Conclusiones y consejos sobre consumo energético

Una vez pasadas las pruebas en nuestro Laboratorio, muchas conclusiones surgen por sí mismas. Os mostramos algunas de las más interesantes, junto con importantes consejos para ahorrar dinero en nuestra factura eléctrica

Conclusiones y consejos sobre consumo energético

18 abril 2009

Si ya habéis analizado con detenimiento las cifras del artículo "Consumo energético: conoce toda la verdad", probablemente os habréis fijado en algunos detalles interesantes, como qué consola es más «verde» o la diferencia de consumos entre un PC y un iMac de sobremesa. Analizamos éstas y otras cuestiones y acompañamos los análisis con consejos que os ayudarán a ahorrar muchos euros.

Conclusión 1

Portátil mejor que sobremesa

Es algo que queda más que patente durante las pruebas. Máxime si tenemos en cuenta que los consumos que muestran los PCs de sobremesa son solo de la propia torre, a la que habría que sumar el consumo de nuestra TFT. Por ello, y según las cifras que hemos manejado, un portátil puede necesitar hasta un 120% menos de energía que un sobremesa para funcionar.

No obtendremos las mismas prestaciones, pues la configuración de un portátil por lo general no es comparable a la del sobremesa, pero para usuarios y entornos medios, dicha potencia será más que suficiente. Por tanto, ahorraremos mucha energía utilizando un portátil en lugar de un sobremesa.

Por ponerle cifras, si utilizamos un portátil de gama media (60 vatios) durante una media de 2 horas diarias, en vez de un sobremesa de similar gama (unos 200 vatios con TFT incluida), consumiremos tan solo 5 euros de energía durante todo un año, frente a los casi 17 euros que nos supondría el sobremesa. Y ello sin contabilizar los consumos fantasma, que probablemente ampliarían esta diferencia.

Conclusión 2

Un Mac es más eficiente que un PC

Como en todo, hay muchos casos posibles, pero las pruebas que hemos realizado han demostrado que, por lo general, los ordenadores de Apple se muestran más eficientes energéticamente hablando que los del mundo PC.

En el ámbito de los modelos de sobremesa, las diferencias son muy considerables si comparamos un PC de gama media con un iMac, máxime porque este último integra la pantalla TFT en el propio equipo.

En el caso de los portátiles nos ocurre algo similar, pues un Macbook requiere entre un 20 y un 40% menos de energía que un portátil PC de similares prestaciones. Se trata de algo más que curioso si tenemos en cuenta que muchos elementos hardware son comunes o muy similares, lo que hace pensar en la optimización del software o de los propios alimentadores.

Conclusión 3

Configuración y tareas de un PC

Como ya hemos comentado, el consumo de un PC es muy variable, tanto por el tipo de tareas que lleve a cabo, como por la configuración con que cuente. En el ámbito de los servidores, las actuales técnicas de virtualización que empiezan a aplicarse en centros de datos de todo el mundo permiten aprovechar mejor los recursos de máquinas infrautilizadas, que permanencían encendidas las 24 horas del día. Se logra, de esta manera, un ahorro energético significativo, evitando tener que comprar varias máquinas, cuyas tareas ahora las realiza un solo equipo.

Hablando de la configuración de nuestros PCs, es importante saber que tanto el procesador como el sistema gráfico de un equipo, se llevan la mayor parte del consumo eléctrico. Por ello, montar una imponente tarjeta gráfica que apenas vayamos a utilizar, además de tirar el dinero, supondrá elevar el consumo energético de forma innecesaria.

Lo mismo es aplicable a procesadores de máximas prestaciones si solo usaremos la máquina para ver el correo, navegar por Internet o manejar documentos de Office. Pocos usuarios observarán este detalle como argumento de compra, pero al menos deberían saberlo.

Conclusión 4

La Wii es la consola más ecológica

La verdad es que nos lo imaginábamos, pues también es la que tiene el hardware menos potente y sencillo de las «tres grandes». Lo llamativo es que la diferencia sea tan sustancial. Así, una PlayStation 3 puede llegar a consumir hasta 4 veces más energía que una Wii, una cifra realmente sorprendente.

A los forofos de los juegos les importarán poco estas diferencias, pues han elegido su consola por otras razones, aunque de nuevo podemos ponerle cifras: jugar con la Nintendo Wii una media de dos horas cinco días (10 horas semanales) nos costará solo unos 4,1 euros al año. Jugar con la Sony Play-Station 3 en las mismas condiciones hará subir el coste hasta los casi 19 euros anuales.

La Microsoft Xbox 360 es la opción intermedia: menos «glotona» que la PlayStation3 y con mayor capacidad de proceso y gráficos que la Wii.

Conclusión 5

Una LCD más grande no consume más

El mayor consumo en una pantalla LCD se produce por la retroiluminación de la misma, generalmente de tipo fluorescente (algunos modelos muy recientes están utilizando LED de bajo consumo). Esta iluminación es la que permite que visualicemos las imágenes generadas por el panel LCD.

