La configuración ideal para reproducir contenidos multimedia en el salón

El equipo que hemos elegido bien puede representar el HTPC ideal. Aunque no es una opción lo que se dice económica (siempre podrás encontrar soluciones con mejor precio), sí es la que aporta las mejores características para disfrutar de una auténtica experiencia cinematográfica en nuestro salón

La configuración ideal para reproducir contenidos multimedia en el salón

1 octubre 2007

La CPU
No es necesaria demasiada potencia de proceso en esto equipos; pero, aprovechando que los modelos de 4 núcleos abaratan sistemáticamente a los de 2, una excelente opción es el Intel Core 2 Duo E6600: reducido consumo eléctrico y, por ende, calentamiento y ruido del ventilador.
Refrigeración silenciosa
Aprovechando que el chasis de este equipo no es precisamente pequeño, lo ideal es implementar un buen disipador capaz de refrigerar la CPU pero que no emita demasiado ruido. En esta ocasión, se trata de un Zalman Ultra Quiet CPU Cooler que difícilmente superará los 15 decibelios.
Memoria
Aunque bien pudiera servir un solo «giga» de memoria, nos hemos decantado por la inclusión de dos módulos de 1 Gbyte DDR2 a 667 MHz. Más que nada para que el nuevo sistema operativo de Microsoft no tenga ningún problema a la hora de mantener en memoria todos sus «cachivaches».
Almacenamiento en disco duro
Lo habitual es que en un HTPC dispongamos de gran cantidad de material audiovisual, por lo que el almacenamiento en este sentido suele ser importante. Hay que tener en cuenta que este tipo de archivos, sobre todo los de vídeo, son los que más ocupan de largo, algo que podría unirse a la instalación de varios juegos de última generación. Por tanto, no es descabellado utilizar dos discos SATA de 320 Gbytes cada uno.
El subsistema gráfico
Si vamos a utilizar el PC de salón también para jugar con algún título de última generación será necesario incorporar una tarjeta gráfica a la altura. Es el caso de la Asus EN8800GTS, con la escalofriante cifra de 640 Mbytes de memoria DDR3. Si los juegos no son lo tuyo, cualquier otro modelo de gama media será suficiente.
Fuente de alimentación
Por encima de la potencia en vatios tendremos que buscar otra característica como el ruido generado por los ventiladores de la fuente de alimentación. Normalmente, estos equipos no consumen demasiado, pero el silencio es fundamental en el salón. Para ello, hemos encontrado un modelo con un excelente equilibrio entre estos dos parámetros. Se trata del Silverstone DA650, capaz de suministrar una potencia de 650 vatios (más que suficiente) aunque emitiendo un ruido de tan sólo 22 dB.
Dos grabadoras, dos
Si te decantas por un ordenador de salón, probablemente te guste grabar tus programas favoritos o mantener todos tus contenidos multimedia almacenados también en DVD. Teniendo en cuenta que el precio de estas unidades hoy en día es irrisorio, no estará de más utilizar dos regrabadoras de doble capa. En nuestro caso, son de Toshiba, no obstante, bien podrían ser de cualquier otra marca.
Lector de tarjetas
Imprescindible si disponemos de cualquier dispositivo digital que utilice tarjetas de memoria Flash: cámaras fotográficas, móviles, videocámaras… La comodidad a la hora de transferir los medios es importante.
Sintonizadora de TV
Por supuesto, la presencia de una sintonizadora de televisión (aunque no vayamos a usarla siempre debido a la que ya pueda existir en la propia TV) es obligada. A ser posible, debería disponer de dos características interesantes: que sea híbrida (analógica y digital) y que además sea dual (de tal forma que podamos ver un canal mientras grabamos otro, por ejemplo). En este sentido, una buena opción sería la tarjeta KWorld DVB-T 220.
Teclado y ratón
Por supuesto, la entrada de datos es muy importante en estos ordenadores, ya que hay que tener en cuenta que tanto teclado como ratón se encontrarán más o menos alejados del chasis, por lo que el sistema de transmisión debe ser el mejor posible. Por ejemplo, la utilización de radiofrecuencia en la banda ISM de 2,4 GHz será una buena solución. En este caso, el ratón se encuentra integrado de forma muy cómoda en el propio teclado, lo que aumenta la manejabilidad si estamos sentados en el sofá (por ejemplo).
Conexión inalámbrica
Otra característica interesante es la conectividad a la red mediante WiFi. Lo normal es que en el salón no dispongamos de toma de red RJ-45 y tirar un cable por toda la casa no es precisamente la mejor opción. Si es así, lo mejor es utilizar una tarjeta wireless que, en nuestro caso, cumple con el estándar IEEE 802.11b/g.