Comparativa de PC con Windows 7

Los ensambladores han apostado de forma contundente por el nuevo sistema operativo de Microsoft. Su superioridad frente a Windows Vista ha propiciado que las nuevas máquinas sean más potentes y versátiles, al mismo tiempo que disfrutan de una mayor autonomía. Os traemos la primera comparativa de ordenadores, sean portátiles o sobremesa, equipados con W7

Juan Carlos López Revilla

Comparativa de PC con Windows 7

28 enero 2011

No es una casualidad que Windows 7 haya llegado a nuestras vidas en un momento de profunda catarsis mundial. El mercado de los PC ha decrecido en 2009, poniendo fin a la tendencia al alza que se había impuesto hasta 2008, aunque estas cifras negativas atañen especialmente al sector profesional, cuya contracción ha sido muy superior a la del segmento de consumo.

Algunos expertos en la materia, como los analistas de IDC, han vaticinado que este año el mercado de consumo volverá a crecer, y se mantendrá así, al menos, hasta 2013. Y no cabe duda de que buena parte de la responsabilidad la tienen las empresas que ejercen alguna forma de liderazgo tecnológico.

Si echamos la vista atrás por un instante y nos remontamos a 1995 podemos recordar que el lanzamiento de Windows 95 propició que muchos usuarios incrementasen la memoria principal de su PC para poder utilizar el entonces nuevo sistema operativo.

La llegada de Windows 7 también supone un importante revulsivo para el sector, aunque de una forma diferente. Y es que no exige que actualicemos nuestros PC, de hecho, funcionará sin problemas en cualquier equipo capaz de ejecutar Windows Vista con suficiencia.

La renovación se ampara, por un lado, en el hecho de que la nueva plataforma brinda a los usuarios la sensación de ser más robusta, más ágil y menos intrusiva que su predecesora, lo que motivará que aquellos que no apostaron por Vista y decidieron seguir con XP encuentren argumentos objetivos que justifiquen la migración. Y, por otra parte, muchos consumidores están aprovechando la ocasión para hacerse con un PC de sobremesa o portátil equipado con el nuevo sistema operativo.

Un reciente estudio de Intel al que hemos tenido acceso refrenda esta tendencia, de hecho, asegura que más del 70% de las máquinas que se venderán en 2010 estarán destinadas a reemplazar ordenadores antiguos, mientras que el porcentaje restante identifica a los usuarios que afrontan su primera compra.

cover226-1

Los portátiles siguen en buena forma
Como el hilo conductor de esta comparativa es Windows 7, la única condición que hemos impuesto a los fabricantes de PC que querían participar en el informe ha sido hacernos llegar máquinas gobernadas por el último sistema operativo de Microsoft, pero sin importar su tipo o configuración.

Con esta decisión hemos pretendido que la comparativa refleje el estado actual del mercado. Y, en cierto modo, creemos que así ha sido. Como veréis, hemos diseccionado diez equipos: tres de sobremesa y siete portátiles. Esta proporción no es muy diferente a la que impera actualmente en nuestro mercado, pues se venden más ordenadores portátiles (esta categoría engloba a los netbooks, portátiles convencionales y máquinas portables) que PC de sobremesa.

Las grandes compañías (Acer, Asus, Sony, Toshiba, etc.) han apostado mayoritariamente por los primeros, mientras que ensambladores de tamaño más comedido, como Mountain y Phoenix, se han decantado por soluciones de sobremesa, eso sí, equipadas a la última. La elección de Packard Bell parece contradecir esta tendencia, pero en realidad no es así. El equipo con el que ha participado esta compañía es un «PC todo en uno» con pantalla multitáctil y, por tanto, una máquina de sobremesa. No obstante, esta elección está en perfecta sintonía con otra tendencia que hemos observado desde que Windows 7 llegó a las tiendas: el esfuerzo que están realizando los grandes ensambladores para poner a punto equipos diseñados para ofrecer a los usuarios la posibilidad de sacar el máximo partido a las prestaciones táctiles de este sistema operativo.

