Complementos imprescindibles para la informática móvil

Aunque desde el principio de la informática móvil los equipos disponen de todos los dispositivos de entrada y de salida necesarios para su uso, siempre se pueden aumentar sus posibilidades si se recurren a periféricos específicos

Complementos imprescindibles para la informática móvil

31 octubre 2007

Desde los orígenes de la informática, los periféricos han jugado un papel fundamental. En los primeros ordenadores se utilizaban dispositivos de entrada basados en tarjetas perforadoras e impresoras para mostrar los resultados de cualquier cálculo. Desde entonces, se ha avanzado mucho y, en la actualidad, todos los dispositivos tienen integrados sofisticados dispositivos de entrada y de salida, por ejemplo, sistemas de reconocimiento de escritura y pantallas con millones de colores.
Aun así, estos elementos siguen complementando las funciones del ordenador y la informática móvil no es una excepción. Por ejemplo, para muchas personas su entorno fijo de trabajo está incompleto sin una impresora, por lo que si quieren diseñar su propia oficina móvil tendrán que recurrir a un dispositivo de impresión compacto, con batería y con algún tipo de conexión que sea compatible con su ordenador portátil, PDA o smartphone.
Dispositivos de entrada
En la informática móvil, uno de los principios fundamentales es la miniaturización, ya que es la única manera para conseguir que los ordenadores de mano y portátiles puedan ser transportados de un lugar a otro con la mayor comodidad. Este requisito ha obligado a los ingenieros de diseño a exprimir al máximo las posibilidades de las tecnologías actuales y, como consecuencia, a inventar nuevos métodos de entrada distintos al teclado tradicional, al que todo el mundo está habituado. Estos dispositivos de entrada ralentizan los procesos de escritura por lo que si la introducción de datos tiene que ser masiva, la mejor alternativa es recurrir a un periférico o dispositivo externo.
La solución que desde hace años llevan ofreciendo los diseñadores de accesorios para PDA es la más sencilla de todas: incluir un teclado externo opcional compatible con sus modelos. En realidad, ésta suele ser la opción más eficaz, ya que todo el mundo está habituado a utilizar estos dispositivos con fluidez y, por tanto, no necesitan un proceso de aprendizaje adicional.
Sin embargo, cada vez son más las alternativas. Una de las más novedosas son los lápices digitales (no confundir con los stylus que se utilizan sobre las pantallas táctiles). A simple vista, estos dispositivos apenas se diferencian de un bolígrafo tradicional, de hecho, hasta tienen tinta real con la que escribir o dibujar sobre papel. La diferencia es que son capaces de digitalizar el texto escrito para su posterior uso en cualquier tipo de ordenador e incluso en teléfonos móviles.
Hay distintos modelos de lápices digitales y casi todos ellos sólo funcionan si se escribe sobre un papel especial que se caracteriza por utilizar un patrón único que permite a su sistema electrónico determinar los movimientos hechos sobre éste. En cualquier caso, la principal ventaja de este dispositivo de entrada es que se consigue una copia analógica (tinta sobre papel) y una digital con el mínimo trabajo.
En cualquiera de los dos casos, estos accesorios son la solución más útil si se necesita introducir datos de manera constante en cualquier ordenador con un nivel alto de miniaturización como puede ser un PDA, smartphone o, incluso, algunos de los modernos UMPC.
Conexiones
En los primeros años de la informática móvil, los pocos accesorios disponibles utilizaban un cable para conectarse con los ordenadores de mano. Este hecho, unido a que cada fabricante diseñó sus propias conexiones, provocó que los accesorios sólo fueran compatibles con los ordenadores de la misma firma. Sin embargo, con la llegada de Bluetooth, además de eliminar los molestos cables, se ha conseguido estandarizar la comunicación entre todo tipo de dispositivos, incluidos los ordenadores utilizados en la informática móvil y sus accesorios.
Ahora, y gracias a una serie de protocolos cerrados, una solución de entrada como un GPS puede utilizarse con prácticamente todos los modelos del mercado de PDA, UMPC o portátiles. Así, es fácil asociar un accesorio a cualquier tipo de terminal y utilizarlo a distancia gracias a los servicios integrados sobre estos protocolos. Sin embargo, tanta estandarización, unida al hecho de que el medio físico de transmisión es el aire, provoca que la seguridad sea bastante vulnerable. Cualquier persona podría espiar las comunicaciones entre ordenador y accesorio sin necesidad de contar con  grandes conocimientos informáticos.
Las únicas características que permiten mejorar la seguridad de este tipo de conexión son, por un lado, un endeble sistema de encriptación y control de acceso y, por otro, el limitado alcance de Bluetooth (10 metros en su versión más extendida).
Otros accesorios
Al igual que sucede en la informática tradicional, para mobile computing hay todo tipo de accesorios, no sólo los tradicionales de entrada. En el mercado, se pueden encontrar desde dispositivos capaces de convertir un smartphone en un centro multimedia a pantallas de mayor tamaño, como pueden ser los marcos fotográficos digitales.
Sin embargo, estos productos aún siguen considerados como rarezas y apenas tienen salida en el mercado. Los accesorios más utilizados aún son los relacionados con la comunicación y con la música, como auriculares, altavoces y kits de manos libres. Tradicionalmente, estos dispositivos siempre han sido cableados, pero cada vez más aparecen los modelos inalámbricos, generalmente con conexiones Blueetooh.

Gracias a esta conexión se consigue una mayor libertad de movimiento, pero, por el contrario, hay que estar muy pendiente de su autonomía. Las baterías suelen ser internas, por lo que no hay forma de recargarlos fuera de la oficina o de casa.
Todos los dispositivos con GPS
Hace menos de una década para utilizar un servicio GPS era imprescindible adquirir un navegador especializado. Estos dispositivos tenían una única función: mostrar las coordenadas del usuario y, en algunos modelos, representarlas en su cartografía.
Desde entonces, el panorama de la geolocalización ha cambiado mucho. Actualmente, cualquier ordenador de mano puede disfrutar de este servicio. De hecho, la mayoría de los navegadores actuales (TomTom, Navman…) basan sus sistemas en PDA más o menos potentes con un sistema operativo Windows Mobile o similar. Simplemente, no es visible para el usuario. De hecho, en algunos modelos existen unas combinaciones de teclas que ponen al descubierto este sistema operativo.
Ahora, no sólo las PDA y los portátiles pueden utilizar los servicios de posicionamiento sino que la mayoría de smartphones son compatibles con algún receptor GPS y programa de cartografía. Algunos modelos como el iPhone de Apple o el Nokia N95 integran el receptor e incluyen cartografía para ofrecer a sus usuarios un completo servicio de posicionamiento desde el primer momento.