City Salud, la ciudad interactiva para aprender jugando

El nuevo portal auspiciado por la Fundación Pzifer ofrece una alternativa divertida para ayudar a padres y profesores en la tarea de educar en salud y valores a los más pequeños. En City Salud participarán de forma segura en seis juegos multijugador y un chat guiado, con preguntas y respuestas cerradas

City Salud, la ciudad interactiva para aprender jugando

2 marzo 2010

Según los últimos estudios, los hábitos de niños y adolescentes se han alejado de las actitudes más saludables. Ya no se baja tanto a la calle a jugar, y en su lugar se prefiere la poltrona delante del televisor durante horas. En consecuencia, un tercio de los que están en edad escolar no cumplen con el mínimo de actividad física recomendada (media hora al día), y el 26% está directamente por encima de su peso; además, al margen de esto y en la otra orilla, crece el número de niños y adolescentes con trastornos de anorexia y bulimia.

En este contexto sino alarmante, al menos preocupante, nace la iniciativa City Salud (www.citysalud.es), un portal destinado a potenciar los hábitos de una vida sana y saludable desde la más tierna infancia, fomentando de forma pionera la responsabilidad del menor sobre su propia salud. Y para ello, nada mejor y «más educativo» que hacerlo jugando.

Todos los psiquiatras comparten la idea de que intentar educar (o más bien re-educar) al adolescente ya es en la mayoría de los casos tarde. «El niño es el padre del hombre, y todos nosotros somos fruto de una serie de experiencias, traumas, afectos y contextos mamados en la cuna. Para intentar crear nuevos hábitos de vida más saludables, es imprescindible abordar el asunto en las primeras etapas infantiles», señalaba Celso Arango, jefe de la Unidad de Adolescentes del Hospital Gregorio Marañón. «Y además, hacerlo de una manera activa en la que el niño no sea un mero sujeto pasivo al que se le prohíbe todo; es fundamental el refuerzo positivo antes que decirle a todo que no. Cuanto más implicación y complicidad se cree, mejores resultados dará el esfuerzo».

Así, la pionera iniciativa de la Fundación Pfizer aporta una novedosa herramienta desarrolladopor Xtragames y Kidekom que se apoya en las nuevas tecnologías y que no tiene sólo al usuario infantil en mente, sino que también ayuda a abrir una nueva ventana en el entorno parental y docente para compartir tiempo y enseñanzas.

City Salud es un entorno multijugador en línea similar gráficamente al de otros mundos, como pudiera ser el exitoso Habbo Hotel, donde el niño se va a tener que moverse en función de sus conocimientos y habilidades por seis escenarios y enfrentarse a 58 pruebas. Como en todo juego, hay un objetivo, que en este caso «se trata de averiguar el misterio de la salud y saber llegar a viejo; nuestra meta es poder crear los ciudadanos saludables del futuro, no en balde nuestro objetivo como fundación es preparar a la gente a envejecer», afirma Francisco J. García Pascual, director de la misma. «Sabemos lo difícil que es intentar educar a los adolescentes de 15 a 18 años en materia de hábitos y consumos, así que hemos tratado de adelantarnos e ir a la etapa en la que se está conformando y asentando la personalidad de uno».

La vida en City Salud comienza con la creación de un avatar al que se le define el aspecto visual. Luego, tras ir superando una serie de pruebas basadas en preguntas y hallazgos, se va recorriendo los distintos escenarios donde se puede interactuar con objetos y otros habitantes virtuales. A este efecto, se ha optado por insertar un chat cerrado con la opción limitada de unas cuantas frases de cortesía. Para superar cada prueba y ganar «vida», hay que ir contestando una serie de cuestiones que ponen el acento en todo tipo de hábitos saludables, desde la alimentación o el sueño hasta el ejercicio físico o la higiene, pasando por otra serie de valores sociales. Y para que sea más sencillo, todo ello va apoyado en una serie de fichas pedagógicas que están siempre a mano.

Es por ello que también se convierte en una interesante herramienta de apoyo para padres y educadores, que pueden de esta manera pasar más tiempo junto a los niños creando lazos de afectividad, o establecer divertidos refuerzos de materias transversales como son informática e idiomas vernáculos (está disponible tanto en castellano e inglés como en catalán, valenciano, gallego y vasco). También hay un repositorio con un montón de actividades que se pueden descargar.

«En los últimos 20 años estamos asistiendo a una serie de cambios sociales vertiginosos. Y la escuela no es una excepción; encima, se encuentra desbordada: ya no tiene solo la función de transmitir una serie de datos académicos, sino que se pide que les enseñen a «saber ser», a «saber estar», a «saber actuar», incluso a «saber aprender», comentaba Amparo Escamilla, pedagoga de la Universidad de Comillas. «Entre los ocho y doce años se produce la etapa social por excelencia, y estamos asistiendo a cómo se la pasan delante del televisor con un continuo bombardeo publicitario al que se hacen rápidamente dependientes».

Las cifras de los diferentes organismos oficiales señalan que casi el 30% de los niños y adolescentes españoles tiene problemas de obesidad; el 13% nunca hace deporte; un tercio de la población escolar no cumple con las horas de actividad física recomendadas; el 30% de los jóvenes con edades entre 14 y 18 años fuma en alguna ocasión y un 10% presenta trastornos de conducta en la adolescencia.

El objetivo ahora es darlo a conocer entre colegios, instituciones públicas y redes sociales (tienen un acuerdo a desarrollar con Tuenti). Sin embargo, en la «hoja de ruta» está contemplado futuras actualizaciones y la introducción de nuevas funcionalidades. «Nuestra voluntad es de permanencia, así que seguiremos trabajando en mejorar la plataforma según vaya funcionando. Contamos con que habrá chavales que en una o dos semanas “haya quemado” todo el juego, así que deberemos darles cosas nuevas y tratar siempre de sorprenderlos», cuenta García Pascual.

Temas Relacionados
Loading...