Es evidente que esta comparativa carece de la homogeneidad habitual en nuestros análisis, por lo que debemos pediros que la leáis teniendo presente que solo son comparables de forma directa aquellas máquinas del mismo tipo. Y eso es lo que hemos hecho: enfrentar las que pertenecen a la misma categoría contrastando su valoración con la que hemos otorgado a las propuestas de similares prestaciones que han pasado por nuestro Laboratorio a lo largo de los últimos meses.

cover226-2

Llegan los híbridos: mitad netbook, mitad notebook
Si observáis con detenimiento la tabla en la que exponemos las especificaciones de los equipos que hemos analizado veréis que hemos probado un solo netbook y seis portátiles convencionales. Sin embargo, nada más lejos de la realidad.

Dos de estas últimas máquinas, las ensambladas por Medion y Toshiba, merecen un análisis más pausado que impida que sean categorizadas a la ligera. Y es que estas propuestas son dos excelentes ejemplares del tipo de máquinas que en breve inundará el mercado: aquellas a medio camino entre un netbook y un portátil tradicional.

Los ensambladores son conscientes de que muchos usuarios han adquirido un netbook atraídos por su bajo precio sin tener presente que estas máquinas no han sido diseñadas para desenvolverse con soltura en escenarios exigentes. Son muy capaces en entornos ofimáticos y como medio de acceso a Internet, pero no sirven para afrontar tareas que conlleven un esfuerzo de cálculo considerable, como la ejecución de juegos, el retoque fotográfico y la edición de vídeo, entre otras opciones.

Por esta razón y pensando precisamente en estos usuarios, algunos fabricantes están lanzando portátiles no mucho más pesados y caros que los netbooks, pero sí mucho más potentes que éstos y dotados de pantallas de tamaño considerable. Su autonomía y ligereza rivaliza con la de los ultraligeros convencionales, pero su precio es muy inferior.

Para hacer posible esta reducción de costes los fabricantes se han inspirado de nuevo en los netbooks y han eliminado de estas máquinas la unidad óptica. Esta decisión no solo les ha permitido reducir su precio, sino también hacerlas más ligeras e incrementar su autonomía. Quién sabe, quizás las unidades ópticas en el mundo de los portátiles tengan las horas contadas.

cover226-3

Cosas que tu nuevo portátil debe tener…

Y para ir abriendo boca, te adjuntamos los parámetros de una configuración mínima que a nuestro juicio deberías tener presentes si vais a adquirir un nuevo equipo:

  • -Una CPU multihilo o, mejor, con dos o más núcleos físicos

  • -4 Gbytes de memoria RAM

  • -Una pantalla con resolución mínima de 1.366 x 768 puntos

  • -Disco duro de, al menos, 250 Gbytes

  • -Una autonomía real mínima de 3 horas

  • -Una GPU y memoria de vídeo dedicadas (si lo vas a usar para jugar)

  • -Salida HDMI y puerto eSATA

  • -Al menos 3 puertos USB 2.0

  • -Un teclado amplio y confortable

La opinión de PCA: Más oferta y mejores precios

No nos cabe ninguna duda. Era evidente antes de que comenzásemos a realizar esta comparativa, pero, después de abordarla, es incuestionable que los principales fabricantes de ordenadores a nivel mundial esperan que los portátiles les ayuden a superar esta época de profunda recesión.

El catálogo de todos ellos incorpora muchas más máquinas de este tipo que de sobremesa, y, como hemos descubierto mientras planteábamos esta comparativa, algunas firmas, representadas en el informe por Medion y Toshiba, apuestan por un nuevo concepto de máquinas a medio camino entre los netbooks y los ultraligeros tradicionales.

