Compartir mapas en Internet

La útima novedad de las comunidades on-line consiste no sólo poder situar geográficamente a la lista de contactos activa, sino también en poder añadir comentarios y señalar incidencias imposibles para las actualizaciones anuales

Compartir mapas en Internet

19 marzo 2009

LA OPINIÓN DEL EXPERTO

La Web 2.0 ha revolucionado Internet. Con el auge de las comunidades on-line y las redes sociales, las nuevas tecnologías han encontrado en la participación desinteresada de los usuarios un importante multiplicador de posibilidades.

Así, servicios como los de YouTube, MySpace, Facebook o Flickr, por citar algunos de los más populares, ayudan a usuarios de todo el mundo a compartir vÍdeos, fotografías, intereses y hobbies desde cualquier punto del mapa.

Esto mismo, aplicado al campo de los navegadores GPS y a una de sus mayores problemáticas -la actualización de los mapas-, también supone una interesante vía de acción que desde TomTom, como fabricantes, no hemos dudado en explorar.

Basta con pensar en la cantidad de recursos que se emplean en cartografía y en la complejidad que implica estar al tanto de todos los cambios que se producen –a veces a diario- en nuestros pueblos o ciudades para saber que, al cabo de un tiempo, los mapas más recientes acabarán quedando obsoletos y que, incluso actualizándolos regularmente, siempre habrá algo que se nos escape, sobre todo en el caso de lugares poco frecuentados por la mayoría.

Sin ir más lejos, una vía que temporalmente cambia de dirección debido a un corte de tráfico por obras, o un tramo de autopista que se está asfaltando durante ciertos días y que, por consiguiente, ve reducida de forma considerable su velocidad de tránsito, constituyen situaciones que, por definición, escapan de los dominios de la cartografía tradicional.

Sin embargo, no es menos cierto que todos los que utilizamos frecuentemente un GPS nos habremos topado a estas alturas, por ejemplo, con rotondas que, frente a lo que nos dice nuestro copiloto virtual, no tienen tres salidas, sino tan sólo dos -tras haber sufrido previsiblemente ciertas modificaciones en aras de mejorar la seguridad de nuestras carreteras-.

Comunidades on-line, también para los mapas de los GPS

Ahora, gracias a las posibilidades de las comunidades en Internet, no sólo nuestro círculo más cercano de familiares, amigos y conocidos estarán al tanto de estos cambios inesperados, sino cualquier persona con acceso a Internet y que forme parte de la comunidad de usuarios diseñada con este fin.

Así, gracias a la inmediatez que proporciona la Red, y a la experiencia que los propios conductores comparten en ella, es posible acabar de una vez por todas con estos tan cotidianos imprevistos.

De este modo, corroborando la máxima de que la unión hace la fuerza, y aprovechando las posibilidades de colaboración e intercambio de información que hoy brinda Internet, surgen iniciativas como MapShare, en la que son los propios usuarios de los dispositivos GPS quienes comparten voluntariamente con el resto de la comunidad las modificaciones que realizan en sus mapas, así como otros datos sobre velocidades medias en carretera o puntos de interés.

Esta labor la ejecutan gracias a una aplicación muy sencilla que se instala directamente en el ordenador de cada cual y que posibilita el trasvase de información simplemente con enchufar el dispositivo a través de un cable USB.

Así pues, gracias a este sistema, es posible conseguir mapas permanentemente actualizados y afinar aún más en los pequeños detalles, teniendo a disposición de los colaboradores información fidedigna sobre las mejores rutas posibles en cada caso, en base a la experiencia real del usuario.

Sin duda, en la era de la inmediatez y la globalidad, en la que los cambios se suceden vertiginosamente, ya no podemos funcionar sin una herramienta como Mapshare, máxima expresión en su ámbito de lo que hoy entendemos por Información y Comunicación.

Por Isabel Baqué, directora de comunicación de TomTom