Cloud Computing: Un mercado en pruebas

Poco a poco, se van juntando los elementos que hacen posible el movimiento cloud computing: la proliferación de la banda ancha, el incremento de rendimiento del lado de los servidores y la optimización de los lenguajes de programación específicos para Internet

Cloud Computing: Un mercado en pruebas

24 noviembre 2008

De todos modos, a estas alturas de la historia, lo cierto es que aún no hay nada definitivo sobre esta forma de aprovechar Internet para acceder a servicios y aplicaciones. Si bien hay «nubes» bastante consolidadas, como Google, Microsoft o Yahoo!, aún hay mucho por hacer y mercados por explorar.

Sin ir más lejos, el acceso en movilidad tiene muchas debilidades, desde las interfaces poco ágiles hasta la cobertura de red, pasando por la escasa autonomía de las baterías. Sólo iniciativas como Blackberry especializada en correo, ofrecen un servicio en movilidad «conveniente» con dispositivos en los que el correo se lee muy bien y se escribe con solvencia; aunque, estrictamente hablando, no encajen en el concepto de «nube». Windows Mobile también gestiona bien el correo, sobre todo ahora que es de tipo Push, pero flaquea en las aplicaciones ofimáticas.

Además, salvo contadas excepciones, las pantallas de estos dispositivos no son todo lo versátiles que cabría esperar para acceder a ciertos servicios o aplicaciones on-line de tipo multimedia. Así pues, lo mejor es darse de alta en servicios tales como Google Docs o Zoho y experimentar con esta nueva forma de solucionar tareas, o en SkyDrive, Yahoo! o MobileMe de Apple, aunque, en este último caso, se trata de un servicio de pago con un periodo de prueba de al menos un mes.

En otras ocasiones, el acceso a unidades de disco on-line se ofrece como servicio de valor añadido sobre una compra. Tal es el caso de Asus en los equipos EeePC a través del portal Yostore.net, o Airis, que, en su momento, ofrecía cuentas en el servicio de almacenamiento Docoom. Eso sí, se precisa un poco de orden y disciplina, sobre todo para controlar todas las identidades y cuentas de usuario abiertas en este proceso de prueba.

Lo mejor: Libertad de uso

Cloud computing permite liberarse de las ataduras del software. Sólo con un navegador y una conexión de Internet se tiene acceso a los datos y las aplicaciones que necesitemos. Incluso, permite reducir las exigencias del hardware como se ha visto con la irrupción de los portátiles netbook. En principio, muchas de las aplicaciones y servicios on-line son gratuitos en sus versiones más básicas, aunque con potencia suficiente para resolver la mayoría de las necesidades.

Lo peor: En pañales

En una etapa de transición desde el mundo off-line al mundo on-line, no se puede dejar todo en manos de Internet, por lo que nos encontraremos usando correo web y un cliente local por igual, o guardando copias de los datos en discos duros o discos ópticos «por si acaso».

Los modelos de negocio aún no están definidos, por lo que servicios que hoy no tienen coste pueden empezar a tenerlo a medio plazo si se necesita reajustar el volumen de ingresos.