En el futuro, cuando prestemos atención a uno de estos equipos, deberemos clasificarlo como netbook, ultraligero, portátil convencional, portable y, ahora, además, tenemos los nuevos «netbooks de altas prestaciones».

Para jugar, mejor un sobremesa
A pesar del evidente esfuerzo que están realizando tanto los fabricantes de procesadores gráficos como los ensambladores de PC para dotar de la máxima potencia gráfica posible a los ordenadores portátiles, las evidentes limitaciones de estas máquinas a la hora de disipar el calor y la necesidad de optimizar su consumo provocan que la mejor solución para los incondicionales de los juegos sigan siendo los equipos de sobremesa.

El rendimiento de la propuesta de Mountain en este escenario es, sencillamente, espectacular, gracias, por supuesto, a las dos monstruosas tarjetas gráficas de última generación en configuración SLI que incorpora.

Y el equipo de Phoenix, el primero de cuantos hemos analizado dotado de la tecnología 3D Vision de nVIDIA, también resultará muy atractivo para muchos jugones deseosos de percibir las imágenes de su PC en tres dimensiones.

Curiosamente, y aunque es un portátil, el equipo de Acer también ha sido concebido para hacer las delicias de los fans de los juegos. De hecho, gracias a la tecnología TriDef y a su original pantalla, brinda a los usuarios la posibilidad de percibir las imágenes en 3D.

Sin embargo, su productividad es muy inferior a la de las propuestas de sobremesa más ambiciosas, algo que resulta evidente si recurrimos al resultado que han arrojado las máquinas que hemos analizado en 3DMark Vantage/06. De hecho, y esta es una limitación del equipo de Acer y también de muchos otros portátiles de características similares, la resolución a la que los jugones pueden disfrutar sus juegos está condicionada por el tamaño de la pantalla del equipo.

El precio a pagar
Hasta no hace muchos meses aquellos usuarios que querían hacerse con un ultraligero de elevadas prestaciones debían desembolsar una verdadera fortuna (los primeros VAIO y Portégé que llegaron a nuestro Laboratorio hace más de una década costaban un auténtico dineral).

Por fortuna, esta situación ha cambiado, y en la actualidad podemos conseguir portátiles de unos 2 Kg (y algunos aún más ligeros) y prestaciones muy estimables por desembolsos cercanos a los 600 euros.

Las propuestas de Medion y Toshiba que hemos analizado se ciñen a estos requisitos, y, si estamos dispuestos a gastarnos un poco más y obtener, a cambio, un rendimiento algo superior y una unidad óptica, podemos optar por los equipos de Asus y Sony.

Sin embargo, para ofrecer esta tecnología a precios tan atractivos casi todos los fabricantes se han visto obligados a sacrificar en cierta medida la calidad de los materiales que emplean en la fabricación de sus portátiles.

El acabado de los cuatro equipos de los fabricantes que acabamos de mencionar es digno, pero mejorable. Aquellos usuarios que no están dispuestos a hacer concesiones en esta materia tienen a su disposición máquinas como el Envy 13 de HP que hemos diseccionado en esta comparativa. Su construcción es fantástica y su robustez inapelable, pero su precio no tiene nada que ver con el de los otros cuatro equipos: nada menos que 1.899 euros.

LO MEJOR: Potencia y ligereza a precios razonables
La principal conclusión que podemos extraer de esta comparativa no es otra que la posibilidad de hacernos con equipos de prestaciones muy estimables, una conectividad muy bien resuelta y un peso contenido por desembolsos cercanos, y en ocasiones inferiores, a los 600 euros. La incorporación del teclado numérico en algunos equipos nos parece una gran idea.

LO PEOR: Todos sacrifican el acabado
La calidad de los materiales utilizados en la fabricación del chasis de algunas propuestas se ha visto resentida con el fin de llegar al mercado al mejor precio posible. Curiosamente, todo parece indicar que los puertos FireWire cada vez son menos habituales en estas máquinas.