actualidad compran muchas menos impresoras y escáneres y se decantan por los multifuncionales. Los cinco productos que os proponemos en este análisis merecen toda nuestra atención por sus prestaciones y versatilidad. Ellos son los auténticos protagonistas de este especial.

El banco de pruebas de PC Actual

En nuestro Laboratorio Técnico hemos sometido a los dispositivos analizados a un extenso banco de pruebas con el objetivo de poder evaluar con exactitud cada uno de los tres modos de trabajo. En primer lugar y haciendo mención al modo de impresión, hemos tratado tanto documentos de texto, como mixtos y fotográficos de alta calidad. Concretamente, hemos tomado tiempos en la impresión de diez páginas A4 de texto impresas en calidad estándar.

Por otro lado, también hemos seleccionado un documento mixto que aglutina imágenes, degradados de color y texto monocromo, medidores de colorimetría, indicadores de alineación, etc. De este modo y gracias a este documento, hemos tenido la oportunidad de ponderar multitud de parámetros de impresión para comparar la calidad y precisión de cada uno de los multifunción. Asimismo, hemos seleccionado una fotografía de alta calidad en A4 de compleja reproducción para poner a prueba la «destreza» de las máquinas a la hora de trabajar con imágenes digitales a la máxima calidad.

Nuestra siguiente prueba es un test psicométrico con todos los miembros del Laboratorio para valorar las imágenes generadas por cada equipo sin conocer el nombre del producto responsable de cada impresión.

foto-intro1

Cambiando de tercio y si hacemos referencia al modo de trabajo de copia, hemos escaneado un patrón de referencia, donde hemos observado claramente la diferencia tanto de calidad como de tiempo entre la impresión y la copia (en color y monocromo). Y, por último, para el modo escáner hemos empleado el método MTF (Modulation Transfer Function), que consiste en un patrón de varios cuadros de una pulgada cuadrada con líneas paralelas en su interior. En concreto, contamos con tres de ellos que disponen de 30, 95 y 180 pares de líneas negras sobre fondo blanco. En primer lugar, sobre el cuadro de 30 líneas realizamos la digitalización a 300 ppp y, seguidamente, con la herramienta Histograma de PhotoShop, analizamos la cantidad de rojo, verde y azul que aparece en el cuadro de 30 líneas.

A continuación, escaneamos los cuadros de 95 y 180 paralelas y aplicamos el Histograma de nuevo. Para comprobar la calidad de los fotorreceptores calculamos el cociente entre la medida con el cuadro de referencia y las de los cuadros de 95 y 180 líneas. El sensor ideal, tomando como base la teoría de muestreo enunciada por Nyquist, es el que tiene una respuesta lineal y, por tanto, obtiene un valor de 1. Sin embargo, vemos cómo a medida que crecemos de 95 a 180, la calidad pasa de valores cercanos a los 0,90 hasta cifras próximas a 0,75.

La opinión de PC Actual: versatilidad a precio asequible

Como hemos explicado, una de las características de los dispositivos multifunción que hemos analizado que más nos ha llamado la atención es la alta calidad y elevado rendimiento de casi todos ellos. A estas cualidades hay que sumar su ajustado precio, aunque no en todos los casos se han cumplido estas premisas.

Precio y prestaciones

Por ejemplo, mientras que encontramos algunos equipos que por 100 euros o poco más (Brother y Epson) nos ofrecen unas especificaciones y resultados más que aceptables, otros cuestan más de 300 euros y su calidad no es muy superior a la de los anteriores. Un buen ejemplo es el Brother DCP-375W, un dispositivo que, por 99 euros, ofrece una calidad de imagen excelente, aunque su rendimiento es inferior al de otras propuestas. Si comparamos esta solución con la propuesta de Canon, cuyo precio supera los 330 euros, veremos que el rendimiento de este último es claramente superior; y, sin embargo, en lo que a la calidad de imagen se refiere, el MP990 se encuentra por debajo. Eso sí, hemos valorado positivamente el hecho de que esta máquina dispone de un diseño y una construcción de primera.

Por el contrario y ahondando en el apartado de la estética, consideramos que los equipos ofrecidos por HP y Lexmark cuentan con un diseño algo anticuado si lo comparamos con el del resto de las máquinas, que resultan más compactas, ponen a nuestra disposición bandejas plegables, etc. Otro de los apartados que también nos ha agradado es el hecho de que, por estos ajustados precios, la totalidad de los productos analizados ya dispone de interesantes añadidos, como pantallas LCD de control (exceptuando el Brother), ranuras lectoras de tarjetas de memoria Flash o interfaces de red Ethernet y WiFi.

Epson

Cambiando de tercio, el multifuncional más completo que hemos analizado en esta comparativa y que, en consecuencia, hemos premiado con nuestros dos galardones, Producto recomendado y Compra recomendada, es el de Epson. Se trata de un dispositivo con un precio muy atractivo (es el segundo más económico del informe), que, además, atesora una elevada calidad de impresión tanto en lo que conciene a la colorimetría, como a la definición de imagen, los degradados, etc.

Por el contrario, nos hemos llevado una pequeña decepción con la propuesta de Lexmark. Y es que, a pesar de ser el único multifuncional que dispone de alimentador de hojas automático, los resultados que ha arrojado en los modos de impresión y digitalización son inferiores a los del resto.

Lo mejor: Pantallas táctiles, WiFi y mucho más

Una de las principales razones del éxito que estos dispositivos están teniendo frente a las impresoras y los escáneres dedicados es, además de la reducción del espacio que ocupan, su asequible precio. Aunque no dispongan de fax, por un coste que ronda los 100 euros podemos adquirir un multifuncional de altas prestaciones. Además, también nos parecen estupendas las funciones adicionales que ya están estandarizándose en estas propuestas, como los lectores de tarjetas de memoria Flash, las pantallas táctiles y la interfaz WiFi.

lomejor

Lo peor: Los consumibles son muy caros

Dado el precio tan reducido de algunas de estas máquinas, para la mayor parte de los fabricantes la principal fuente de negocio son los consumibles. Y nos parece muy bien, pero son muy caros. Con frecuencia, reponer todos los cartuchos de uno de estos ingenios puede costarnos casi lo mismo que el propio dispositivo.

lopeor

Temas Relacionados