Sin embargo, pasar de un monitor de 19 a otro de 22 pulgadas, como demuestran las pruebas realizadas, no tiene un aumento tan signicativo de consumo. Por otra parte, en el caso de los TV LCD, además, hay grandes diferencias de consumo entre modelos antiguos y modernos.

Conclusión 6

¿Es rentable el P2P 24 horas al día?

La verdad es que depende, aunque si hemos de decir sí o no, en general, la respuesta podría ser afirmativa. Mantener encendido un router de manera permanente, nos costará alrededor de 0,60 euros al mes. Poniéndonos en el peor de los casos, mantener un PC de gama intermedia encendido y en espera junto con su pantalla durante ese mismo periodo de tiempo, nos saldrá por unos 13,5 euros/mes. Al coste de ambos, habrá que sumarle la cuota mensual del ADSL.

Si tenemos en cuenta todo lo que podemos llegar a descargar en 30 días de conexión permanente (cientos de películas y canciones), podemos concluir que la inversión energética necesaria es mínima en comparación a lo que obtendríamos, aunque de manera ilegal.

Ahora bien, los padres de esos hijos que tienen el PC 24 horas encendido para compartir material vía Internet, no duden que pueden aligerar su factura eléctrica considerablemente (unos 100 euros al año), con solo obligar al hijo a desconectar el PC cuando no esté delante.

Conclusión 7

Evita los llamados consumos fantasma

Ya hemos comentado en páginas precedentes la problemática de los consumos fantasma. A priori, quizá el coste de tener la TV siempre enchufada y en standby, lista para que pulsemos el botón del mando, puede resultar tan mínimo que no compense la incomodidad de andar desenchufando la TV cada vez que no la utilicemos. Sin embargo, el problema es que prácticamente TODOS los aparatos del hogar hacen algo parecido, logrando que la suma de muchos pequeños consumos fantasma se convierta en un coste importante.

Así, hemos tomado el consumo fantasma de algunos de los equipos analizados y que podríamos encontrar muy fácilmente en cualquier hogar medio y hemos calculado el coste de mantenerlos siempre conectados a la red eléctrica. Así, hemos concluido que, solo en aparatos informáticos y de entretenimiento (sin contar electrodomésticos o luces), un hogar medio puede dejarse fácilmente casi 10 euros al mes por consumos fantasma.

Es un cifra considerable, y la única forma de atajarla es tomándose la molestia de utilizar regletas con interruptor para todos los equipos electrónicos que sea posible: TV, DVD, TDT, Home Cinema, PCs, router ADSL, impresoras, cargadores de móviles, etc.

El gesto de desconectar el interruptor cuando sea necesario, o desconectar el cargador del móvil/portátil cuando no lo utilicemos, nos ahorrará bastante dinero al cabo del año. Por suerte para los más perezosos, comentaremos que ya hemos visto nuevos alimentadores de portátiles capaces de reducir su consumo a cero cuando no están en uso. A ver si se popularizan.

Conclusión 8

LCD, algo más ventajoso que CRT

La verdad es que en el Laboratorio imaginábamos que las diferencias entre un TV con tecnología CRT (de tubo de rayos catódicos) y otro de tipo LCD iban a ser mayores. Si nos fijamos en las cifras, queda claro que una de las antiguas televisiones consume más energía que los modernos televisores planos. Sin embargo, las diferencias no son para tirar cohetes. Por tanto, desde el punto de vista de la eficiencia, será difícil amortizar la compra de una nueva TV plana LCD, aunque nos permitirá ahorrar algo de energía.

Conclusión 9

Las impresoras láser se disparan

Si nos fijamos en las cifras de las pruebas, mientras que la impresora de inyección de tinta en color ofrece unas cifras de consumo eléctrico razonables (aunque con un consumo fantasma disparado), la impresora láser color de pequeño tamaño fue una auténtica devoradora de energía.

Esto es debido a la propia tecnología láser, que necesita calentar el tambor hasta cerca de los 200 grados para fijar el tóner al papel. El resultado es un consumo realmente elevado, a pesar de que, a cambio, tarde menos y ofrezca mejor calidad. Además, la costumbre de la mayoría de las oficinas de mantener la impresora en espera, incluso por las noches, aunque práctico, supone un enorme gasto energético.

Conclusión 10

La integración es provechosa

Ya sea hablando de impresoras multifunción (impresora + escáner), routers ADSL con WiFi o televisores con TDT integrado, cualquier aparato que aúne funciones será, por lo general, energéticamente más eficiente. Es algo que apreciamos a simple vista al comparar los consumos de equipos con más de una función.

Como en casos anteriores, quizá el ahorro sea mínimo, pero es ahorro. Un ejemplo: un sintonizador TDT externo nos costará unos 6 euros al año. Cifra que nos podemos ahorrar si dicho sintonizador ya esta integrado en nuestra TV LCD.